Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Así que la ciudadanía universal…


Por: Rafael Puente
Si la información difundida es correcta, parece que para el 20-21 de junio nuestro Gobierno está convocando -otra vez en Tiquipaya- a una Cumbre Mundial sobre la "ciudadanía universal”. La iniciativa no deja de ser enormemente creativa y se la puede calificar de revolucionaria. Porque si algo resulta a estas alturas inhumano  -es decir contradictorio con el concepto mismo de humanidad- es la artificial división de pueblos y culturas en diferentes "ciudadanías”, y la consiguiente instalación de fronteras entre unos pueblos y otros, y la exigencia de pasaportes y visas (y pagos) para poder trasladarse al territorio de otra ciudadanía; todo lo cual afecta gravemente a cientos de millones de seres humanos que no logran sobrevivir en su territorio ancestral y necesitan migrar a otros territorios más afortunados.
Por tanto, la idea de nuestro Gobierno de proponer a los demás países del mundo la supresión de esas "fronteras ciudadanas” -algo absolutamente coherente con lo que debería ser este Estado Plurinacional y con sus principios formulados en la actual Constitución, ¡y saludablemente opuesto a la visión del Sr. Trump!- resulta sumamente atrevida y por eso mismo digna de todo apoyo (y comparado con eso deja de tener importancia el sacrificio de los pobladores de Tiquipaya, que una vez más nos quedaremos bloqueados por dicha cumbre…).
Pero la pregunta inevitable que nos tenemos que hacer es la siguiente: si realmente nuestro Gobierno está convencido de que debemos apuntar a una "ciudadanía universal” ¿por qué seguimos tratando a forasteros y forasteras como indeseables, como sospechosos o sospechosas, y en el mejor de los casos como esponjas a las que hay que apretar para que suelten dinero? El Servicio de Migración es cualquier cosa, menos un servicio; en la práctica es una maraña de dificultades, de papeles, de certificados, de plazos y de pagos, que parecieran apuntar a todo lo contrario de la "ciudadanía universal”.
A jóvenes que llegan de Europa o de los Estados Unidos para realizar en Bolivia tareas de voluntariado se les complica la vida como si estuvieran viniendo a llevarse nuestros hidrocarburos y se les cobra una multa por cada día que se pasen del plazo de estadía previsto por la visa. Y últimamente se ha inventado el "impuesto al turista”, que puede ser una idea rentable (digna de nuestro Ministerio de Hacienda), pero que no tiene nada que ver con el concepto de "ciudadanía universal” y ni siquiera con una promoción efectiva del turismo…
Y a eso se añade la facilidad con que descalificamos a personas meritorias y que han entregado su vida al pueblo boliviano, sólo por el hecho de que expresan opiniones críticas respecto al Estado y de sus normas (y de sus aberraciones) a pesar de haber nacido en otro Estado. O sea que de "ciudadanía universal” nada. ¿No sería interesante que antes de convocar a esa cumbre mundial nos pusiéramos de acuerdo entre nosotros y nosotras respecto de su contenido y empezáramos a practicar ese concepto en nuestra vida cotidiana, y en la organización de nuestro propio Estado?
De todas maneras esperamos esa cumbre con ganas y algo de esperanza, pero no podemos dejar de temer que la propuesta de la "ciudadanía universal” acabe siendo un eslabón más en la cadena de contradicciones y frustraciones que venimos arrastrando desde la fundación de este nuevo Estado Plurinacional que se inauguró el 22 de enero de 2009, cadena en la que podemos mencionar como ejemplos más importantes los conceptos frustrados de "plurinacional”, de "descolonización”, "derechos de la Madre Tierra”, del "Vivir Bien” (que debería desplazar el horizonte del desarrollismo), de "Estado transparente y participativo”…
Para terminar me atrevo a afirmar que, aún a riesgo de sufrir esa nueva frustración tendrá pleno sentido apoyar esa cumbre y participar de ella, ya que en sí misma no dejará de ser inspiradora (para nosotros/as y para todo el mundo).
El autor es miembro del Colectivo Urbano por el Cambio (CUECA) de Cochabamba

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales