Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Proteger la vida en serio

Por: Verónica Córdova
Con el debate del aborto nuevamente sobre la mesa no puedo dejar de meter mi cuchara en una discusión que nos afecta a todos como sociedad, sin importar desde qué vereda vemos el tema.
Desde el punto de vista legal, en Bolivia existe el aborto impune y la nueva disposición que se discute propone ampliar las causales: de aplicarse solamente en caso de violación o riesgo inminente a la salud, a poder ser aplicado cuando hay situaciones vitales y económicas que impidan a la persona hacerse cargo del niño que nacerá a consecuencia del embarazo no deseado. Es un cambio fundamental, pues por primera vez se toma en cuenta en la ecuación la situación psicológica y social de la mujer que, en un momento de su vida, no puede asumir la responsabilidad de ser madre. Y por primera vez también se entiende que el primer derecho de todo niño es nacer deseado. Se entiende que la única forma de defender a los niños del maltrato, la explotación, el desamor y la violencia es asegurarnos de que nazcan en un entorno donde no sean recibidos como un error, un castigo o una carga.
Desde el punto de vista religioso y moral, hay quienes sostienen que el aborto es igual a un asesinato y que la responsabilidad del Estado y de la sociedad es proteger a los débiles y defender sus derechos. A este discurso se lo llama genéricamente “defender la vida”. ¿Y no es también responsabilidad del Estado y de la sociedad proteger la vida de las miles de mujeres que mueren cada año como consecuencia de abortos clandestinos? ¿No deberíamos protegerlas a ellas también, dándoles las condiciones para que aborten de manera legal y segura, si es que eso deciden? Y, si no queremos llegar a esa instancia —puedo asegurar que nadie, ninguna mujer quiere vivir el trauma de un aborto— ¿no deberíamos distribuir anticonceptivos masivamente? ¿No deberíamos hacer más énfasis en educar para impulsar una sexualidad responsable, en lugar de enredarnos en tabúes religiosos y moralismos decimonónicos?
Lo que pasa, en el fondo, es que tanto el embarazo como el parto, e incluso el sacrificio personal que implica la crianza de los niños, todavía se ven como una forma de “castigo” por el terrible pecado de haberse embarazado. La mujer, como único ser fecundable, viene a ser también el único ser responsable del eventual embarazo; y por tanto, del niño que nazca. Al hombre, por alguna inescrutable razón, no se le castiga en la misma proporción y manera por cometer el mismo pecado, en complicidad con la misma mujer que está pecando a la misma exacta hora. Podría decirse que como él no se embaraza, no solo ha sido liberado de la maldición de Eva, sino que además es libre de negar la paternidad, hacerse humo, buscar otros caminos y dejar al niño al cuidado único de la mujer, que está condenada por la sociedad a ser madre antes que ninguna otra cosa.
Si las mujeres son las que se embarazan, deben ser ellas también las que decidan si están listas física, psicológica o económicamente para ser las madres sacrificadas que la sociedad demanda que sean. Porque ningún niño debería nacer sin haber sido deseado. Porque proteger la vida no es solo abogar para que todo cigoto se convierta en feto, sino brindar a los niños las condiciones mínimas para que crezcan amados, para que no pasen hambre ni sufran violencia. Proteger la vida es asegurarse que nunca más una niña muera de pobreza y desnutrición, que nunca más un niño sea golpeado hasta la muerte por sus propios padres. Es tan importante criar a un niño que solamente debería permitírsele este privilegio a quien esté listo para hacerlo.
Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp


Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:









Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales