Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

YPFB, el Gobierno, la corrupción y la verdad


Por: José Kinn Franco
Hay manipulación en el tratamiento informativo que ciertos sectores dan al tema de la corrupción. En el gobierno del MAS hay dos “caras” en lo relativo a la corrupción, pero se intenta mostrar solo una; y la mala fe y poca honestidad intelectual ignoran que hay una segunda cara que configura una nueva situación al respecto.
Estamos seguros de que la corrupción existe hace mucho, sus poderosas huellas vienen desde hace décadas. Sabemos que durante los gobiernos del MNR, desde la Revolución del 52, aparecieron nuevos ricos a costa del erario público. Se decía que los emenerristas elaboraron y perfeccionaron nuevas técnicas. Algunos miristas sucumbieron y la desesperación de riqueza los llevó a dejar evidente su angurria; Jaime Paz Zamora trató de engañarnos a los bolivianos afirmando “cometí errores, no delitos”. Sobre sus andares con los narcos, Banzer tenía un esquema muy familiar de recaudación, pero a la vez muy expuesto al conocimiento público. Sería fácil registrar la masificación de la corrupción de los últimos 50-60 años, y su institucionalización.
El MAS recibió estructuras estatales totalmente contaminadas. El mal estaba enraizado profundamente. Esta situación ahora parece haberse “desvanecido” de la memoria de ciertos políticos opositores, de ciertos medios de comunicación y de algunos analistas.
Y aquí quiero centrarme en el tema de la verdad y la ética para abordar la corrupción, el enfoque honesto parece ser ajeno a estos sectores “amnésicos” citados líneas arriba. Con evidente falta de escrúpulos y honestidad intelectual manipulan la información, dicen verdades a medias y tergiversan hechos por el afán de cumplir un solo objetivo a como dé lugar: hacerle daño al Gobierno.
El tema de los taladros de YPFB grafica la práctica inmoral de los “amnésicos”. Tratan de ignorar que fue iniciativa del Ejecutivo investigar los indicios de corrupción en torno a la adjudicación de dichos taladros; pretenden minimizar que son las investigaciones del director de la Unidad de Transparencia del Ministerio de Hidrocarburos, Edmundo Novillo, las que llevaron al Gobierno a acusar y denunciar las ilegales prácticas de algunos funcionarios.
Conocemos de otras iniciativas del Ejecutivo en las que investiga y denuncia hechos de corrupción; tenemos el caso por ejemplo del Fondo Indígena. Se pueden citar asimismo muchos otros casos procesados y luego pasados a la Fiscalía por el Ministerio de Transparencia y Lucha contra la Corrupción, que han resultado en el encarcelamiento de más de 150 personas del MAS, dirigentes, exministros, exalcaldes, parlamentarios y militantes. Hay una clara muestra de que no se protege a los corruptos, y la inmoralidad de cierta gente pretende que esto pase desapercibido.
La corrupción existe también en este gobierno, pero no es impune ni está protegida. Se da sobre todo en la microcorrupción, pero también en mandos medios. Seguramente pudo haberse hecho más y mejor; corresponde al Ejecutivo mejorar las prácticas anticorrupción, tener iniciativa permanente y construir mejores mecanismos contra este flagelo.
Esta es la otra “cara”, la constatación fáctica que marca una diferencia cualitativa que el pueblo debe conocer. La corrupción ya no es sistémica como en anteriores gobiernos, y la realidad confirma, con resultados que pueden ser discutibles, que por primera vez en la historia es real la lucha contra la corrupción en nuestro país. Esta capital diferencia con los gobiernos de derecha es un hito que marca un giro en torno a esta enfermedad tan dañina cuanto enraizada y compleja en todas las sociedades del mundo.
Los bolivianos tenemos derecho a que no nos mientan, tergiversen los hechos, manipulen la información y todavía asuman poses cínicas de no saber qué pasó en gobiernos anteriores, cuando las fuerzas políticas de la oposición, con los mismos u otros nombres, estaban en el poder. ¿Alguna vez en aquellos gobiernos se metió preso a algún político oficialista ladrón? Muestren uno por lo menos. Creo que en esta lucha sería útil investigar a los pasados gobiernos para que el pueblo sepa bien la verdad.

Comentarios

  1. Usted erradamente minimiza el tremendo problema de corrupcion de hoy en instancias estatales con argumentos como que antes existia,tambien hoy y digamos entonces; viva la pepa.El tema es que se crearon ministerio y direcciones de lucha en contra de este flagelo con nuestro dinero y los resultados son minimos siendo que el pueblo voto inicialmente por evo por la promesa incumplida de erradicar la corrupcion, entre otras; es mas, el problema crece y no precisamente en mandos medios.La percepcion de la poblacion sobre el gobierno mas corrupto es acompañada por informes de rango internacional. Entonces los esbirrios intentos que hace el gobierno con semejante aparato quedan en eso; nada y bajo la consigna que conviven y se nutren de la corrupcion.Eso esta claro y no soy de la oposicion ni de ningun medio de comumicacion.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Escriba sus comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales