Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

El golpe de Banzer y la unidad de la izquierda

Por: Marco Águila Alanes
Desde la irrupción de los dos principales partidos de izquierda en el escenario político —el Partido Obrero Revolucionario (POR) y el Partido Comunista de Bolivia (PCB) — la izquierda boliviana se caracterizó por enfrascarse en largas discusiones y pugnas sobre quién es el verdadero conductor del cambio y la revolución. Este proceso de confrontación de ideas y posiciones luego derivó en pugnas constantes entre estalinistas, trotskistas, socialdemócratas, nacionalistas revolucionarios de izquierda, foquistas, guevaristas y reformistas.
Pero no siempre la izquierda boliviana, en su largo y complejo derrotero por cambiar la sociedad, estuvo dividida y “peleando” entre sí. La Asamblea Popular frenada por la dictadura del coronel Hugo Banzer Suárez (1971-1978) permitió que las distintas tendencias de la izquierda juntaran esfuerzos para alcanzar el sueño común: construir la sociedad socialista.
La Asamblea Popular
La Asamblea Popular fue un soviet (consejo) a la “boliviana”. El 1 de mayo de 1971, la izquierda boliviana —pese a sus diferencias se unió en un solo bloque— se atrevió a instalar la Asamblea Popular en instalaciones del parlamento “burgués”. Este hecho se constituyó en la experiencia más importante del proyecto político de la izquierda. El historiador Herbert Klein señala en su libro Historia de Bolivia que la Central Obrera Boliviana (COB) creó una “asamblea política que trató de dar cierta unidad a la antigua izquierda del Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR); esa fue la base de la Asamblea del Pueblo (…) con el fin de reemplazar al parlamento”.
La Asamblea Popular se organizó como un órgano de poder completamente independiente del Gobierno y buscó la conquista del aparato estatal. Empezó a reunirse el 22 de junio de 1971 con la participación de 220 delegados, de los cuales el 60% eran fabriles y mineros, el 30% eran campesinos y organizaciones de la clase media y el 10% era para los partidos políticos.
Participaron en la asamblea diferentes tendencias de izquierda, desde los otrora siempre rivales: POR y PCB, hasta el Partido Revolucionario de la Izquierda Nacional (PRIN), el ala de izquierda del MNR, el Partido Socialista (PS), el Partido Comunista Marxista Leninista (PC-ML), el Partido Demócrata Cristiano Revolucionario (PDCR), el Movimiento de la Izquierda Revolucionaria (MIR) y el Ejército de Liberación Nacional (ELN).
La Asamblea se reunió unas 10 veces más, entre el 22 de junio y el 2 de julio de 1971, pero se “limitó” a proclamar consignas como la cogestión en la administración de la Corporación Minera de Bolivia (Comibol), la creación de una universidad obrera y la conformación de milicias populares, pero no propuso la incorporación de los campesinos y la “escisión” de las Fuerzas Armadas, que hubiera permitido tener el “apoyo” del campesinado y tener el brazo militar para tomar el poder.
Algunos dirigentes y analistas indicaron que se convirtió en un espacio de discursos encendidos que apuraron el golpe de Banzer; para otros fue la radicalización de los trabajadores. El líder del trotskismo, Guillermo Lora, en el ensayo La clase obrera después de 1952 afirmó que la Asamblea Popular nació como una expresión de un alto nivel de politización de las masas y el proletariado, e impulsó el desarrollo de la conciencia clasista y la transformación de la lucha económica en política.
El 21 de agosto de 1971, Banzer subió al poder de forma violenta después de un levantamiento cívico-militar en la ciudad de Trinidad (Beni). Conocido también como ‘la larga noche del fascismo’, y cuyo sustento ideológico fue la Doctrina de Seguridad Nacional para acabar con el comunismo, este golpe de Estado fue promovido por el Pentágono y la CIA y patrocinado por Estados Unidos.
Banzer Suárez, junto con la Confederación de Empresarios Privados, la Falange Socialista Boliviana (FSB) y el MNR, organizó el Frente Popular Nacionalista (FPN) e inició una persecución sistemática a los “extremistas” (así se llegó a llamar a los izquierdistas).
Se institucionalizó la represión, perpetrando asesinatos, desapariciones forzosas, encarcelamientos y otras violaciones a los derechos humanos.
El teólogo Rafael Puente en su libro Recuperando la memoria señaló que en los siete años de dictadura de Banzer se podría “sumar un mínimo de 200 muertos oficialmente comprobados y 14.750 personas obligadas a salir al exilio”. Durante la dictadura, los militares no diferenciaban las distintas tendencias de izquierda y por eso exiliaron y torturaron a todos. No preguntaban: tú eres trotskista, estalinista, maoísta, guevarista o reformista. Para el fascismo todos eran extremistas.
Después del golpe de Banzer, el proceso político desarrollado en la Asamblea Popular se proyectó en la organización del Frente Revolucionario Antiimperialista (FRA), conformado en 1971 en Chile, en el gobierno de Salvador Allende. Este intento de una nueva unidad de la izquierda se instauró para resistir a la dictadura de Banzer. Fue un frente donde además, estaban incluidos la COB y los campesinos, estos últimos empezaron a desligarse del pacto militar-campesino, que los “alejó” de la clase obrera.
Marco Águila Alanes, comunicador y docente en la UMSA


Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp


Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:









Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales