Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Pliego Petitorio Nacional-2017 de la Central Obrera Boliviana

Una obligada lectura política
Por: Arturo Alessandri Severich
El Pliego Petitorio Nacional 2017 presentado por la Central Obrera Boliviana está contenido y presentado en siete secciones, seis de las cuales  están referidas a un singular introito denominado “Propuesta de Directrices de Desarrollo Productivo y Diversificación de la Industria Nacional con Empleo Digno y Estable”, el que se constituye en el núcleo político de esta propuesta, puesto que la séptima sección se limita  a  compendiar las peticiones sectoriales y corporativas, de las organizaciones  afiliadas a la COB, sin centralizar ni sistematizar tales demandas.
Esta “séptima sección”, presume de un apretado diagnóstico de la realidad nacional, asumiendo como una constatación primaria, que la situación social, económica y laboral boliviana, se ha mantenido sin mayores cambios “...los últimos 60 años”; ignorando ex-profeso el funesto periodo del neoliberalismo, en el reciente pasado histórico, cuyas políticas desestructuraran y transgredieran, todos los avances sociales y conquistas laborales, obtenidos por la lucha obrera y sindical, antes de 1985.
En una persistente inconsecuencia, ignora también y deliberadamente, las históricas y trascendentales conquistas sociales de los últimos once años del Proceso de Cambio, cuyos logros merecen reconocimiento de propios y extraños y que han reconducido, profundizado y Constitucionalizado los más relevantes avances en materia social y laboral. Entre ellos citemos:
a) El Derecho al Trabajo Digno y estable.
b) El Derecho a un Salario Justo, equitativo y satisfactorio.
c) La protección Estatal del Trabajo
d) La prohibición del trabajo forzoso y otras formas análogas
e) La prohibición des Despido Injustificado
f) El Derecho Igualitario de las Mujeres al Trabajo.
g) La inembargabilidad e imprescriptibilidad de los Derechos Laborales, entre ellos, la intangibilidad del Salario.
h) La inmovilidad laboral de los padres gestantes y las personas con discapacidad.
i) El progresivo incremento y valoración del Salario Real, con incrementos anuales que promedian el 10%.
j) La multiplicación sostenida del Salario Mínimo Nacional, actualmente valorado en más de un 450% respecto al vigente el 2005.
k) Etc., etc., etc.
Derechos y conquistas sociales, que hoy se manifiestan como plenamente vigentes, al haber sido implementada las normas administrativas y/o jurisdiccionales que garanticen su acceso y exigibilidad, a propósito valga el ejemplo del D.S. 28699 del 1ro de mayo del 2006 (modificado por el D.S. 495) que ha instituido un mecanismo eficaz y eficiente en la protección laboral requerida  en la eventualidad de un despido injustificado.
Sin embargo, esta interpretación sesgada de la realidad boliviana, va mas allá, utilizando una metodología y terminología más propia de las tecnocracias neoliberales y sus ONGs funcionales (e.g.: directrices, ruta crítica, ventajas comparativas, habilidades de los actores productivos, etc.), simplifica su análisis a una franca lógica de la economía de mercado, asumiendo que el crecimiento productivo, la industrialización y  aun el empleo, están sujetos únicamente a las “leyes del dios mercado”, resignando la posición histórica de denunciar el carácter intrínsecamente injusto del Capitalismo, que privilegia el interés de los detentadores de los medios de producción (por definición política: los capitalistas), frente al interés de los trabajadores.
De su texto y redacción, convendríamos en inferir a que el Estado Plurinacional debiera estar limitado a constituirse en un “buen administrador”, estos es a crear las condiciones de mercado que permitan el crecimiento de la actividad privada (citamos literalmente el documento,  al inicio de la pagina 14: …poco apuntalado por un crecimiento de las actividades económicas privadas, que son las principales generadoras de empleo [Sic]..), asumiendo como tarea publica el “…proteger, diversificar y asegurar su crecimiento…”.
Extraña posición obrera, sobre un tema de política económica, más aún cuando el documento en cuestión, NO refiere en absoluto el rol que debiera jugar el Estado en la Economía Plural, eximiéndose de propugnar la industrialización del aparato productivo estatal, otrora una exigencia dogmática de la clase obrera y considerada un requisito sine-quanun para construir el Socialismo.
En este contexto, y solo en el propósito metodológico de hacer objetivo y sucinto este análisis, nos permitimos una puntualización de algunos elementos considerados los más contradictorios y discordantes, de un documento político que emana de una organización sindical de la talla histórica del Ente Matriz de los Trabajadores Bolivianos:
1. En la modalidad de presentación de su Pliego Sectorial asume de hecho la tarea de una “confederación de sectores laborales” que acopia las demandas corporativas y sectoriales, diversas y hasta confrontadas entre sí. Renunciando al histórico carácter de la “CENTRAL” Obrera Boliviana, que tuvo la virtud y responsabilidad histórica de comprometerse con los grandes problemas nacionales, renunciando inclusive a las aspiraciones coyunturales y sectoriales. Andar y compromiso político que la erigiera como la vanguardia obrera  de la  Revolución que nos lleve al Socialismo.
2. Sostiene en una visión característicamente tecnocrática, que el Estado Plurinacional, estuviera embarcado en una “vocación extractivista”, olvidando que el plus y la utilidad de la exportación de los recursos de los bolivianos, resultado directo de su nacionalización; ha permitido multiplicar por 30, la inversión pública en beneficio del propio pueblo, construyendo hospitales, escuelas y generando fuentes de empleos.
3. Manipula la información y los datos estadísticos presentados para justificar una inamovilidad social y laboral, la que paradójicamente es sentida y evidenciada, en el cotidiano, por todos los bolivianos.
4. Resume la problemática del empleo a una cuestión “de calidad…” (eso es: con mejoras tecnológicas y de seguridad industrial), renunciando implícitamente a la demanda de un “Trabajo Digno”, con sus componentes de Salario Justo, Estabilidad Laboral y acceso a la Seguridad Social.
5. Olvida al exigir “mayores ventajas comparativas” para el sector privado, que, en las sociedades empobrecidas bajo el capitalismo dependiente, la mayor ventaja para el capital, es el “bajo costo de la mano de obra”,
6. Asume como un fenómeno exclusivamente actual, a la economía y ocupación informal, negando que esta es una herencia más, del aciago neoliberalismo, que estuviera vigente hasta el 2005.
7. En su disquisición sobre la relación de producción-mercado-importaciones, plantea implícitamente la devaluación de la moneda, coincidencia de posición con la más dura y secante oposición conservadora (Doria Medina).
8. Propone prácticas proteccionistas del mercado interno (“soberanía del mercado interno para las empresas bolivianas”), coincidentes con la visión ultraconservadora del Presidente estadounidense Donald Trump.
9. Propone un singular “dialogo sincero” tripartito: “COB, gobierno y sociedad civil.”, renunciado a la histórica aspiración de la Central Obrera Boliviana de representar no solo a los sectores obreros, sino a toda la sociedad civil organizada.
10. Asume como un paradigma empresarial propio, el que fuera propugnado por el Banco Mundial, sosteniendo la “…creación refundación y fortalecimiento de empresas sostenibles”, en desmedro de la categoría de la “Sustentabilidad”, en la que el factor social, es más relevante que el empresarial; además en otra anómala coincidencia, plantea, lo que designa como: “…un adecuado clima de negocios”, suponemos para sus patrones empresariales.
11. En sus propuestas normativas, respecto a la nueva Ley General del Trabajo, Código de Seguridad Social, Ley de Pensiones, etc., reitera logros en muchos casos ya consolidados y no plantea, ni se preocupa de su profundización.
12. Propone una “...tasa salarial con mecanismo de reajuste periódico”,  a la sazón de la vieja lógica trotskista de la “escala móvil de salarios”, dejando de lado la demanda del crecimiento sostenido y consolidado del Salario Justo, Digno y Satisfactorio, ya sacramentado por la Constitución Política del Estado Plurinacional.
Podríamos concluir constatando con desazón y  sana nostalgia,  la claudicación histórica del carácter vanguardista y revolucionario de la Central Obrera Boliviana; pero asumamos, con beneficio de inventario, que la redacción de este documento es obra de “asesores” aviesos y conjurados, que pronto serán identificados por el Movimiento Obrero, el que esta sin embargo, obligado a rectificar lecturas sociales y  posiciones políticas, las que hoy en el contexto de este documento nos resultan poco menos que inverosímiles, dada  la ausencia del compromiso social y político, que siempre ha caracterizado a nuestra histórica y Gloriosa Central Obrera Boliviana.

 El autor es viceministro de empleo 

Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp


Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:









Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en