Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Aniceto Reynaga: otro caso para la Comisión


Por: Carlos Soria Galvarro 
Muchas versiones sobre los días 8 y 9 de octubre de 1967 en el Churo y La Higuera afirmaban que además de Willy y del Che había un tercer guerrillero herido que no recibió atención médica y fue rematado. ¿Quién era él? Solo podía ser el cubano Pacho, el peruano Chino o el boliviano Aniceto. Esta última versión se desestimó porque los tres sobrevivientes cubanos creyeron que Aniceto habría sido el primero en morir de un tiro en el ojo, al iniciarse el combate en la quebrada del Churo.
Sin embargo, ahora existen suficientes elementos como para afirmar, con un mínimo margen de error, que el tercero en esta ronda fatídica era precisamente Aniceto Reynaga Gordillo, nacido el 26 de julio de 1940, en una familia oriunda de Macha. Se educó en la mina Siglo XX, pues su padre era minero. Terminó la secundaria en el colegio nocturno Ayacucho y se graduó de maestro en la Normal Simón Bolívar de La Paz. Fue dirigente de la Juventud Comunista de Bolivia (JCB).
José Luis Alcázar, el periodista que vivió muy de cerca los acontecimientos, en un libro publicado en 1969 sostiene: “Entre los guerrilleros están prisioneros el comandante Ernesto Che Guevara y el guerrillero boliviano Willy. Otro rebelde vivo, el boliviano Aniceto, sería capturado al día siguiente, mientras se recogían los cadáveres de dos guerrilleros”.
Guido Tarqui, soldado del regimiento Ranger que hizo guardia en la escuela de La Higuera, en testimonio recogido en 1993 contaba: “(…) el día 9, ya muy temprano escuchamos sonidos del helicóptero que llegaba y poco después nos renovaron (...). A partir de ese momento ya no hicimos guardia, otros soldados se encargaban, pero vi (...) cómo lo sacaron a Simón Cuba para fotografiarlo ahí afuera, también al otro, según nos decían que era de nombre Aniceto (...) tenía una herida muy grave, todo su ojo estaba tapado”.
Diego Martínez Estévez, historiador militar con acceso irrestricto a la documentación castrense, afirma: “Aniceto y Chino murieron en la quebrada cercada” (pág. 86). Pero más adelante, contradiciéndose a sí mismo, sostiene que al día siguiente “Aniceto, herido en el rostro, aún permanecía en la quebrada, lo mismo que Chino y Pacho en otro punto.” (pág. 90).
Daniel James, investigador relacionado con la CIA,  escribe en una biografía sobre Che: “El interrogatorio todavía no había terminado cuando se oyeron disparos (…) El Che comprendió al punto lo que había ocurrido: Willy y Aniceto habían sido muertos. El próximo sería él”.
Gary Prado, en su muy conocido libro La Guerrilla Inmolada dice que en el rastrillaje efectuado el 9 de octubre de 1967 Chino y Pacho dispararon matando un soldado, pero fueron silenciados con granadas y ametralladoras. La Compañía B que él comandaba habría hallado el cadáver de Aniceto “caído el día anterior y que en la confusión del momento no pudo ser ubicado”. No obstante, Joaquin Zenteno Anaya, comandante de la Octava División, en una carta de cuatro carillas fechada el 10 de julio de 1968, dirigida al Comandante General del Ejército detallando su actuación en la campaña antiguerrillera, cuenta que el 9 de octubre permaneció desde muy temprano en la zona de combate hasta las 11.00 horas “(…) retornando a LA HIGUERA acompañado por el MY. AYOROA y una pequeña escolta que conducía al guerrillero ANICETO” (las mayúsculas son del original).
Sus familiares, tras una investigación minuciosa sacaron la misma conclusión, Aniceto murió en La Higuera y no en el Churo. A todo eso se añade que Aníbal Quiroga, quien fuera corregidor de La Higuera, relató en 1984 que el 9 de octubre llevaron a un tercer guerrillero herido, y el único en esa situación era Aniceto. Dar por cerrado este caso es una tarea más, entre muchas otras, de la Comisión de la Verdad. Ojalá algún día funcione.
Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp


Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:









Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales