Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Es cuestión de entrar a un chaco



Por: Freddy Morales 

Tema peliagudo el de los transgénicos. No hay funcionario público que quiera abordarlo. Sin embargo, hace poco más de dos años fue motivo de una especie de cumbre en Santa Cruz, cuando los empresarios de la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO) hicieron fuerza y campaña para que el Gobierno les autorice utilizar semillas transgénicas de soya, maíz y algodón transgénicos. La sorpresa fue que no se aprobó la autorización, aparentemente debido a la irrupción de delegados campesinos (favorables al Gobierno) que dieron la impresión de parar en seco lo que se pensaba era la segura culminación del trámite. Incluso la clausura de la reunión se demoró por horas, en un ambiente de misterio hasta ahora no revelado.

Y debe haber razones. La investigadora uruguaya Silvia Ribeiro reveló hace poco que la transnacional Monsanto soporta una ola de juicios en Estados Unidos, acusada de haber causado cáncer a varias personas por el uso de glifosato, pesticida que acompaña el cultivo de algunos transgénicos y que destruye bacterias presentes en el intestino humano, esenciales para la digestión, el sistema inmunológico e incluso para el funcionamiento del cerebro. 

El glifosato actúa como herbicida, inhibe el desarrollo de una enzima que evita que la hierba se desarrolle. Ribeiro recordó que Monsanto inventó y vende el glifosato desde 1974. Su uso aumentó por el uso de transgénicos tolerantes a este pesticida como la soya, el maíz y algodón transgénico (el trío de cultivos que los agricultores desean desarrollar en Santa Cruz).

Ribeiro afirma que el glifosato dañaba también a los cultivos de antes, por lo que su uso era menor, pero con el desarrollo de los transgénicos, su uso se multiplicó hasta un 2.000% en Estados Unidos, matando todo lo que hay alrededor de las plantas, pero también generando resistencia en hierbas que pasaron a ser llamadas súper malezas. La respuesta fue aumentar las dosis y la frecuencia de glifosato, y Monsanto y otras transnacionales aumentaron la concentración en los agrotóxicos.

La investigadora advierte que ahora se sufre una epidemia silenciosa de glifosato, ora por inhalación directa en campos, ora por cercanía a zonas de fumigación, o por los residuos tóxicos cada vez más altos en alimentos que contienen soya y maíz transgénico. Y agrega que se han desarrollado herbicidas más poderosos como el dicamba, tolerado por la soya RR2 XTend de Monsanto, que puede matar no solo malezas, sino también “siembras de hortalizas, frutales, ornamentales y hasta árboles”; e incluso soya transgénica de versiones anteriores no tolerante a dicamba.

Hace apenas días, en una charla informal le consulté a un experto que trabaja en una institución relacionada con estos temas en qué quedó la frustración de los agricultores cruceños que no lograron autorización para cultivar maíz transgénico. Me dijo que si tengo ocasión, visite algunas plantaciones del sur y compare: “en un chaco, pele la mazorca y vea los granos. No sería raro que algunos estén malogrados. En otros chacos, se encontrará con unos granos limpios, hermosos, como si fuesen de plástico”.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en