Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Indio contra indio



Por: Julieta Paredes 

Me han sorprendido fuertemente las opiniones de Felipe Quispe. El Mallku siempre ha significado para mí el hermano y compañero provocador, incisivo con  sus palabras, que propiciaba a la reflexión. Hoy no tengo otra cosa que la boca abierta, y como no quiero que entren las moscas, me toca reflexionar sobre cómo se dan estos virajes tan contradictorios en la humanidad. Siempre digo que nosotras y nosotros los indígenas no somos ningunos santitos ni angelitos, no somos el buen salvaje que por ejemplo los ecologistas esperarían de nosotros. Somos humanas y humanos.
El proceso de cambio tiene la virtud de convocarnos como un espacio cuestionador donde la individualidad debiera nutrir lo colectivo, pero es claro que a veces no sucede así; que las amarguras y frustraciones suelen sacar las más terribles expresiones del egocentrismo e individualismo; que se aleja de la discusión política aquella práctica valiosa que muchas veces en las contradicciones ha suscitado nuevas ideas.

Paulo Freire nos habló de las decisiones asumidas por los oprimidos al enfrentar las alternativas que nos plantean las luchas frente a los poderes. La internalización del opresor es uno de los caminos que convierte al proletario en capataz y al afrodescendiente, en el caporal; y muchas veces éstos suelen ser igual o más crueles que el opresor. El oprimido invadido por el opresor odia al oprimido que decide luchar, porque es la prueba que se puede ser y hacer otra cosa.

También hemos hablado del blanqueamiento que los y las indígenas enfrentamos en el proceso de cambio como una forma de librarnos de la angustia racista de ser morenos. Ese racismo que nos marca los cuerpos desde el hecho colonial de 1492, que ha producido luchas de rebelión, resistencia y revolución; y que nos pone en la disyuntiva de negar nuestra piel y nuestra memoria o de reconocernos y mirarnos al espejo para amar nuestros cuerpos y la memoria de nuestros pueblos.

Es necesario respirar y no dejar que la rabia nos nuble. Finalmente las llamas, las alpacas y las vicuñas (nuestros hermanos auquénidos) tienen una lana que abriga y los más hermosos ojos, con pestañas que parecen trabajadas en el spa de la Pachamama. Y quiero reflexionar sobre la maravillosa defensa de las llamas que es el escupir. Según los que estudian el comportamiento de estos animalitos, este mecanismo de defensa no quiere agredir, sino más bien disuadir para evitar que las lastimen. En realidad, las llamitas tienen miedo cuando escupen.

Distinta es la actitud de Felipe Quispe; está instigando en Achacachi desde la amargura y el resentimiento, creo yo, a la confrontación entre hermanas y hermanos, contra hermanos y hermanas. Las y los aymaras no somos santitos, pero hoy no vamos a necesitar españoles para matar los sueños, los vamos a matar peleándonos entre nosotros. Nos calmaremos, nos escucharemos y veremos las formas de entendernos; así los violentos no tendrán oportunidad de podrir nuestros corazones.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en