Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Una retórica violenta del gobierno chileno

Las declaraciones de las autoridades de Chile y las provocaciones planificadas desde altos niveles de autoridad en contra de Bolivia, implementadas en las últimos días, son la señal más evidente de la derrota histórica que sufre el gobierno de Santiago y los sectores oligárquicos de ese país que han manejado sus relaciones exteriores, frente a la demanda del derecho boliviano a una soberana salida hacia el Océano Pacífico que, en una primera instancia, ha conseguido que el Tribunal de Justicia Internacional de La Haya se pronuncie asumiendo su competencia para tratar este diferendo entre países miembros de la comunidad mundial.
No solamente están las maniobras militares realizadas hace algunos meses en el norte de su territorio o los abusos a los transportistas, comerciantes y ciudadanos bolivianos interfiriendo el ”libre tránsito”, sino hechos muy recientes como la de obligar a retirar una bandera boliviana izada en un inmueble consular en Antofagasta, la invasión de policías chilenos a territorio boliviano para “rescatar” camiones de contrabandistas detenidos por autoridades bolivianas o la presencia de una delegación encabezada por el ministro de Relaciones Exteriores, Heraldo Muñoz, en las cercanías de los manantiales del Silala, aguas que pretende controlar como si fueran de rio internacional.
La demanda ante La Haya sostiene que las autoridades chilenas a lo largo de todo el siglo XX y principios del XXI han manifestado públicamente su disposición a dialogar y buscar soluciones al enclaustramiento marítimo boliviano y por tanto corresponde ahora que cumplan estas promesas y manifiesten su disposición para abrir una mesa de diálogo al respecto bajo la determinación que asuma el Tribunal Internacional hasta el próximo año.
Violentas declaraciones
Además corresponde recordar las palabras de la presidenta Michelle Bachelet indicando que la detención de siete funcionarios de Aduana y dos militares bolivianos en “territorio chileno” se debió a que estaban robando nueve camiones. Resulta incoherente plantear que nueve personas estén robando nueve camiones que transportaban millonarias mercaderías y que esos nueve camiones estén transitando en una zona inhóspita y lejanísima de los centros de comercio chileno o boliviano.
Por otra parte, de manera amenazante y agresiva el ministro Muñoz manifestó que irá preso todo boliviano que ingrese ilegalmente a su país o ejerza actos de soberanía, en una clara manifestación de xenofobia y odio a ciudadanos de un país vecino, como ocurrió hace varios meses con ciudadanos peruanos en las ciudades chilenas. Esto significaría desconocer la realidad socio-histórica del vínculo de familias y comunidades a ambos lados de la frontera y de la existencia en las poblaciones fronterizas y en las ciudades del norte chileno de más de treinta mil trabajadores, comerciantes y empresarios bolivianos, muchos que cuentan sólo con carnet de identidad. ¿Los detendrá el ministro Heraldo Muñoz?
En varias oportunidades sectores importantes de trabajadores, intelectuales, organizaciones sociales de Chile se han pronunciado a favor de la demanda boliviana y actualmente sufren la presión y persecución en medio de la crisis y debilidad del gobierno. Inclusive cuando el presidente de Bolivia Evo Morales Ayma visitó Santiago de Chile se produjo una concentración multitudinaria manifestando su solidaridad con la posición boliviana y con las gestiones de Morales.
Paciencia indígena de Morales
Morales Ayma realizó una paciente relación con las autoridades chilenas durante los últimos once años. Invitó en 2006 al presidente Ricardo Lagos a su posesión, tuvo muy buenas relaciones en el primer gobierno de Bachellet e incluso con el conservador Sebastián Piñera, sin embargo cuando solicitó que se cumplan las agendas establecidas bilateralmente recibió una respuesta agresiva y dilatoria que lo obligó a recurrir a tribunales internaciones.
Con la presidenta Bachellet acordó en 2006 llevar adelante una Agenda de 13 puntos, de los cuales el punto 6 estaba referido directamente al tema del diálogo bilateral sobre el asunto marítimo desde una perspectiva constructiva, aspecto que fue sistemáticamente soslayado por el gobierno chileno y obligó a Bolivia a recurrir al Tribunal de La Haya.
La gestión de las relaciones internacionales de Bolivia se llevó adelante con cautela, dignidad y soberanía y de manera diferente a las gestiones pasadas de las relaciones exteriores bolivianas que fueron conducidas por grupos de las oligarquías locales vinculadas a las oligarquías chilenas. Además Morales se ha inscrito en la perspectiva de la integración de los pueblos y países de la región en la Patria Grande, los que han manifestado su solidaridad con Bolivia y su deseo de una solución al conflicto particularmente en los cónclaves de la Alianza Bolivariana de los Pueblos de Nuestra América (ALBA), la Unión de Naciones Sudamericanas (UNASUR) y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).
El autor es sociólogo y docente de la UMSA

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales