Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Dakar: ¿colonización moderna?

Por: Esteban Ticona
En días pasados Bolivia vivió la 39a edición del rally Dakar, que comenzó el 2 de enero en Asunción (Paraguay). Sin lugar a dudas es el hecho automovilístico colonial más importante de fines del siglo XX y que pretende consolidarse en el siglo XXI. Esta actividad capitalista es una muestra de que el colonialismo sigue siendo un fortín en el mundo y lo más importante es saber cómo se mueven estas formas de colonización deportiva para enfrentarlas.
¿Cómo enfrenta Bolivia al Dakar? Llama la atención varios aspectos, como el recibimiento del pueblo boliviano a los corredores, el desprecio de uno de los competidores respecto al país, la participación de mujeres y de un corredor sin manos, que un boliviano compita con moto prestada o los hijitos ricos que buscan convertirse en los nuevos idolillos. Desarrollemos estos aspectos.
Varios competidores declararon que Bolivia es donde mejor son recibidos. Es decir que en nuestro país esta carrera gusta más que en otros lados. ¿Cómo explicar este recibimiento tan apoteósico a los corredores como héroes?
Algún crítico extremo decía en las redes sociales que seguíamos tan colonizados porque continuamos recibiendo a los “hombres rubios y barbudos” con amor, como otrora a los colonizadores españoles. Con la diferencia de que ahora éstos no descienden de los barcos ni llegan en caballos, sino en vehículos de diversa gama. Queda claro que todo ser humano quiere conocer al otro, en este caso a los corredores, verlos y hasta tocarlos. Eso es normal, pero el hecho colonial se produce cuando los objetos y valores que traen consigo son deseados.
Esos “otros” no llegaron sin nada, llegaron con motocicletas, cuadriciclos, autos y camiones “modernos”, cuya posición es anhelada por el inconsciente colectivo. ¿Legítimo sueño del colonizado?
Mención aparte merecen las desafortunadas declaraciones del piloto español Joan Barreda, quien señaló a la prensa que fue “desastre” pasar por Bolivia, porque se tuvieron que acortar y suspender etapas por problemas climatológicos. ¡Vaya afirmación! ¿Acaso no es la carrera más peligrosa del mundo? ¿No se supone que los pilotos tienen que correr en cualquier tipo de camino? Si el 2018 se corre el Dakar en Bolivia sería bueno que se lo haga en los Yungas, especialmente Barreda, para que sepa qué significa competir realmente en una carretera extrema, ¿o será que los triunfos en territorio chileno son arreglados y por eso su añoranza?
Philippe Croizon, a pesar de no tener manos ni pies, decidió correr el rally Dakar 2017. Como resultado de una electrocución que sufrió en 1994 sus cuatro extremidades tuvieron que ser amputadas. Pero pese a sus limitaciones logró convencer al director del Dakar de que podía cumplir con las condiciones económicas y técnicas para poder participar. La presencia femenina en esta última versión cuenta con nueve representantes. Entre ellas Suany Martínez, la primera boliviana en competir en un Dakar. El boliviano Danny Nogales también llamó la atención por competir con una motocicleta prestada. El corredor cochabambino disputa su segundo Dakar, a pura ilusión y alguna solidaridad. Sabemos que esta carrera es para muchos millonarios; y que dos “niños ricos” bolivianos también compiten, esperan ser los nuevos idolillos, ¿será que lo logran invirtiendo mucho dinero?
Se ve que el Dakar se diversifica, incluyen ahora nuevas categorías, incluidos algunos “pobrecitos”. Todo lo anterior induce a preguntarnos: ¿será que seguimos apostando a la sociedad del espectáculo? Lo más importante es saber cómo nos comportamos frente al Dakar. Sabiendo esto podemos apostar por la descolonización. Ahora a esperar a los autitos de carreras en Alasitas. Wali qulqini jaqinakawa purintanipxi Dakar sutinimpi. Jaqi masisanakaxa wali unch'ukiri sarapxi. Uka awtunaka wali munapxi, ukhan alasna sasa. ¿Walikiti ukham amtañaxa?.
Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp


Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:









Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales