Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Razones para movilizarse


Por: Edmundo Juan Nogales Arancibia
El 21 de febrero de 2016, el Proceso de Cambio en Bolivia sufrió su primera derrota electoral significativa en el referéndum que planteaba la modificación al artículo 168 de la Constitución Política del Estado, que limita la posibilidad de reelegir al presidente y vicepresidente por una vez de manera consecutiva. La modificación planteaba habilitar la reelección por dos veces de manera continua. El resultado del referéndum en términos generales fue el siguiente:


(Fuente, Tribunal Supremo Electoral)
En esa tabla se observa el mayor abstencionismo (16%) de los últimos años.
Desglosando los datos del gráfico en relación a la cantidad de votos Blancos, Nulos y la cantidad de personas que se abstuvieron de votar tenemos respecto al total:

Este sin duda es el dato más exacto para demostrar que no es cierto que al menos la mitad de Bolivia haya dicho No en el referéndum, lo que sucede es que para el cómputo de votos no se toman en cuenta las abstenciones, los votos blancos y nulos. Este gráfico muestra que fue el 41% de la población que podía votar que marcó su voto negativamente a la reforma constitucional.
Ahora veamos las razones de la votación:
El margen de votación por el No representa a quienes no estaban de acuerdo con la reforma constitucional, pero incluye también a quienes se desencantaron por los distintos errores cometidos en la gestión, denuncias de corrupción, crítica de soberbia, situación económica. A esto se sumaron otros factores que tuvieron que ver con la campaña por el SI, la fecha por ejemplo, que no era la adecuada para los bolivianos que viven fuera del país, en especial para quienes residen en Argentina que en esos meses vienen de visita a Bolivia y retornan en marzo, e incluso errores de campaña como el uso para la opción por el SI de un color distinto al del Movimiento Al Socialismo.
En este resultado tenemos dos elementos importantes, por un lado una diferencia muy reducida del 2% entre la votación por el SI y el No, y la campaña sobre el caso Zapata, que fue iniciada por el “periodista” Carlos Valverde, quien semanas antes del referéndum denunció tráfico de influencias a partir de una relación sentimental que hubo entre Evo y Zapata, quien era funcionaria de la empresa china CAMC. Fundamentalmente la campaña se centró en la existencia de un supuesto hijo, con una serie de mentiras y una operación mediática muy trabajada contra la imagen del presidente, ese fue el factor decisivo para el resultado final a favor del No y del abstencionismo, que en el último tramo de la campaña volcó la tendencia del voto que era favorable al Si en las encuestas previas.
Desde esa campaña, la mentira como método de hacer política sigue vigente y hoy la oposición maneja otro argumento mentiroso: “Bolivia dijo No”. Como vimos en los primeros cuadros quienes votaron por esa opción no llegan a la mitad de la población.
Nada se podría rebatir si la diferencia fuera mayor y en ese caso no tendría fuerza la posición de los movimientos sociales que plantean rediscutir una nueva postulación.
El soberano no puede estar condicionado por la mentira
La soberanía se ha construido en base a la idea de que el soberano es quien puede decidir sobre sí mismo y su destino sin sometimiento a nadie. En la Edad Media se entendía que el soberano era el rey, porque él podía disponer sobre las leyes; sin embargo, la lucha contra ese sometimiento desplazó el sentido de soberano hacia el pueblo, constituido en el único sujeto social que puede modificar cualquier ley y decidir sobre su futuro sin sometimiento alguno.
Esto ayuda a comprender por qué se considera al pueblo como el Soberano.
Ahora bien, el Soberano, es decir el pueblo, tiene plenas potestades de cambiar las leyes y eso fue lo que hizo con la Asamblea Constituyente en Bolivia, en la que además de la refundación del Estado se planteó el tipo de sistema político que quería para su vida política, con un modelo que no ponía límites a la reelección, ya que la limitación a postularse al cargo de presidente no puede estar sobre el derecho de elección del pueblo. Sin embargo, el poder político de los representantes de la derecha que en aquel momento tenían la mayoría en la Cámara de Senadores, inviabilizó la aprobación de la Constitución tal como fue redactada por la Constituyente, empujando a una negociación en la que se modificó casi una cuarta parte del texto constitucional aprobada por los constituyentes.
Uno de esos cambios fue la incorporación de un límite a la reelección del presidente y del vicepresidente, aspecto que para la derecha fue su gran logro. Entonces esa parte de la constitución dejó de ser voluntad del soberano y se convirtió en expresión de la voluntad de los partidos de derecha que pusieron esa barrera sobre la voluntad del constituyente.
Es cierto que hubo un resultado en el referéndum del año pasado, sin embargo, cuando una decisión está viciada a través del engaño esa decisión es reversible, puesto que fue inducida por mentiras sistemáticas. Este es un principio base en la teoría de la voluntad en la ciencia del derecho.
Ahora lo que una parte importante de la población boliviana organizada en movimientos sociales está pidiendo es rediscutir una decisión que tuvo como elemento decisivo el engaño, eso es lo que representó el 21 de febrero de 2016. Ante esto no tendría que haber limitación, ya que se cometería una injusticia si una decisión viciada fuera inamovible y lo que en justicia corresponde es revisarla.
Este antecedente es importante, ya que de no darse la posibilidad de corregirla y volver a preguntarle al soberano, se estaría convirtiendo a la mentira generalizada en una manera de hacer política y luego de conseguir un resultado con engaños cualquiera podría argüir que no se puede cambiar esa decisión, aunque en el fondo esté viciada en su elemento fundamental, la voluntad, la cual no puede considerarse libre ni plena por haber sido inducida a través del engaño. Si no existiera la posibilidad de cuestionar una decisión no habría sentencia en la justicia que pudiera ser apelable, incluso si a alguien le hicieran firmar o aceptar algo a través de la violencia o el engaño se cometería una injusticia, al no poder cuestionar esa decisión que no contaba con el ejercicio de la voluntad plena y libre de quien decide.
Esa decisión puede ser verificada a través de un nuevo referéndum o en las mismas elecciones del año 2019 con una nueva postulación del compañero Evo. En ese momento la población ejercería el derecho de decidir si está o no de acuerdo que siga siendo presidente.
La mentira sistematizada no puede ser el modo de hacer política, porque significa vendar los ojos de la voluntad del pueblo, y quien lo haga lo podría conducir por cualquier camino incluso contra los verdaderos intereses populares.
Por ello las propuestas de los movimientos sociales lejos de ser autoritarias son profundamente democráticas por que no cierran la posibilidad de decidir del soberano.

Por último, desde la militancia del Proceso de Cambio es importante entender todos estos factores, corregir los errores, ser rápidos y ejemplares al momento de enjuiciar los actos de corrupción, transparentar más la gestión, unificar y fortalecer al Bloque Social Revolucionario, y no dejar que la derecha gane en el espacio de lucha de los movimientos sociales que son las calles y las movilizaciones.

Integrante de la Escuela Nacional de Formación Política

Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp


Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:









Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en