Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

El neoliberalismo volvió: el avance burgués y los desafíos para las clases trabajadoras


Por: Daniel Araújo Valença
Hace más de un año denunciábamos la naturaleza del golpe de Estado en Brasil[1]: no se trataba de un impeachment, o sea, de una destitución de la presidenta por el acometimiento de un crimen. Decía que se trataba de un golpe coordinado por el patronato, la gran burguesía nacional e internacional, por una mayoría parlamentar conservadora y corrupta y por el sistema judicial, o sea, un nuevo tipo de golpe de Estado, adaptado al siglo XXI, en el que las élites actúan como una cuadrilla, a pesar de la apariencia de democracia y legalidad. Su origen estaba, en realidad, en las crisis del capital de 2008 y en el deseo de las elites de aumentar su lucros.
Y después de un año, ¿qué pasó?
Temer hizo las mismas “pedaleadas fiscales”, pero si Dilma lo hizo para asegurar presupuestos a los campesinos, Temer lo hizo para pagar deudas a los banqueros. Al revés que Dilma, en menos de un año el presidente fue flagrado en un audio adonde no hay dudas de que él soborna al diputado Eduardo Cunha, expresidente de la Cámara del partido político de Temer que dirigió la destitución de Dilma y que ahora está detenido con cuentas secretas en el exterior, para que no diga todo lo que sabe. La mayoría parlamentaria, que llevó adelante la cacería a Dilma, fue contra el proseguimiento de la denuncia contra Temer, y es público cómo el presidente ha liberado presupuestos para ellos en sus regiones.
En el órgano judicial, un audio demostró el vínculo y acción de un de los ministros de la Suprema Corte en coyunto con Aécio Neves, senador de oposición derrotado por Dilma en 2014, es hallado en un audio diciendo que, si es necesario, se debería matar testigos. El juez Moro, también muy cerca de Aecio y que nunca condenó a ningún político de su partido, demostró su parcialidad al secuestrar los bienes de Lula una semana después de emitir su condena. En verdad, tal actitud – con fines de generar titulares permanentes contra Lula – terminó por probar que el patrimonio de Lula es del tamaño de su historia: alrededor de 200 mil dólares y tres apartamentos, un patrimonio típico de clase media en Brasil, normal para quien trabaja desde niño, fue parlamentario y presidente dos veces. No hay cuentas criminales en el exterior, y el “departamento triplex”, único objeto de la condenación de Lula, no está en esta lista!
Ahora, pues, no hay duda en cuanto al congreso corrupto y la selectividad del sistema judicial. ¿Pero, qué sucede con el patronato y el capital internacional (o el imperialismo)?
En un año, Temer ha vendido a precios depreciados el Presal, la riqueza de Brasil en el tema de hidrocarburos; permitió a extranjeros comprar tierras en Amazonia, y, además, las grandes reformas neoliberales: el corte de presupuestos por veinte años, la reforma laboral y de las pensiones.
La primera, impide aumento de los presupuestos en políticas de salud, educación, etcétera, por veinte años, con fines de destinarlos a intereses bancarios. La reforma laboral, destruye la legislación del trabajo en Brasil, permite que patrón y obrero negocien derechos abajo del previsto en Ley, o sea, pueden acordar que mujeres embarazadas trabajen en locales insalubres o una jornada laboral de 12 horas y no 8 horas. La ley de pensiones, determina el tiempo mínimo de 49 años de contribución del trabajador para tener la jubilación integral (actualmente es 30), o sea, ¡hay que trabajar hasta morir! Pero, más allá de sacar derechos, el golpe busca impedir los obreros de luchar por ellos: la debilitación de los sindicatos, como, por ejemplo, al retirar su participación obligatoria en el término de los contratos de trabajo, y la persecución al principal liderazgo obrero de historia de Brasil, Lula, se hace en ese contexto.
El golpe, entonces, es un avance del capital sobre el trabajo. Y es extremamente pedagógico para la izquierda mundial y latinoamericana en particular. Él nos recordó una de las enseñanzas de Marx en El 18 de Brumario: las formas políticas, jurídicas, el sufragio universal y la democracia burguesa, esconden una intensa lucha de clases y son descartables por la burguesía siempre que esta lo crea necesario. Y, además, que corresponde a la formación social de nuestra América que sus elites, oligárquicas y burguesías, desean la explotación ilimitada de la fuerza del trabajo, con un recorte étnico contra negros e indígenas, y no suportan el juego democrático, ni el puramente burgués.
La buena noticia es que, después de un año de golpe, el mismo se mantiene únicamente a través de la coercitividad: no de las armas, pero del dominio burocrático-burgués. La absoluta mayoría no apoya el gobierno, los valores de derecha han perdido espacio – pesar de, al mismo tiempo, haber un crecimiento de la ultra derecha fascista –, bien como sus organizaciones que movilizaron miles en las calles en el pasado. Hay dominio, no hay hegemonía.
A los trabajadores, entonces, compete: luchar para el derrumbe de las reformas neoliberales y los actos del gobierno Temer; por elecciones directas ya, y de toda manera denunciar que elecciones en 2018 sin Lula es fraude. Todo eso será posible solamente con una estrategia democrática, popular y socialista, en que la organización, identidad y movilización política sea el motor de la lucha política y no una nueva conciliación con el patronato. Es, por lo tanto, un largo período de empate catastrófico, en el cual la izquierda tendrá que diseminar la esperanza del pueblo en la lucha y en otro proyecto de sociabilidad.
Profesor doctor en el curso de derecho en la Universidade Federal Rural do Semiarido – UFERSA.




[1] En el ensayo “sufrimos un golpe parlamentario y patronal”, disponible en: http://www.la-epoca.com.bo/index.php?opt=front&mod=detalle&id=5334” 

Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp


Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:









Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales