Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

El embrujo de la Isla del Sol


Por: Carlos Ernesto Ichuta Nina
En días recientes, la prensa dio a conocer un problema suscitado entre dos comunidades que habitan la Isla del Sol, en el lago Titicaca. En el sitio arqueológico La Chinkana, comunarios de Challa habían construido cinco estructuras turísticas contraviniendo las disposiciones de la Ley de Patrimonio, por lo que comunarios de Challapampa se dieron a la tarea de demoler dos de esas edificaciones. Ante tal medida, los comunarios de Challa tomaron la Isla del Sol bloqueando las vías lacustre y terrestre e impidiendo el turismo. Lastimosamente la prensa no dio a conocer más detalles del problema, pero el mismo constituye un pretexto para reflexionar el estado de uno de los principales centros turísticos de nuestro departamento.
Copacabana es el puerto de ingreso a la Isla del Sol y ambos embrujan a los visitantes por su mítico sentido. Para “nosotros” es quizá la referencia más cercana de lo que sería una playa de mar; embarcar las lanchas encalladas para surcar las aguas azules del Titikaka, cuyo contacto con las manos ofrece la posibilidad de palpar nuestra sangre ancestral, es parte de las postales vivenciales que puede producir tan enigmático y emblemático lugar. Quien se lleva en la memoria esa vivencia suele revivirla a través de narraciones fantásticas de su estadía en la parte norte o sur de la isla, pues ambas parecen abrazar con su embrujo natural, cual si uno se encontrara en la estrecha cercanía de la Madre Tierra y el Padre Sol. Los portales de internet para viajeros dan cuenta de esas narraciones, e indudablemente se convierten en fuentes de atracción de más turismo, pues la fantástica impresión del visitante dista de lo que nosotros sentimos solo como parte de nuestro ajayu. Es más, el embrujo del lugar despertó en algunos turistas el deseo de recluirse en un sitio quizá alejado del mundo civilizado, mas no por ello antimoderno ni mucho menos ajeno a los valores capitalistas.
En efecto, si bien la península de Copacabana resulta representativa de la industria sin chimenea en el departamento de La Paz, constituye un verdadero enclave económico disfrazado de misticismo, cuyas ganancias no conocidas públicamente favorecen a emprendedores no precisamente locales que operan en la rama hotelera, restaurantera y de transportes, no repercutiendo ello en el mejoramiento del lugar. La Isla del Sol es, por su parte, el complemento aparentemente contradictorio de dicho enclave, porque si bien, como señalan los comunarios del lugar, sus habitantes viven del turismo, en ella las condiciones para la estadía turística son mucho más limitadas. Pero parece que ello es así no solo por la carencia de condiciones materiales, sino porque esas limitadas condiciones permiten la obtención de ganancia al punto de provocar enajenación monetista.
Uno de los mensajes más llamativos que aparecen en los planos de recorrido del lugar ejemplifica ese hecho, al recomendar al visitante que evite dar dinero a quien se lo pida, ya que niños y personas mayores llegaron a monetizar su entorno. Pero incluso la falta de condiciones funciona como un mecanismo de ganancia, porque para quienes ofrecen servicios limitados aplica el dicho: “te voy a pagar más, no hay problema”. Cualquiera que visite la Isla del Sol, lo que parece no ocurrir con los personeros del Ministerio de Culturas (quienes dicen alentar el turismo de base comunitaria o de gestión comunitaria), encontrará así un mercado plagado de pequeños negocios regulados simplemente por la disponibilidad de dinero y el ansia de ganancia.
En ese sentido, el problema recientemente acaecido en la Isla del Sol evidencia un espíritu del capitalismo definido por la monetización de lo místico, por lo que el problema consiste en una simple puja de intereses.

Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp


Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:









Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales