Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Coca, arte y cultura

Por: Alvaro Adel Flores Santalla
Las expresiones culturales materiales e inmateriales son la esencia del quehacer humano. Evidencias arqueológicas muestran piedra tallada, pintura, cerámica, instrumentos musicales, que fueron elaborados y utilizados en la cotidianidad y ritualidad. En el caso de la música, la tradición oral hace que ritmos los ancestrales, denominados hoy “Música Autóctona”, tengan vigencia y actualidad, y sean ejecutados e interpretados de la misma manera que se hacía antes de la colonia.
La música tradicional boliviana, más conocida como música folklórica, tiene influencia directa de instrumentos ancestrales: sikus, pinkillos, tarkas, y wankaras. Así la poesía, el teatro, la pintura, escultura, música, recogieron la matriz cultural y cosmovisión andino amazónica, sin abstraerse de la influencia europea, pero conservando la identidad cultural. Estas manifestaciones artísticas acompañaron el proceso de resistencia que inició en el mismo momento en que los españoles llegaron a nuestro continente.
Por otra parte, figuras antropomorfas en piezas de cerámica (huaco retratos) con las mejillas abultadas, evidencian el uso de hojas de coca (acullicu) para fines rituales y culturales desde la época Tiwanaku, consumo que debió iniciarse desde épocas pretéritas. Es sabido que a partir de la colonia se extendió su cultivo y consumo para el trabajo en la mita, utilizando las mismas rutas comerciales (Qhapaq ñan) que se tenían para su transporte y distribución desde tiempos inmemoriales.
El uso tradicional se fue extendiendo, en la república y hasta nuestros días, incrementándose de manera gradual la población boliviana que “acullica” o “bolea” la hoja de coca y que también la ofrenda a la Pacha Mama (mineros, constructores, transportistas, campesinos, comerciantes, estudiantes y profesionales).
“Inalmama” es el nombre del espíritu de la hoja de coca, la que fue asumida como símbolo de resistencia y de soberanía, cuando por la imposición de normas draconianas y foráneas, quisieron erradicarla completamente con el pretexto de ser materia prima para la fabricación de cocaína.
Las manifestaciones culturales no son ajenas a esta problemática, Antonio Díaz Villamil escribió la “Leyenda de la Coca”; Gastón Ugalde, Luis Quispe, utilizan hojas de coca para sus obras. En la música, el maestro José “Jacha” Flores, la comunidad “Sagrada Coca”, la agrupación “Kala Marka”, el grupo de rock boliviano “Atajo”, el cantautor venezolano Alí Primera, el grupo “Arawi”, también el grupo musical “Rijchary”, el desaparecido Abraham Bohórquez de la banda de hip hop “Ukamau y ke”, el grupo “Wara”, entre otros,  tienen a la coca como musa inspiradora.
Así, en varias épocas, artistas de todos los géneros, en las obras que realizan, extensión de su ser, muestran que la hoja de coca es parte de nuestra cultura, de nuestro “Ser plurinacional”, de nuestra identidad boliviana. Benjo Cruz, el cantor del pueblo que fue asesinado en Teoponte en 1970, decía que “… el hombre mediante el folklore le canta al amor, le canta al paisaje, le canta a la Patria, le canta a la mujer amada, pero también le canta a su problemática social, y nosotros los que queremos ser folkloristas no podemos eludir ese tema, porque eludirlo sería cobardía”. Así pues, superando la cobardía como Benjo Cruz, muchos artistas bolivianos conscientes de esa problemática, reivindicaron hace varias décadas a la Coca como patrimonio de Bolivia, rechazando la injerencia extranjera y exaltando la fuerza y riqueza de nuestras culturas.


Canta Autor Boliviano


Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:









Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales