Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

MTST de Brasil: “la huelga del 30 de junio es contra los ajustes y por la preservación de los derechos”


Por: Leandro Segado

Para entender el sentido de esta nueva huelga general, Leandro Segado del Frente Popular Darío Santillán entrevistó a Guilherme Simões y Rud Rafael de la coordinación nacional del Movimiento de Trabajadores Sin Techo (MTST).

-¿Cuál fue el impacto de la huelga general de mayo? Desde Argentina lo entendimos como una gran medida desarrollada por el pueblo trabajador en resistencia hacia el ajuste del golpista Michel Temer.

La huelga general de abril tuvo gran importancia para la resistencia al golpe en Brasil. Sin duda fue la paralización más fuerte en décadas en el país y mostró al mundo cuán impopular e ilegítimo es el gobierno Temer. Miles de trabajadores interrumpieron la producción y la circulación de mercancías y realizaron cientos de protestas por el país en una reacción a las reformas propuestas por el Gobierno que apunta a destruir derechos laborales y sociales. Entonces, podemos decir que la huelga fortaleció a los movimientos sociales y populares contra el ajuste golpista, al tiempo que contribuyó a debilitar aún más a Temer.

-Teniendo en cuenta el desgaste del Gobierno, en gran parte por las evidencias de los actos de corrupción que se hicieron públicos, ¿uno de los objetivos de la huelga del 30 de junio es seguir desgastando?

Esta huelga es otra movilización contra los ajustes y por la preservación de los derechos. Las reformas de la seguridad social y laboral que tramitan en el Congreso son trágicas y sólo podrían ser aplicadas por un gobierno que no fue elegido. Por eso, esperamos que sea un proceso aún más fuerte que el de abril, que sirva para ayudar a derribar ese gobierno e iniciar un nuevo proceso político en Brasil.

-¿Las centrales sindicales acompañan esta medida? ¿Cuál es el rol de la burocracia sindical?
Desgraciadamente, algunas grandes centrales sindicales están en manos de grupos comprometidos con Temer, pero otras tantas mantienen el compromiso de luchar contra el ajuste. En Brasil hay cerca de ocho centrales sindicales, siendo que podemos considerar que cuatro son de izquierda. La mayor central de Brasil (CUT) está construyendo directamente este 30 de junio junto a los movimientos populares. También hay que resaltar la crisis profunda por la que pasa el movimiento sindical brasileño en el contexto de desindustrialización y crisis capitalista, lo que estimula muchos movimientos de trabajadores más allá de las burocracias sindicales.

-¿En qué estado está la movilización actualmente en Brasil?
Los últimos años en Brasil han sido de muchas movilizaciones callejeras. Y en ese proceso se están construyendo novedades políticas como el Frente Pueblo Sin Miedo que congrega a diversas organizaciones en el enfrentamiento al golpe y hoy es una de las principales fuerzas en las calles. Pero como sabemos, no es fácil mantener un alto nivel de movilización de los trabajadores en un país tan influenciado por los grandes medios. Así, los grandes diarios están hace días insinuando que el día 30 no tendrá la misma fuerza de la huelga de abril y eso dificulta concretamente el proceso. Por otro lado hay un desgaste cada vez mayor del Gobierno y su corrupción es cada vez más explícita, lo que impide encender los actos y la huelga.

Cronología de la Marcha
12:00.- Las principales vías de comunicación de las grandes ciudades brasileñas están con cortes y bloqueos desde el amanecer, promovidos por movimientos sociales y sindicatos de izquierda en el marco de una jornada de huelga general contra la "reforma" (eufemismo por "retroceso") laboral que propone el régimen de Michel Temer.

A primera hora de la mañana el aeropuerto internacional de Guarulhos, en Sao Paulo, informó de cancelaciones debidas a la huelga. En ese mismo aeropuerto se registra una manifestación de cientos de personas del Movimiento de los Trabajadores Sin Techo (MTST), que llegaron a las puertas de las terminales 2 y 3 e impiden el acceso de los pasajeros.

En el centro de Sao Paulo se registran cortes en calles, lo que junto a la adhesión a la huelga de muchos trabajadores del transporte, está provocando que trenes, autobuses y el metro prácticamente no funcionen.

Lo mismo ocurre en Río de Janeiro, donde tampoco funciona con normalidad la red de transporte público. Además, las manifestaciones en las vías de entrada a la ciudad provocan retenciones en el tráfico de más de 60 kilómetros.

El mayor seguimiento de la huelga (100%) se produjo en el transporte de Brasilia: en el Distrito Federal las estaciones empezaron el día cerradas y los autobuses tampoco salieron de los garajes.

La iniciativa de convocar una huelga general cuenta con el consenso la mayoría de centrales sindicales, sobre todos las de izquierda y la CUT, la más importante del país.

Algunos sindicatos amarillos, cercanos al régimen, han intentado que la jornada sea más bien un escenario de diversas protestas contra la reforma laboral que propone el régimen de Temer. Pero la huelga se hace sentir cada vez con más fuerza.

La "reforma" (eufemismo por "retroceso") laboral se está acabando de tramitar en el Senado y podría ser aprobada la próxima semana. Además de favorecer a las patronales, se busca desviar la atención del proceso sobre la denuncia por corrupción del presidente, que a largo plazo podría apartarle del poder.

14:30.- Los manifestantes bloquean también el acceso al aeropuerto internacional de Rio. En el centro de Sao Paulo, la capital económica del país, la policía reprimió a cientos de manifestantes sindicales que cerraban una calle de tiendas de lujo. La policía también ha reprimido una manifestación de Movimiento de Trabajadores Sin Techo en Sao Paulo.
En Brasilia los represores también han atacado a manifestantes que pretendían llegar hasta la zona de los ministerios. Según Brasil de Fato, se han producido detenciones en Sao Paulo, Santa Catarina y Rio grande do Sul

En Rio, barricadas en diversos puntos de la ciudad provocaban decenas de kilómetros de embotellamientos. La peor situación se registró en la Avenida Brasil, la principal vía de acceso de la ciudad, en la se formó una fila de automóviles de 60 kilómetros.
Una protesta de petroleros en la refinería de Cubatao, de la región de Sao Paulo, cerró la entrada y salida de camiones.

Según el presidente de la Central Única de Trabajadores (CUT), Vagner Freitas, los retrocesos en la legislación laboral amenazan "el empleo formal, que garantiza derechos adquiridos como vacaciones y aguinaldo".


Los movimientos sociales y los sindicatos de izquierda también reclaman la renuncia del presidente brasileño, quien esta semana fue finalmente denunciado por la Fiscalía por el delito de corrupción pasiva tras la confesión realizada por uno de los dueños del grupo JBS, que le acusó de recibir sobornos desde 2010.

Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfpn


Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:









Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales