Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

La vanguardia minera en la guerrilla del Che

Primera Parte

Por: Luis Oporto Ordóñez, Carola Campos Lora y Edgar Ramírez Santiesteban
La ofensiva anticomunista de EE.UU.
El 9 de abril de 1952, masas obreras y campesinas irrumpen en el escenario político, nacionalizan las minas y expropian los latifundios. Los mineros imponen el Control Obrero con derecho a veto que inicia en los hechos el poder dual en la economía nacional, sustentada en la exportación de minerales. Es la más grande conquista política en Bolivia, pues otorga un poder real a las masas obreras. Nace en la época de la Guerra Fría, en la que la revolución boliviana atrae la simpatía de la Unión Soviética que frece al gobierno de Paz Estenssoro 150 millones de dólares y apoyo para instalar hornos de fundición. El presidente de EE.UU. Dwight Eisenhower envió una misión para auscultar lo que pasaba en Bolivia. Luego de su viaje, Milton Einsenhower, [1] presidente de la misión, informa al Departamento de Estado sobre la situación y recomienda una estrategia para frenar el avance soviético. EE.UU. lanza la Alianza para el Progreso, un plan de cooperación para los proyectos de desarrollo del Dr. Paz, con el que ingresa en las minas, condicionando el apoyo económico a la erradicación del comunismo, mediante la neutralización de los sindicatos mineros, el despido, destierro y exilio de los dirigentes radicales. Le sustituye el Plan Triangular, un proyecto para “fortalecer” a la Corporación Minera de Bolivia. Melvin Burke, denuncia que “era un Caballo de Troya para erradicar al comunismo, liquidar al movimiento obrero, despedir a cinco mil trabajadores y desnacionalizar las minas”. [2] La tercera fase de la estrategia es el “Sistema de Mayo” que declara zonas militares a los centros mineros, autoriza la represión militar y la masacre de 1965, declara ilegales a los sindicatos, despide a los trabajadores, los recontrata parcialmente con el 40% del salario nominal y ordena el asesinato de César Lora (1965), Federico Escobar Zapata (1966) e Isaac Camacho (1967).
La resistencia minera
Los mineros debaten dos opciones para su estrategia de resistencia. El movimiento trotskista propugna clandestinizar los sindicatos y el Partido Comunista de Bolivia, legalizarlos. Surge una tercera corriente, resultado del análisis crítico entre el Partido Comunista Pro Moscú, Partido Comunista Pro Chino y el Partido Revolucionario de la Izquierda Nacional, que sostiene que “al estar en un periodo en el que el gobierno está asesinando, el recurso no está ni en clandestinizar ni en legalizar sindicatos, sino en incorporar una vanguardia minera a la Guerrilla”. Esta tercera posición no se podía difundir en las asambleas de los trabajadores, razón por la que el acto heroico de estos trabajadores, no aparece en la historia oficial, pero está en los hechos vividos, en el debate que sostienen con los trabajadores retirados. La preparación de la guerrilla es secreta, nadie sabe en ese momento que el Che se encontraba en Bolivia y los mineros actúan en la más completa clandestinidad.
La vanguardia minera de Moisés Guevara
Moisés Guevara reclutó a ex militantes del PC Pro Chino, disidentes del Partido de Oscar “Motete” Zamora, entre ellos David Adriázola, Norberta Pinto Vda. de Aguilar, Félix Arancibia, Pastor Barrera, Hugo Choque, Salustio Choque, Roberto Moreira, Raul Quispaya, Vicente Rocabado, Julio Velasco. Pero fue con un puñado de trabajadores que conformó la vanguardia minera de la Guerrilla.
Simeón Cuba Sanabria (Willy)
Nació en Cochabamba, el 5 de enero de 1935. [3] Pasó su infancia en Parotani e Itapaya, junto a sus hermanos, en medio de pobreza pero con la alegría propia de esa edad. “Los tres íbamos a la escuela, jugando, chacoteando, peleando. Un rato armonía, otro rato pelea, pero a mí me defendía”, relata Emiliana. Su hermano Renato lo recuerda como “una persona muy fuerte, preparada, solidaria y luchadora”. Emigró a Huanuni, donde trabajó en herrería antes de ingresar a interior mina (Sección Cataricagua), en la Empresa Minera Huanuni. Eliseo Rocabado, quien conoció a Moisés Guevara y a Héctor Avilés, afirma que a los 16 años fue elegido dirigente y “estudiaba por su cuenta, en las noches, después guardaba sus libros en una caja bajo llave”. Hizo su servicio militar, a su retorno, asume responsabilidades de dirigente. Menciona que fue militante del PCB que se incorporó al Partido Comunista Marxista Leninista, para “luchar por los pobres porque él ya había sufrido en el campo las necesidades económicas, las necesidades de la familia. Vio cómo sufre la gente, cómo sufren los mineros, cómo mueren afectados por la enfermedad de mina, la silicosis. Todos los antecedentes hacen que luche por mejorar las condiciones de vida de los bolivianos”. Fue perseguido pero él lograba escapar de las fuerzas militares y de los agentes encubiertos. Fue expulsado del centro minero en 1965 [4] y decidió incorporarse a la Guerrilla. Su hermana Felipa recuerda un día “preparó sus cosas, ni siquiera en una maleta, sino en una bolsa, pero no iba rumbo a La Paz. Nunca volvió”. Fue un hombre ejemplar, con entereza, convicción y valor para enfrentar a las fuerzas represivas entrenadas por los “Ranger” norteamericanos. En la Quebrada del Churo, protegió la vida del Che, el 8 de octubre de 1967. Él simboliza la lealtad, valentía, combatividad y entrega a la causa de la revolución. Fue asesinado el 9 de octubre, en la escuela de La Higuera, junto al Che.
Walter Arancibia Ayala (Walter)
Nació el 21 de enero de 1941 en Macha, Potosí. Llegó a Siglo XX a sus 15 años. Asiste al colegio y luego al cuartel. A su retorno trabaja como perforista en interior mina en Siglo XX, donde fue elegido dirigente de Sección, por su actitud noble, rigurosa formación política, producto de su afición a la lectura y conciencia revolucionaria. Su hermano Oscar menciona que “es parte de la clase obrera, del campesinado. Le gustaba leer bastante, además de que vivió en la época en la que gustaba mucho del traje y la corbata. Tenía inclinación poética”. Tuvo intensa actividad política desde temprana edad, motivado por el deseo de una sociedad más justa. Militó en la JCB y fue parte de su Comité Nacional. Leónidas Rojas, su camarada, lo recuerda como “dedicado al estudio de la problemática social y defendía a los trabajadores mineros. Se hizo parte de la revolución cubana en el Lincoln-Murillo-Castro. Era un enamorado de la naturaleza, ideales que difundía como militante de la Juventud Comunista. Decía: si las cosas de Fidel son cosas comunistas, que me pongan en la lista, que estoy de acuerdo con él”. Fue despedido en junio de 1965 y se incorporó a la Guerrilla el 21 de enero, destinado a retaguardia. Murió el 31 de agosto de 1967 en la emboscada de Vado de Yeso.
Los autores son historiador, Archivista y ex dirigente sindical, respectivamente.
1    Milton S. Einsenhower (1899-1985), miembro del Comité Asesor de Asuntos Interamericanos, representante presidencial en misiones a América Latina. Planteó la creación de la Agencia de Información de Estados Unidos y el Comité Asesor Nacional sobre Asuntos Interamericanos (1958). Sus papeles se encuentran en la Biblioteca Presidencial de Dwight D. Eisenhower.
2    Thomas Field: Minas, balas y gringos. Bolivia y la Alianza para el Progreso en la era de Kennedy. La Paz, Biblioteca Laboral, 2016, p. 93.
3    Según Carlos Soria Galvarro nació en Sacaba en 1932. El Che en Bolivia. Documentos y testimonios. La Paz, Cedoin, 1996. T. 5, p. 280.
4    Carlos Soria Galvarro, p. 283.


Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp


Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:









Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales