Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Argentina en alerta


Por: Olga Rodríguez

Mi compañero es hijo de un asesinado y desaparecido de la dictadura argentina. Siendo aún muy niño su padre fue secuestrado por los militares. Nunca lo volvieron a ver. Tras unos meses de escondites y miedos en Buenos Aires, su madre huyó del país con él y sus hermanas. Creció en Madrid, pensando que quizá un día, al doblar una esquina de una calle o al entrar en una cafetería, se reencontraría con ese hombre llamado papá porque mientras su cadáver no apareciese las esperanzas de que estuviera vivo permanecían.

Más tarde, en la adolescencia, asumió que su padre estaba definitivamente muerto. Su madre le enseñó a sentirse orgulloso, a pesar de que en Argentina, por entonces, aún se aplicaba la teoría del doble demonio: si lo mataron sería por algo. Si violaron a todas esas mujeres sería por algo. Si le reventaron los dedos sería por algo. El terror legitimado, la locura normalizada.

Después llegó la memoria. La justicia. La verdad. Poco a poco. Sigue llegando. La lucha contra la impunidad no es fácil, pero resulta imprescindible para dar espacio al civismo, a la salud mental de la sociedad. Se puso fin a las leyes de punto final, a la amnistía para los represores. Hijos, nietos, madres, abuelas, esposos, compañeras, han podido sentarse ante un tribunal y contarle a la justicia cómo fue. Cómo mataron a los suyos. Cómo los torturaron. Cómo robaron a sus hijos. Cómo los desaparecieron.

Dolor y miedo
Han podido relatar el dolor con el que han sobrevivido desde entonces, el miedo con el que huyeron, el empezar de cero, lejos, con otros acentos, la esperanza albergada en el exilio, la pregunta "¿y si no está muerto?", las explicaciones a los pequeños, "a tu padre se lo llevaron”, los primeros hallazgos de niños robados, criados por los asesinos de sus madres biológicas.

Mi compañero pudo hacerlo. Contar ante un juez lo que recordaba. Y lo que más tarde algunos testigos le dijeron: "La última vez que vi a tu viejo fue en la ESMA". El caso de su padre, como tantos otros más, está pendiente de sentencia.

Alrededor de 600 represores de la dictadura han sido ya condenados, y siguen los juicios. Cada testimonio de testigos, víctimas y supervivientes aporta luz a tanta oscuridad. Cada sentencia contra estos criminales de lesa humanidad contribuye al despertar de la conciencia colectiva, a la rúbrica de un cometido clave: que no vuelva a pasar.

La puerta abierta
Que no vuelva a pasar. Pero estos días algo ha pasado. Estos días un fallo de la Corte Suprema argentina, con el voto clave de dos jueces nombrados por el Gobierno de Macri, ha reducido a la mitad la condena de un represor de la dictadura y ha dejado la puerta abierta para que lo mismo se aplique a todos.

En la práctica la mitad de los encarcelados podrían salir libres de forma inmediata. En un país en el que en plena democracia, en el 2006, desapareció para siempre un testigo de un juicio contra un represor. En un país en el que ninguno de los acusados, excepto uno, ha querido mostrar arrepentimiento o colaborar con la justicia para contar dónde están los cuerpos de los 30.000 desaparecidos o los niños robados. En un país en el que aún quedan muchas heridas que tratar.

En un país en el que la Iglesia católica fue cómplice de la dictadura. En un país en el que ahora esa Iglesia trata de promover beneficios para los militares condenados como criminales de lesa humanidad que nunca han pedido perdón, mostrado arrepentimiento, dado información. La frase de monseñor Casaretto, uno de los principales referentes de la Iglesia argentina, resume bien su postura: "Cuanta más justicia aplicamos menos verdad recuperamos". Lo dice en ese lugar en el que a través de los juicios se ha logrado reconstruir tanto.

Reacción social
Este miércoles 10 de mayo miles de personas salieron en Argentina a protestar contra el fallo de la Corte. A recordar la importancia de la justicia como representación de esa frase: lo que no se castiga, se repite. La reacción social está siendo enorme.

Naciones Unidas ha proclamado extensas listas de derechos humanos pero la inmensa mayoría no tiene más derecho que ver, oír y callar, escribió Eduardo Galeano. La ley internacional está escrita en tinta sobre papel pero las víctimas de la dictadura argentina se arriesgan a ir perdiendo el derecho a la verdad, justicia y reparación que cualquier sociedad sana merece. Porque sin justicia no hay más que un futuro repitiendo la impunidad del pasado. Porque sin reparación no hay civismo posible. Porque el perdón tiene que ir dirigido antes a las víctimas que a los verdugos.

Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp


Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:









Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales