Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

La coherencia, otra vez


Por: Carlos Soria Galvarro

Al repasar las columnas que cada quincena publiqué el año ya pasado, descubro una constante que al parecer me obsesiona: si hay algo que los ciudadanos descubren con extrema facilidad y repudian es la falta de coherencia. Es decir, cuando lo hecho no concuasa con lo dicho. Decir una cosa y hacer lo contrario es la mejor manera de anotarse puntos en contra; y esto no se arregla con abusivas, millonarias y machaconas campañas de propaganda en los medios... Las estrategias que venden gato por liebre, propias del marketing político, pueden alcanzar logros parciales; son capaces de obtener “resultados” a pedido de sus clientes, pero a la vuelta de muy poco, tales éxitos se muestran efímeros y deleznables.

Se cumple el viejo adagio atribuido a Lincoln de que se puede engañar todo el tiempo a una parte del pueblo, o una parte del tiempo a todo el pueblo, pero nadie puede engañar todo el tiempo a todo el pueblo.

Gonzalo Sánchez de Lozada tuvo que aprender en carne propia la lección del 2002. Atenido a su millonaria chequera contrató los servicios de los más capos estrategas norteamericanos y consiguió volcar transitoriamente los resultados a su favor, de la misma forma que algunas campañas publicitarias posicionan momentáneamente un determinado producto, hasta que los consumidores comprueban que éste no es como lo pintan.

Ciertos estrategas del oficialismo, que tienen a su disposición una desmesurada cantidad de recursos públicos y que no poseen ni de lejos la eficiencia de los “marketineros” yanquis, podrían también asimilar la lección en lo que les toca.

Parece increíble, al final, más temprano que tarde la gente desecha lo que es “pura propaganda” y compara la información con los datos de la realidad. Si la información coincide con sus propias percepciones, si no contradice a los hechos, se refuerzan las convicciones, renace el entusiasmo y las adhesiones surgen de un modo natural y espontáneo. Y a la inversa, cuando por ejemplo se reitera la consigna de “cero tolerancia a la corrupción” y a la vez se propugna candidatos con notoria cola de paja, los resultados están a la vista. La coherencia es, pues, la clave del éxito.

Siento que esta reflexión es muy pertinente. El año que comienza hoy viene muy cargado, será de grandes batallas políticas que definirán el rumbo de los procesos de cambio iniciados el 2006.

El contexto externo es adverso tanto en lo económico como en lo político; pende la amenaza del retorno del “gran garrote” estadounidense contra las posiciones soberanas, las transformaciones progresistas en democracia y los avances de la integración latinoamericana.

En lo interno el panorama no es menos complicado. El bloque social que apoya al proceso tiene varios síntomas de deterioro y está seriamente erosionado por el lado de las capas medias y la intelectualidad. La credibilidad de su liderazgo ha sido afectada por sucesivos escándalos de presunta corrupción y por errores estratégicos de gestión, como el no haber previsto la crisis del agua.

La insistencia en modificar la Constitución para repostular al presidente Evo es una apuesta peligrosa de resultados inciertos. Por otra parte, la persistente confrontación con los medios, sector que encabeza los índices de credibilidad, provoca que los gremios periodísticos cierren filas inamistosamente, justo en momentos en que la batalla por la información será decisiva; pero además, suena a cojo echando la culpa al empedrado.

Recuperar la sensatez y el realismo, corregir errores, reconducir el proceso…Dudo que sean coherentes… pero la esperanza es lo último que se pierde. ¡Feliz 2017!

Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp


Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:









Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales