Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Elecciones judiciales sin mujeres

Por: Lourdes Montero
La semana pasada, la Asamblea Legislativa decidió declarar desierta la convocatoria para postulantes al Tribunal Constitucional Plurinacional y al Tribunal Supremo de Justicia. Esta decisión se debe a que, para el proceso de preselección de candidatos, no se llenaron los cupos que exige la ley, sobre todo de mujeres e indígenas. De los 325 candidatos/as habilitados para la siguiente etapa, tan solo 94 son mujeres y 77 se autoidentificaron como indígenas.
La pregunta que nos hacemos todos es, después de tantas luchas por participar y alcanzar la paridad en el mundo público, ¿por qué tan pocas mujeres e indígenas se postularon a las elecciones judiciales? Intentaré compartir algunas ideas que nos permitan abrir el debate. Solo me voy a referir a las mujeres por ser el tema con el que tengo familiaridad, pero estoy segura que muchos de estos argumentos se pueden extrapolar a los/as indígenas.
En Bolivia la participación de las mujeres como ciudadanas plenas es muy reciente. Las mujeres fueron y siguen siendo socializadas para ocuparse de las labores “propias de su sexo”, que tiene relación con el gobierno del hogar, aseo de la casa y cuidado de niños. En resumen, todas aquellas labores que liberan el tiempo de los hombres para ocuparse de “lo importante”, en este caso, lo público. Michelle Obama ilustra esta expectativa social sobre las mujeres cuando recuerda: “La maestra le preguntaba a mi hermano ‘¿qué carrera quieres estudiar?’, pero a mí me preguntaba ‘¿con qué tipo de hombre te quieres casar?’”.
Esta socialización opera muy eficientemente para “convencer” a las mujeres de su supuesta incapacidad para participar en política, manteniéndolas al margen de ésta. Esto explica que muchas mujeres muestren inseguridad al momento de competir, sintiendo que no cumplen con los requisitos meritocráticos necesarios y enfrentando desconfianza a ser evaluadas por miedo al ridículo. Muchos estudios han demostrado cómo mujeres mejor capacitadas y con experiencia no logran vencer su turbación al hablar en público. Y es que todavía lo público constituye un medio hostil para las mujeres.Y de esta hostilidad surge la tercera razón por la que muchas mujeres no quieren postularse a cargos públicos. Y tiene que ver con la eficiencia con que opera el acoso político y sexual como bloqueador para el desempeño público de las mujeres. Y es que la integración de las mujeres al mundo público todavía implica enfrentarse con un mundo hostil donde no es bienvenida y cotidianamente se cuestiona la legitimidad de su presencia. A esto se suman los 346 casos de acoso político denunciados que se mantienen en la impunidad, convirtiéndose en eficaces disciplinadores contra la presencia de mujeres.
Así, las mujeres en el mundo público deben elegir entre buscar la igualdad a través de un modelo de liderazgo masculino que las convierte en “mujeres con bigote”, o refugiarse en su diferencia, es decir, ocuparse solo de problemas femeninos, niños y minusválidos, con lo cual serán políticas “de segunda”. Y es que en nuestra política todavía la cultura de la exclusión goza de buena salud.

La ausencia de mujeres en las elecciones judiciales nos demuestra que reconocer la igualdad de hombres y mujeres en la nueva Constitución Política del Estado y buscar la paridad en la representación es solo el primer paso de un largo proceso de cambio de mentalidad que permita avanzar hacia un sistema en el que auténticamente haya igualdad de oportunidades.

Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp


Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:









Comentarios

  1. lourdes falto el 4to motivo.Que las mujeres capaces y con meritos no se presentaron por que no estan dispuestas a ser monigote de nadie. Como tampoco se presentaron en varones mas que aquellos dispuestos a negociar su cargo y luego negociar con la justicia como ha ocurrido hasta ahora.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Escriba sus comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales