Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Mejor que dolarizar, bolivianizar

Por: Crismar Lujano
La revolución económica de Bolivia pasa también por las finanzas. Dueños de su soberanía y conscientes de ostentar una mayor estabilidad macroeconómica, los ciudadanos ahora confían más en su moneda y le dan preferencia sobre el dólar, ya sea para ahorrar o pedir prestado. Este cambio no fue por arte de magia. Desintoxicar la economía de vicios estructurales lleva tiempo y voluntad política.
Desde que asumió la presidencia en 2006, Evo Morales ha hecho de su gestión la era de la “bolivianización” de la economía, favoreciendo la estabilidad financiera, de precios, de mercado y estimulando el crecimiento del PIB de una manera inclusiva. La política económica no va dirigida para el beneficio de las élites minoritarias, sino que busca el interés de las grandes mayorías.
En el marco de una nueva política monetaria, el gobierno ha delineado medidas con las cuales ha logrado un cambio efectivo en la valorización de la moneda local al punto que diversas gestiones crediticias en la banca se operan directamente en bolivianos, reduciendo así la dependencia del hegemón de las divisas y la injerencia ejercida por la Reserva Federal de Estados Unidos. Esto supone un importante hito debido a la ruptura de la dependencia que mantenía Bolivia sobre la política monetaria de EEUU, que ejercía su influencia en la cantidad de circulante.
Este cambio no se hizo de la noche a la mañana y necesitó de la modificación del marco normativo que regula buena parte de las relaciones financieras del país. La política fiscal se dirigió a primar las relaciones en la moneda nacional, y desincentivar vía impuestos las transacciones en dólares estadounidenses. Entre las políticas que han permitido la bolivianización monetaria se encuentran:
– Modificar y ampliar la vigencia del impuesto a las transacciones financieras para imponer solo a las operaciones en dólares.
– Incentivar las operaciones en bolivianos a través de un impuesto a la venta de moneda extranjera.
– Reorientar líneas de crédito que otorga el Tesoro General de la Nación a través del Banco de Desarrollo Productivo a la moneda local.
La medida más reciente fue aplicada en abril pasado cuando el Banco Central de Bolivia presentó lo que llamó el ‘Bono BCB bolivianización’. La meta de esta herramienta es la de captar depósitos a plazo fijo en moneda extranjera que fueron colocados en la banca hasta el 21 de marzo de 2017.
Es decir, los ahorristas que tenían colocados este tipo de instrumentos de inversión en divisas hasta esa fecha fueron admitidos para comprar el ‘Bono BCB Bolivianización’ en un mínimo de US$ 146 dólares y un máximo de US$ 10 mil.
Entre las ventajas del Bono BCB Bolivianización se encuentran:
– Es una transacción extrabursátil, con lo cual no cesarán en la bolsa, sino en el banco.
– Ofrece una tasa de rendimiento anual de 6%.
– Para adquirirlo no se requiere pagar el impuesto a las transacciones financieras.
Todas estas políticas han permitido a la moneda boliviana recuperar funciones básicas que antes de la llegada de Evo Morales al poder residían en manos de la Reserva Federal estadounidense. Esta afirmación se sustenta en el hecho de que antes de la llegada al gobierno del Presidente Evo Morales, la economía boliviana estaba fuertemente dolarizada, lo que provocaba que el 100% de los préstamos, ahorros y operaciones en entidades bancarias fueran en el billete verde.
La ruptura de la dependencia monetaria de la economía boliviana permite minimizar la exposición del país a choques externos. Por ejemplo, en la actual coyuntura de bajos precios de las materias primas y apreciación del dólar, el choque externo puede provocar fuertes impactos en la balanza de pagos de una economía dolarizada.
Teniendo en cuenta los resultados, la bolivianización ya es una realidad:
– El 97% de los préstamos en el sistema bancario se realizan en bolivianos.
– El 84% de los ahorros están depositados en la moneda nacional.

Dos datos significativos para una economía como la de Bolivia, que – pese a la vulnerabilidad de los mercados internacionales- sigue reportando una estabilidad cambiaria, en parte gracias al mantenimiento de un estricto control sobre el tipo de cambio real a fin de evitar apreciaciones que puedan llevar a complicaciones financieras. Pablo Ramos, presidente del Banco Central de Bolivia, afirma que el tipo de cambio está próximo al equilibro, está alineado, lo que significa que no existe la necesidad de devaluar, porque la estabilidad es beneficiosa. Pero hay un punto extra: junto al proceso de la bolivianización monetaria también se logró incrementar la demanda interna que hoy, en medio de un frente externo recesivo, funge como el motor del crecimiento permanente de la economía boliviana.

Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp


Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:









Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales