Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Aporte de la base minera a la democracia de Bolivia


Por: Luis Oporto
Este es un homenaje al puñado de dirigentes históricos que también peleó por la patria.
El movimiento obrero aportó al desarrollo de instituciones democráticas participativas de Bolivia por medio de la acción colectiva de los trabajadores mineros quienes construyeron el paradigma socialista revolucionario a través del sindicato y la asamblea, el órgano político en el que se tomaban decisiones en función del interés de clase pero anteponiendo los intereses de las grandes mayorías de la nación.
La influencia de la dirigencia minera es gravitante y se expresa a partir de las primeras décadas del siglo XX como resultado de las relaciones sociales del capitalismo de enclave, que introduce tecnología de punta en la labor industrial y resuelve el problema de la sujeción de la mano de obra, proyectos en los que fracasaron ostensiblemente los Patriarcas de la Plata en el siglo XIX.
Entre los pioneros que enarbolan las banderas del sindicalismo anarquista y socialista embrionario se encuentra Gumercindo Rivera López (1888-1968), sastre y minero, dirigente de la Federación Obrera Central Uncía, testigo de las primeras masacres en las minas. Manuel Pareja Abecia (1890-1960), precursor de la lucha obrera y artífice de la conquista de una jornada de ocho horas de trabajo en las minas, torciéndole el brazo al magnate Simón I. Patiño. Rodolfo Soliz G., dirigente sindical y codificador obrero, autor de Masacres mineras, reveladora obra que pone al desnudo los alcances insospechados de las primeras masacres. 
Los testimonios de los pioneros permiten reconstruir la estrategia empresarial para enfrentar y liquidar a la clase obrera: el paralelismo sindical, la represión con declaratoria de zonas militares a los centros mineros, la masacre blanca, el destierro de dirigentes sindicales y militantes radicalizados. El asesinato selectivo de cuadros obreros y políticos esclarecidos, la expulsión de los mineros subversivos del campamento y listas negras en la que figuraban trabajadores vetados para ingresar a empresas y fábricas del país. Arturo Borda, intelectual socialista, comprometido con la clase obrera, levanta in situ uno de los primeros diagnósticos sobre la situación de la clase obrera en 1927, en la que denuncia la sistemática elusión por parte de las empresas de las leyes y normas legales de protección al obrero y sugiere al presidente Hernando Siles profundizar la legislación obrera por medio de decretos.
Federico Escóbar Zapata (1924-1966), control obrero, fue asesinado e Irineo Pimentel Rojas (1927-1978), secretario general del Sindicato de Siglo XX, fueron identificados por Estados Unidos como enemigos públicos, enfrentaron la estrategia norteamericana, impulsada por la Alianza para el Progreso (plan desarrollista con un componente político), diseñado para neutralizar el poder de los sindicatos y erradicar el comunismo en las minas y el Plan Triangular para la desnacionalización de la minería estatal y el retiro de 4.000 obreros. Arturo Crespo Enríquez (1930-2017), control obrero, movimientista, dejó un testimonio fundamental sobre el movimiento minero. Isaac Camacho Torrico (1933-1967) y César Lora (c.1930-1965), líderes trotskistas (asesinados) del movimiento obrero, enfrentan a la dictadura de Barrientos y en el frente interno al MNR y al PCB. Rosendo García Maisman (1935-1967), comunista, dirigente y luchador insobornable (asesinado) y Simón Reyes Rivera (1930-2012), dirigente minero orgánico y militante comunista, estuvieron en la Masacre de San Juan, planificada por el general René Barrientos, el aliado más importante de Washington. Óscar Salas Moya (1936-2017), Filemón Escóbar (1934-2017) y Cirilo Jiménez, enfrentaron a las dictaduras de Banzer y García Meza pero no lograron remontar la ofensiva neoliberal que cerró las minas, liquidó al movimiento obrero, vendió las empresas estatales y entregó los yacimientos minerales y petrolíferos a las transnacionales. Víctor López Arias (1927-2017), el hombre de unidad del movimiento sindical boliviano, el último líder enfrentó la hecatombe minera, cierra el ciclo de la primera generación de dirigentes históricos del 52.
Un puñado de dirigentes nunca aceptó la relocalización y soportó estoico el trato humillante de los gobiernos neoliberales. Fueron enviados a los pocos centros de trabajo como cargadores (q’epiris) o cuidadores (serenos), acciones planificadas para humillar a los dirigentes consecuentes y genuinamente revolucionarios. En condiciones adversas, Édgar Ramírez Santiesteban y José Pimentel sobrevivieron al neoliberalismo y hoy dirigen los destinos de la minería estatal.

Luis Oporto es historiador y archivista.Docente de Historia de la UMSA


Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp


Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:









Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales