Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

EL golpe militar fascista del 17 de julio del 1980


Por: Hernán Quezada R
37 años pasaron violentamente desde el golpe militar sangriento a la cabeza de Luis García Meza, Luis Arce Gómez, apoyados por políticos de ultraderecha siendo el más visible Hugo Banzer Suarez. Fueron partícipes los tres mandos militares de la FFAA apoyados por mercenarios paramilitares argentinos y bolivianos.
A media mañana las radios informaban del levantamiento militar en Trinidad, este inicio fue como un reguero de pólvora, porque horas más tarde se plegaban al golpe de Estado todas las unidades de las FFAA, sembrando terror en las diferentes ciudades. En Cochabamba se tomó la noticia con mucha desazón en el movimiento obrero y universitario, muy rápidamente las unidades militares coparon las calles y lugares estratégicos, sin dar lugar a una reacción inmediata de resistencia.
El primer objetivo de este sangriento golpe militar fue la toma del poder del Estado, desplazando a la Presidente interina Lidia Gueiler y con ella a la incipiente democracia, bloqueada por todos lados por la derecha (MNR – H, el Banzerismo, el PRA y otros) que tenían el claro mandato de la embajada Norte Americana de detener el avance del Movimiento Popular liderada por la COB, y el establecimiento del Gobierno de izquierda de la Unidad Popular, que ganó las elecciones nacionales, sin lograr sacar una mayoría en el Parlamento.
Para descabezar el Movimiento Popular, lo primero que hicieron es tomar la COB, ese 17 de julio, después de anoticiados de la sonada del golpe militar, la gloriosa organización de los Trabajadores estaba reunida en el Comité de Defensa de la Democracia (CONADE), preparando la resistencia Popular al golpe militar; estaban presentes el CEN de la COB, representantes de varias organizaciones políticas de izquierda e instituciones de defensa de los DDHH y la Democracia
Los paramilitares por órdenes de García Meza, Luis Arce Gómez en complicidad con el Banzerismo, fuertemente armados cercaron y tomaron la COB. Su primer blanco fue el líder de izquierda Marcelo Quiroga Santa Cruz - líder socialista, que fue apresado, secuestrado y posteriormente torturado y asesinado; otros dirigentes asesinados por las hordas fascistas fueron Gualberto Vega y Carlos Flores, dirigentes de la Central Obrera Boliviana. De esta manera los militares fascistas obedecían al imperialismo Yanqui, que daba continuidad al Plan Cóndor; ante el avance del Movimiento Obrero, Campesino y Popular en la naciente democracia, después de la caída del régimen militar Banzerista.
Como preludio a este sangriento golpe, el mes de marzo de ese mismo año, paramilitares ligados a García Mesa y Arce Gómez, asesinaron a Luis Espinal, sacerdote jesuita identificado con las luchas del Pueblo.
Posterior al 17 de julio vendrían las persecuciones, desapariciones y asesinatos de dirigentes obreros, campesinos, universitarios estudiantes de secundaria, dirigentes políticos de izquierda y defensores activistas de derechos humanos, lo más visible fue la masacre de la calle Harrington el 15 de enero de 1981, de 8 jóvenes dirigentes políticos del MIR, entre los que estaban universitarios, profesionales y un dirigente minero.
En esta etapa histórica del Proceso de Cambio en el que transita y vive el País y el pueblo boliviano, es necesario transmitir a las nuevas generaciones el sacrificio, el compromiso y la vida dejada por cientos de compañeros que tenían en sus ideales construir una sociedad nueva, inclusiva, con justicia social y económica encaminada a la construcción de la sociedad comunitaria socialista, muy diferente al decadente sistema capitalista destructor de la vida.
LOS MILES DE COMPAÑEROS QUE CAYERON POR ESTOS OBJETIVOS, SIEMPRE ESTÁN Y ESTARÁN EN LA MEMORIA DEL PUEBLO.
Miembro de la ENFP – Reg. Cochabamba


Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp


Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:









Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en