Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

La moral del curita

Por: Antonio Gómez Mallea
La verdad es que me sentí interpelado por las declaraciones de Eduardo Pérez Iribarne que dijo ayer: “fuera de Álvaro García Linera y su esposa, ¿qué miembros del gabinete tienen una convivencia familiar? Empezando de Evo, divorciadas, divorciados, separados, con aquí allá. ¿Y ese gabinete de gente desplazada por la vida va a dar pautas sobre cómo hay que hacer los abortos?"
Sentí que un cura se alzaba desde su polvoriento púlpito recamado en pan de oro y me acusaba con su firme índice llamándome “desplazado de la vida”, a mí que -lo reconozco- tengo un divorcio “con aquí” y una nueva juntucha “con allá”. Y también me di cuenta de que “desplazada de la vida” era mi compañera, con sus dos divorcios a cuestas, “con allá y más allá”. Y sentí que el cura nos decía: “¡Callaos, impuros divorciados, vosotros no tenéis moral para hablar!”
Pero el cura no había imprecado solo contra mi hogar. Lo había hecho también contra el Presidente y sus veinte ministros, otros tantos y tantas “desplazados por la vida”. Y no solo eso, lo había hecho contra los cientos de miles de bolivianas y bolivianos que se han divorciado, o que nunca se han casado o que como muchas de mis amigas tienen un hijo o hija sin padre conocido. Todas y todos esos, según el cura, “no tienen convivencia familiar”.
Es decir, la abuela que vive con la nieta que su hija o hijo le ha dejado... (según el cura) no tiene convivencia familiar. La mujer con hijos pequeños que ha sido abandonada por su marido que le ha puesto cuernos y que, por gil o por mala suerte, se ha vuelto a enamorar de otro galán ocasional  y ha vuelto a perder... no tiene convivencia familiar. El hombre que ha vivido una vida descuidada por sus afanes políticos y al que los hijos habidos “aquí y allá” se le escapan como arena entre los dedos... no tiene convivencia familiar.  Y es más, ¡todas y todos ellos deben callar!
¿Y qué será entonces de la niña violada, embarazada por un desconocido o familiar mayor, o por un pelafustán del barrio? Pues... tampoco tendrá convivencia familiar y mejor que ni sueñe con abortar. ¿Y de la jovencita que le ha creído al primero en llegar que el amor era eterno, pero lo único que le ha quedado es el abandono de su familia y una barriga gordita? Pues tampoco tendrá convivencia familiar... por lo que mejor le irá callar y no abortar.
Entienda bien, señor cura. Yo no quiero que nadie tenga que abortar. Y he charlado con muchas mujeres. Ellas tampoco quieren abortar. Lo que pasa es que hay miles de mujeres en situaciones muy difíciles que hoy abortan clandestinamente y mueren y quedan lisiadas. Los y las que “no tienen convivencia familiar” simplemente quieren darles una oportunidad de salvar su vida... sin ser juzgadas.
Y acá no vale la reprimenda de “debías haber cerrado las piernas, mi niña”, pues hace miles de años los que les alentamos a que abran las piernas, por la razón o por la fuerza, somos precisamente nosotros, los hombres, curas incluidos. Pero, ¿y si la mujer quiere abrir sus propias piernas, acaso no tiene derecho a hacerlo? Ya lo sé, “ella no tendrá convivencia familiar si lo hace”.
Señor cura, conozco a una que abrió muchas veces las piernas hace más de dos mil años y alguien no se atrevió a juzgarla ni a condenarla por ello: María la de Magdala. Y la de piernas abiertas en lugar de simplemente arrepentirse, compró un perfume caro, ungió los pies del propio Cristo y los secó con sus cabellos de mujer “desplazada de la vida”.
Los “doctores de la ley”, los fariseos, pegaron el grito al cielo (seguro pensaban que no podría tener “convivencia familiar”) y recriminaron a Jesús el haberla aceptado en lugar de lapidado en el acto.
Señor cura, yo creo que usted hubiera lapidado a la Magdala, porque en el fondo no es un cristiano, sino un fariseo.Está deseoso de cumplir con su moral de curato y de callar a los que cree que no lo hacen. Tal vez se autoflagela para sentirse más puro, no lo sé. Lo que tampoco sé es si alguna vez, realmente, habrá tenido una verdadera convivencia familiar.
Pero lo que sí sé es que la familia, la verdadera, es resultado del amor más que de la moral. Y acá caben todos los formatos y ecuaciones posibles de familias mientras haya amor. Puede ser una familia de un hombre, una mujer e hijos. O una de solo hombres o solo mujeres con hijos. O de abuelos con nietos, o de tíos o amigos, o de mujer sola con sus hijos de padres diferentes.
A priori, no hay un tipo de “familia bien constituida” y otra que no lo sea, porque como dijo Agustín de Hipona: “Ama y haz lo que quieras. Si callas, callarás con amor; si gritas, gritarás con amor; si corriges, corregirás con amor; si perdonas, perdonarás con amor. Si tienes el amor arraigado en ti, ninguna otra cosa sino amor serán tus frutos”.
Para terminar, casi no me atrevo a preguntarle, pero lo debo hacer. Se lo debo a todas y todos a los que usted ha calificado de “sin convivencia familiar”.
¿Ha actuado usted con amor, nos ha intentado corregir con amor como predicó el Cristo cuyo ejemplo dice seguir?
Le dejo la respuesta a su conciencia.
Twitter: @escuelanfp


Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:









Comentarios

  1. Este curita fascista esta queriendo dar lecciones de moral, cuando la doble moral e ideología que profesa es la de la apariencia, el cinismo y enseñar con actitud solamente imaginaria.
    Atentamente JRP. CHINGO

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Escriba sus comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales