Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Tania la guerrillera (primera parte)

Por: Froilán González y Adys Cupull
Final de un traidor y presencia de Tania
El 7 de septiembre de 1967 el Che anotó en su diario que la Radio la Cruz del Sur anunció el hallazgo del cadáver de Tania en las márgenes del Río Grande y que fue llevado a Santa Cruz. Al día siguiente consigna que la emisora trajo la información de que Barrientos había asistido a la inhumación y que se le dio “cristiana sepultura  y que luego estuvo en Puerto Mauricio, que es la casa de Honorato."
Después de la emboscada los campesinos estaban atemorizados, las amenazas, prisión, malos tratos, golpes y torturas los habían neutrali­zado, conocían la traición de Honorato Rojas y no querían verse en una situación similar.
Sobre esta situación el guerrillero cubano Alberto Fernández Montes de Oca (Pacho) escribió: “Los campesinos temen la represión y ponen como ejemplo a Hono­rato que fue llevado con su familia a La Paz”. El presidente René Barrientos premió al traidor con cinco hectáreas de terreno a unos seis kilómetros de la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, donde vivía oculto.
El 15 de julio 1969 el presidente boliviano Adolfo Siles Salinas, anunció a todo el país que Honorato Rojas había muerto de un disparo. Según los despachos noticiosos hasta su vivienda llegó un comando del Ejército de Liberación Nacional de Bolivia (ELN) y lo ajustició.
En nuestras investigaciones en la década del 80 recogimos testimonios de campesinos y arrieros de Masicurí y caseríos aledaños, donde dan otra interpretación a la forma en que murió Honorato, hecho que recogemos en nuestro libro De Ñacahuasú a La Higuera. Relatamos la importancia del arriero como transmisor  de noticias, rumores, comentarios y leyendas.
A casi 20 años de estos acontecimientos, un amanecer llegamos a Piraymiri, un pequeño caserío de unas 10 viviendas dispersas y ocultas por la tupida y verde vegetación de la selva que cubre las montañas. Debe su nombre al ruidoso río que apresurado llega y se va, su nombre es guaraní y significa lugar donde abundan los pececitos asustadizos o miedosos.
Se encuentra a 1.400 mts. sobre el nivel del mar. Allí abajo, el río; entre las montañas, las chozas, y un poco más arriba habitan las nubes, están tan cerca que ascendiendo por aquel camino de tierra húmeda da la impresión de poder agarrarlas entre las manos. Los campesinos de Piraymiri son asustadi­zos como los pececitos. No querían hablar.
Los arrieros dan vida a estos caminos, ellos van y vienen, a veces con ganado vacuno y otras con sus recuas cargadas de productos o mercancías, que recorren largas distancias por caminos abiertos, cono­cidos y transitados solo por ellos, van por los atajos que acortan dis­tancias. Algunos son profesionales en el oficio, otros lo hacen como pago a favores de los terratenientes.
Sobre las guerrillas del Che, uno de ellos proporcionó informaciones valiosas para nuestras investigaciones, entre ellas los nombres de los corregidores de aquellos años y la ubicación de los campesinos mencionados por el Che en su diario de campaña.
Uno de los arrieros nos dijo que Miguel Guzmán, un colonizador de tierras como Honorato Rojas le contó que éste, después de la traición a los guerrilleros, fue un jueves santo al vado de Río Grande, donde murieron los guerrilleros y se bañó para que el río se llevará sus culpas para el mar, y el río se las llevó, pero el mar no quiso recibirlas y las devolvió al río, y de ahí al vado y del vado a Honorato; por eso los guerrilleros lo encontraron y lo ajusticiaron.
Relató que Honorato tenía la cara picada de viruelas y su mujer, Andrea Vega, hija de Albino Vega, que murió en Pucarillo, le dijo que Honorato era culpable de la muerte de Tania y de los guerrilleros y que lo habían condenado por esa maldad y que no quiso estar más con él. Hono­rato se fue para Tejería que es un lugar donde hacen ladrillos, cerca de Santa Cruz de la Sierra y se casó con Fructuosa Ávalos y cuando estaba con ella lo ajusticiaron.
El camino por donde trajeron a los guerrilleros desde el Río Grande pasa por Yajopampa, el Batán, Arenales, El Tojo, La Laja, La Seca y Quebrada de Peñones, ahora se llama el camino de la sangre de los gue­rrilleros.
La finca de Honorato se la otorgaron a unos soldados, pero nin­guno la quiso porque dijeron que por las noches los guerrilleros la visitan y los llaman al río y tienen miedo.
Los arrieros nos indicaron el camino para llegar al vado del Río Grande y contaron que cuando hay niebla han escuchado la voz de Tania que canta y otras veces clama llamando a sus compañeros y sale del río, camina entre sus aguas vestida de campesina con largas trenzas, con su guitarra y con un cesto de frutas o huevos para vender, y que por esos lados del monte que rodea el río vive ella.
En Bolivia se recuerda a Tania, donde era conocida como Laura o Laurita, se refieren a ella con respeto y cariño y entregaron objetos y documentos que le pertenecieron, y que desde 1987 forman parte de los fondos del Museo de la Revolución.
Donaron un bolso grande y otro más pequeño en el cual guardaba piedrecitas de colores durante el recorrido por la selva, una pulsera de plata, que obsequió a una niña de la ciudad de La Paz llamada Amalia, y que su madre, quiso que la trajéramos para Cuba.
Resultó sorprendente la donación de un jeep que utilizó en sus investigaciones folclóricas y las explicaciones de sus propietarios los bolivianos Nancy Gutiérrez y Hugo Nallar, quienes quisieron enviarlo de regalo al pueblo de Cuba. Cuando se comenzaron los trámites, era necesario encontrar algún amigo en Panamá, que sirviera de puente, porque directamente no se podían enviar a Cuba, gestión que realizó el compañero Alfredo Pila. Resuelta la documentación, el vehículo fue llevado de Bolivia hasta Chile.
Cuando ya se encontraba en el puerto de Arica, Antonio Arguedas, ex Ministro de Gobierno (Interior) de Barrientos, ofreció una conferencia de prensa, entre otras cosas dijo que nosotros nos estábamos llevando el jeep y otras pertenencias del Che, para Cuba a través del puerto chileno y la prensa destacó la información.
"Los trabajadores portuarios de Panamá comenzaron a tejer una leyenda alrededor del jeep, que trasladaron a los tripulantes del barco cubano, en que fue traído a La Habana".
Luego de varios días Nancy Gutiérrez y su esposo explicaron que, al escuchar las declaraciones de Arguedas, partieron para Arica, con la disposición de que el jeep no fuera incautado por las autoridades del dictador Augusto Pinochet. Manifestaron que estaban dispuestos a quemarlo antes y que una vez que fue montado en un barco de bandera libanesa con destino a Panamá, regresaron a Bolivia.
En agosto de 1986 llegó al puerto panameño de Colón, donde Mario Luis Noda, Vicecónsul de Cuba en Panamá, se ocupó de la recepción en el muelle del puerto San Cristóbal, y garantizó el reenvío para La Habana.
Con fecha 16 de septiembre de 1986, informó que el jeep salió para La Habana, en el vapor “Aristo” al servicio de la Corporación CIMEX y remitió el envío del Bill of Landig, fotos del estado en que llegó, la documentación correspondiente, los conocimientos de embarque en Arica y la propiedad del jeep.
Los trabajadores portuarios de Panamá comenzaron a tejer una leyenda alrededor del jeep, que trasladaron a los tripulantes del barco cubano, en que fue traído a La Habana, quienes le hicieron guardia de honor durante la travesía.
Al llegar al puerto habanero, transmitieron a sus colegas esas leyendas y los trabajadores lo protegieron con lonas para evitar los daños del mar. La noticia de la presencia del jeep corrió entre los funcionarios y trabajadores. Así fue narrado el hecho al periodista Luis Hernández Serrano que lo publicó en el periódico Juventud Rebelde y a las compañeras del Museo de la Revolución.
La especialista de esa institución Adela Hernández fue una de las museólogas que estuvo presente cuando llegó el jeep a ese centro, y señaló además que se han recibido documentos, fotos y objetos enviados por nosotros desde Bolivia y agregó: Que como parte del patrimonio histórico que atesora el Museo están los objetos y documentos donados por los padres de Tania en el año 1988.
"Adela Hernández se refiere a las donaciones de Elsa Montero, esposa de José Gómez Abad, oficial de la Inteligencia cubana que entrenó a Tania en Praga quien entregó una capa de agua, un gorro y un costurero".
Mencionó el uniforme deportivo, una javita, un reloj de pulsera, una sombrilla pequeña, bufanda, vestido y documentos de gran valor, que fueron pertenencias de ella desde la etapa estudiantil.
Las compañeras que la conocieron relatan que era desinteresada, bondadosa, desprendida de lo material. Algunas de sus pertenencias quedaron como recuerdo para quienes le reciprocaban aprecio.
Adela Hernández se refiere a las donaciones de Elsa Montero, esposa de José Gómez Abad, oficial de la Inteligencia cubana que entrenó a Tania en Praga quien entregó una capa de agua, un gorro y un costurero, regalos que les envió Tania y la periodista Ángela Soto un vestido y otros obsequios que le entregó poco antes de partir de Cuba.
En entrevista con la Primera bailarina Alicia Alonso, narró que Tania le regaló un acordeón y que la enseñó a tocarlo. Posterior a su caída en la emboscada del Río Grande, Alicia lo donó al Museo de la Música, donde se conserva como patrimonio del pueblo cubano.
Historiadores cubanos

Publicado en @CorreodelAlba


Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp


Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:









Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales