Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Cárceles: bomba de tiempo

Por: Carlos Soria Galvarro
Los recientes acontecimientos luctuosos que vienen ocurriendo en Brasil nos recuerdan que el grave problema de los regímenes penitenciarios tiene dimensiones continentales. Pero lo que pasa en nuestro país posee características propias y, en proporción al volumen de la población, podría ser incluso mucho peor de lo que sucede en el país vecino. Bástenos recordar que en el motín carcelario de Palmasola, en agosto de 2013, hubo más de una treintena de muertos y que de modo incesante los casos de muerte tras las rejas han continuado.
La cuestión penitenciaria es uno de los componentes de la gravísima situación por la que atraviesa la justicia boliviana, y posiblemente uno de los más lacerantes visto desde el punto de vista de los derechos humanos. La posibilidad de abordar por lo menos atenuantes, sin hablar todavía de soluciones, pasa entonces por el encaramiento integral de esta problemática, la búsqueda de cambios estructurales y la puesta en práctica de avances normativos que en la práctica no se cumplen, se quedan en el papel como simples enunciados.
A juicio de especialistas que lleva años estudiando estos temas, ese es precisamente el principal problema: un contraste entre leyes y decretos muy avanzados y una realidad horripilante que tiene diversos orígenes. Entre ellos el bajísimo monto que el Presupuesto General del Estado asigna a la Justicia (apenas un 0,52%). También, el abuso persistente de la detención preventiva llena las cárceles de prisioneros y prisioneras sin sentencia, dando lugar a un hacinamiento descomunal (se calcula que de las 15.000 personas internadas, el 70% está en esa situación). Ejemplos sobran: la cárcel de Mocoví en el Beni, construida para 150 personas, alberga en la actualidad a casi 500; en la de San Pedro, de La Paz, existen más de 250 internos sin celda, que duermen en pasillos, gradas o patios al descubierto.
A esto hay que sumar la paulatina pérdida de control de los recintos carcelarios por parte de la Policía y la toma de éstos por bandas organizadas que no solamente monitorean acciones delincuenciales en el exterior, sino que además disputan entre sí, a veces de forma sangrienta, para poseer la sartén por el mango. En el trasfondo de este panorama se denuncia también el cercenamiento de la autonomía del Órgano Judicial y su sometimiento constante a presiones y manipuleos de diverso tipo.
Y por si todo lo anterior fuera poco, circula en general una escasa y deficiente información sobre estos temas, situación que es aprovechada demagógicamente por algunos políticos para hacer creer a la ciudadanía que el endurecimiento de las penas se traduciría en mayores niveles de seguridad, una falsedad refutada por la experiencia mundial y por todas las investigaciones al respecto.
Varias instituciones y personalidades han expresado más bien su temor de que esta falta de información adecuada conduzca a retrocesos en la normativa; por ejemplo, frente el fenómeno de las pandillas algunos creen que la solución sería anular ciertos avances logrados en la formulación de los códigos sobre niños niñas y adolescentes. Proponen penas más rigurosas, en vez de una justicia restaurativa y educativa, como debe ser.
Lo grave es que ya anda rondando por ahí un anteproyecto de ley en ese sentido.

En resumen, en tanto no cambie de forma sustancial el régimen penitenciario, las cárceles seguirán siendo una bomba de tiempo, a pesar de iniciativas como la del reciente indulto presidencial de fin de año. En vez de reeducar a ciudadanos y ciudadanas para reintegrarlos a la sociedad, seguirán entrenando a personas que siguen cometiendo delitos y con más ahínco desde el momento mismo que recuperan su libertad.

Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:









Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales