Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

El Estado y el aborto



Por: Reynaldo Imaña Arteaga
El Estado no tiene libre disponibilidad para criminalizar una conducta, por muy reprochable o indeseable que ésta sea. Su poder punitivo solo puede ejercerlo en sujeción a límites infranqueables que nacen de la inviolabilidad de la dignidad y de la libertad del ser humano.
Según el principio de necesidad, al Estado no le está permitido criminalizar conductas que no afecten la convivencia pacífica. Las únicas prohibiciones penales que se justifican por su absoluta necesidad son las establecidas para impedir mayores actos de violencia. Esta condición básica está ausente en la penalización del aborto voluntario, ya que esta conducta no altera la convivencia pacífica, no incita a la venganza pública ni privada, ni genera un mínimo estado de inseguridad ciudadana.
Al contrario, la penalización del aborto genera violencia extrema, traducida en la muerte de miles de mujeres, lo que se consuma en los predios del aborto inseguro y clandestino, encubierto por los mantos de la hipocresía, los fundamentalismos y los falsos juramentos.
El principio de lesividad prohíbe al Estado imponer penas cuando no hay lesión de un derecho ajeno individual o colectivo. Se dice que el aborto lesiona el derecho a la vida del feto. Esta afirmación, que parecería resolver la legitimidad de su penalización, pierde contundencia en el aborto voluntario, por el conflicto entre los bienes jurídicos que están en juego en esta conducta: los concretos derechos fundamentales de la mujer embarazada. Derecho a su dignidad humana, al pleno desarrollo de su personalidad, a su vida y a su integridad, física, psicológica y sexual, frente al derecho a la vida de alguien que todavía no ha nacido.
Es cierto que la Constitución Política del Estado protege la vida, pero esa protección jamás puede ser leída como la protección de un mero dato biológico. Por ello, en el aborto voluntario, la afectación del derecho a la vida del feto debe hacerse en ponderación con los derechos fundamentales de la embarazada, sustentados en la inviolabilidad de la dignidad humana y la consagración constitucional de los derechos reproductivos.
El Estado no puede desconocer que la mujer es un ser humano plenamente digno y debe tratarla como tal, en lugar de reducirla, código penal mediante, a un simple instrumento de reproducción de la especie humana.
El ejercicio de la sexualidad y la decisión de procrear o no constituyen los asuntos más íntimos que las personas afrontan en sus vidas, por ello integran un ámbito esencial de la dignidad humana. La protección de este ámbito tiene una singular significación para las mujeres, porque el embarazo y la maternidad afectan profundamente a sus vidas, porque gestación y parto son atributos exclusivos de la identidad femenina y porque el correcto entendimiento de los derechos reproductivos, cuya manifestación esencial es la maternidad libremente decidida, obliga a considerar a la maternidad no como un destino inexorable de las mujeres, sino más bien como una opción de vida que corresponde únicamente al fuero interno de cada mujer. 
Resulta desproporcionado e inconstitucional que un Estado que reconoce el carácter inviolable de la dignidad humana, el pluralismo en todos los campos, que garantiza a las mujeres una vida libre de violencia y proclama la igualdad entre hombres y mujeres, imponga a las mujeres la obligación de sacrificar su plan de vida, su vida misma, o su propia integridad física, psicológica y sexual, en aras de proteger intereses de terceros (derecho a la vida del feto), aun cuando estos últimos sean constitucionalmente relevantes.
Entonces, sostener que el bien jurídico lesionado es el derecho a la vida del feto o el respeto a la vida es una gran falacia que acude a la sublimación de la supervivencia biológica y a la exaltación de la maternidad, para encubrir el verdadero bien jurídico que no es otro que la voluntad del Estado patriarcal, que para subsistir necesita controlar el ejercicio de la sexualidad y la función reproductiva de las mujeres.
Según el principio de esencialidad, la dañosidad de la conducta tampoco es suficiente para criminalizar una conducta, por ello el derecho penal queda reservado para sancionar únicamente los ataques intolerables, las conductas gravemente perjudiciales a los presupuestos esenciales de la convivencia pacífica.
El aborto voluntario de ninguna manera puede reputarse gravemente perjudicial para la sociedad ni como un ataque intolerable a los presupuestos esenciales de la convivencia pacífica, porque la conducta incriminada: la decisión de no sacrificar la propia vida, la integridad física, psicológica o sexual y la salud integral, no es nada más que el ejercicio de derechos fundamentales previstos en el bloque de constitucionalidad.
En todo caso, el ataque intolerable, lo gravemente perjudicial para la coexistencia pacífica, es la expropiación a las mujeres del derecho a ejercer su sexualidad y su función reproductiva, para preservar una forma de organización social, política, económica, cultural y religiosa basada siempre en la idea de superioridad, autoridad y liderazgo de los hombres sobre las mujeres.
Por otra parte, para proteger o restablecer un bien jurídico en resguardo de la coexistencia pacífica, el Estado está obligado a establecer con preeminencia medidas menos graves que el derecho penal.
La prevención de embarazos no deseados a través del acceso a educación sexual oportuna y desprejuiciada, el acceso efectivo a métodos de anticoncepción, son medidas sociopolíticas más efectivas y menos radicales y violentas que la penalización para evitar que las mujeres aborten. El desconocimiento de esta alternativa viola el principio de subsidiariedad del derecho penal, que ordena que ante un conflicto para el cual se halla disponible un modelo de solución no penal, es injustificable e inconstitucional la penalización.
La penalización del aborto, además de violar todos los límites del poder penal del Estado, es una medida absolutamente inidónea para evitar que las mujeres aborten; es descargar la responsabilidad estatal por un problema social grave en la ficción de una penalización que ni siquiera se puede cumplir.
Lo más grave es que esta penalización se traduce en una macabra paradoja: prohibir el aborto legal y seguro para permitir el aborto inseguro y clandestino.
Paradoja que la pagan con su vida únicamente las mujeres pobres.
El autor es abogado constitucionalista

Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp


Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:









Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales