Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Cambio climático: ¿Acertada o errónea decisión de Trump?



Por: Carlos Santa María 

Después de los numerosos epítetos contra Donald Trump, calificándolo incluso de malévolo e irracional, la pregunta que debe hacerse el mundo es si se ha entendido exactamente lo que pretende con su decisión. Porque ha sido una acción planificada, con un sustento que no se hace público, oscurecida por una discusión muchas veces fundada en el ataque personal en vez de apelar a la comprensión del acto.
En realidad, la negativa a hacer parte de los acuerdos para controlar el cambio climático ha sido lógica y pensada, la cual es importante para el planeta por cuatro razones: una, devela que es un proyecto de las grandes élites; dos, demuestra el poder de Washington; tres, permite que los sectores de poder mundial aseguren sus términos en esta convención; cuatro, posibilita al mundo político consciente darse cuenta del peligro o suicidio planetario que nos amenaza.
Primero, las grandes transnacionales —no solo estadounidenses, sino occidentales— tienen en la Casa Blanca a quienes se comprometen con sus propósitos globales. En este caso, no firmar tiene objetivos claros como dar tiempo a que, reservadamente, se puedan negociar nuevas cláusulas, de tal modo que no afecte a sus inmensas ganancias.
Segundo, el hecho de poner al mundo en una discusión sobre un tema trascendental para el destino humano le permite a EE.UU. determinar en qué momento y bajo qué criterios acepta negociar. Ello significa que sigue siendo una potencia en la que otros, incluso oponiéndose retóricamente, siguen detrás de esas banderas.
Tercero, se conoce públicamente una parte de este acuerdo, entregado a la comunidad planetaria como lo máximo a alcanzar, lo cual es una verdad a medias. Por ejemplo, se deja sin discusión que las potencias pueden comprar espacios anticontaminantes a otras naciones mientras siguen este proceso de deterioro, una clara manipulación de quienes se consideran dueños de la naturaleza. Asimismo, mantener altos precios en la tecnología que hace de los vientos, las aguas, el mar, las nubes instrumentos que superan lo artificial por energías renovables implica comercializar las necesidades de supervivencia al aprovechar estas normas.
Cuarto, ha sido muy interesante que no se haya firmado el Acuerdo de París, pues permite analizar su contenido y hasta qué punto es lo máximo a lograr. Por otra parte, deja en evidencia que un país que provoca altísima contaminación no tiene ningún reparo en defender el dinero por encima del ser humano, pues está dirigido por minorías impasibles.
Este abandono deja en evidencia a una Europa vasalla que, algunas veces, replica sin suficiente fuerza; especialmente, cuando se refiere a problemas que no tienen relación directa con la economía, los derechos de los trabajadores o la inmigración castigada. En esta situación, la propiedad privada no está en juego, sino que los límites que las clases dominantes permiten a otros países alcanzar en dicho campo.
Lo que se oculta en esta discusión es que, por sobre los aplausos, existen voces críticas advirtiendo, entre sus efectos, que si las temperaturas aumentan más de 2 ºC el 90 % de los glaciares se derretirá.  

La reflexión necesaria es preguntarse si después de 20 años se podía alcanzar un convenio más justo para los países en desarrollo. Porque no basta con poner un techo al aumento de la temperatura o limitar la cantidad de gases efecto invernadero (lo que es imprescindible), pues algunos puntos a debatir son la lejanía del proceso, ya queantes de 2025 los países ricos deberán acordar una meta de, al menos, 100.000 millones de dólares anuales para proveer a los 'débiles'. Además, el documento no menciona las palabras 'combustible fósil', 'petróleo' o 'carbón' ni permite que los países más afectados por el cambio climático puedan demandar por daños y perjuicios o la posibilidad de poner impuestos a los gases contaminantes.
Es preciso señalar dos hechos: como su vigencia no es plena aún, los países ricos pueden interpretar el objetivo a largo plazo como una licencia para continuar contaminando o mantener la duda sobre cómo será distribuida esa ayuda financiera, así como cuándo y cuánto estará disponible.
Cabe aclarar que Nicaragua rechazó el acuerdo internacional no porque no quisiera acatar los nuevos estándares para reducir emisiones destructivas, sino argumentando que no eran suficientemente estrictos con las naciones más ricas y las economías más grandes del planeta.
Lo que sí es cierto, y que ya fue predicho desde hace más de dos décadas, es que la intervención despiadada de conglomerados económicos que postulan el capitalismo salvaje ha conducido al planeta a un grado de inestabilidad extremo: cánceres, problemas respiratorios, sequías y temporales, desborde de quebradas y represas, vientos huracanados, tsunamis, terremotos... que no son el futuro de una sociedad inteligente. De ahí que la misión sea denunciar y debilitar férreamente a quienes creen que la naturaleza es un recurso más y no la entienden como la Madre Tierra, único espacio en el cual podemos pervivir por siglos.


Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp


Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:









Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales