Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

La autenticidad de las convicciones en la lucha de clases


Marcelo Quiroga Santa Cruz

[En] el caso mío por ejemplo, concretamente, yo no soy originario de la clase obrera. Quizás más bien, sería más propio decir que yo vengo de un estamento de la sociedad, de la clase media de más altos ingresos, digamos, de mayores ingresos; de modo que vista mi situación en este momento y mi posición de clase, sobre todo desde la burguesía, yo soy un traidor a los intereses de aquél sector de la sociedad del que yo provengo.

Pero en la historia siempre los traidores son también conversos, son las dos caras de una medalla. Lo que se ha convertido a la buena causa es, para los del otro lado del mostrador, para hablar en términos comerciales, un traidor. Bien, entonces esta es la diferencia entre origen de clase, situación de clase y posición de clase.

Ahora, no sé si trataron la diferenciación entre la clase en sí y la clase para sí, eso trataron. Algún compañero que estuvo acá que nos pueda explicar esto por favor en el fondo quién de ustedes que estuvo el sábado anterior estaría en condiciones de explicar la diferencia entre clase en sí y clase para sí.

[…] Un trabajador obrero por ejemplo, un trabajador fabril que trabaja acá en Soligno o en Said, forma parte de la clase obrera, del proletariado, esa es la condición de ese trabajador como una clase en sí; es decir, en sí mismo ese es un obrero, no es otra cosa que un obrero. Pero la diferencia entre esa condición en sí misma proletaria y la condición para sí, está en que él tiene que tomar conciencia de que es un obrero explotado. Mientras él no tome conciencia de que es un asalariado, que es víctima de un sistema que lo explota, él no es un proletario para sí, no toma conciencia, es inconsciente de su propia condición de explotado.

Entonces para pasar de la clase en sí a la clase para sí, tiene que tomarse conciencia de la condición de clase. Y eso quiere decir no solamente que alguien le explique de una manera sencilla que es explotado, sino que comprenda los mecanismos de la explotación y tome conciencia clara de ser víctima de ese sistema de explotación, y a partir de entonces su lucha, a nivel sindical, ideológico y político, se desarrolle con ese objetivo central: destruir el poder de la clase dominante que le hace víctima de explotación. Esto es muy importante, porque generalmente los partidos políticos oriundos de la pequeña burguesía, o cuyos dirigentes son originarios de ese segmento de la sociedad, actúan frente a un trabajador, frente a un obrero, como si todo obrero fuera un revolucionario. Y ese es un error muy grande, porque no todo obrero es un revolucionario, porque no todo obrero forma parte de una clase para sí, sino solamente de una clase en sí; no han tomado conciencia de su condición de explotados. Y no han pasado todavía mucho menos, de la toma de conciencia de su condición explotada, a la toma de conciencia de la guía, del camino político a seguir para liquidar el sistema de explotación de que es víctima. Esa es la diferencia que hay entre la conciencia social y la conciencia política, que son cosas completamente distintas.

Bien, ahora volvamos otra vez a la lucha de clases de que estábamos hablando. Esto de la lucha de clases es un concepto central, sin una comprensión profunda de la lucha de clases no es posible entender una situación política determinada. En el análisis de cualquier coyuntura política, es indispensable enfocarla a partir de esta concepción: una sociedad siempre, nunca perder de vista esto de otro modo no se entiende una coyuntura política o uno se equivoca en el análisis y en las conclusiones, una sociedad está escindida en clases con intereses irreconciliables, antagónicos, por lo tanto, la lucha de clases es una constante. No quiere decir la lucha de clases, que los trabajadores sean impulsados por los dirigentes políticos de izquierda o sus direcciones sindicales a luchar contra la burguesía, sino que aunque no luchen los trabajadores contra la burguesía, la lucha de clases se da permanentemente.

Cómo se da. Hay que entender la lucha de clases como una relación conflictiva y violenta entre la clase dominante y la clase dominada. No es que el trabajador busque la vía del enfrentamiento, sino que la condición de explotado lo torna un explotado en términos económicos, que, para continuar siendo eso, un explotado en lo económico, tiene que estar sometido a un orden político dominante, político y social.

Entonces, cuando nosotros hablamos de lucha de clases, hablamos de una lucha que nunca cesa […] sino con la liquidación del poder de la clase dominante. Es verdad que esa lucha alcanza por momentos niveles superiores y hay circunstancias, coyunturas, periodos en el desarrollo de la lucha de la clase obrera en que esa lucha se hace menos enconada, menos manifiesta, pero la lucha es permanente. Cuando por ejemplo, un dirigente sindical en defensa de los sindicalizados, lleva a sus compañeros de trabajo a un enfrentamiento con el propietario de una fábrica […] es una de las formas de la lucha de clases; alcanza niveles a veces excepcionales la lucha de clases y se manifiesta ya en un plano directamente político, es cuando la lucha ya no se da por mejoras salariales por ejemplo, sino cuando el objetivo es el poder mismo.

Ahora, aun en los estados socialistas y transcurrido mucho tiempo después de socializada la economía, en lo fundamental, continúa la lucha de clases. Esto parecería contradictorio, si los trabajadores capturan el poder y con el poder en sus manos liquidan el régimen depropiedad privada sobre los medios de producción [...] continúa a nivel ideológico porque aquellos burgueses que han sido despojados de los medios de producción naturalmente ya no tienen mano de obra asalariada, que ellos pagan para enriquecerse, pero siguen pensando y actuando como burgueses, en el plano ideológico siguen actuando como burgueses y por eso la lucha de clases continúa, y por eso es que los Estados socialistas, a veces a lo largo de décadas, tienen que ser sumamente vigilantes para impedir que ese remanente ideológico que hay en las clases dominantes a las que se les despojó de los medios de producción, reproduzcan una situación política conflictiva y determinen un retroceso en lo que ya se había avanzado. Así es como hay que entender la lucha de clases.

Y cuando se tiene esa concepción clara, entonces ocurre que se ilumina de una manera maravillosa el panorama político que uno enfrenta y lo comprende en profundidad y además está en condiciones de prever el desarrollo de una situación política, no se equivoca, porque no parte de anécdotas; el protagonista del hecho político ya no es un individuo, ya no es el jefe de tal partido o el subjefe, son las clases, las clases en pugna incesante, y uno ve sus manifestaciones superestructurales  también. Por ejemplo la pugna entre la alianza MNRIMIR en este momento en la UDP y, por una parte, y por otra el Partido Comunista y otras organizaciones menores, es un reflejo de la lucha de clases al interior de la UDP, ahí hay dos posiciones políticas que reflejan los intereses de dos clases distintas. Solamente así uno puede comprender bien una coyuntura y analizarla.


Formación de cuadros del PS-1 (sábados) acerca de la lucha de clases, La Paz, 1979

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales