Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Pensiones: ¿cuestión pública o privada?

Por: Omar Rilver Velasco Portillo
En 1981 Pinochet privatizó el sistema de pensiones en Chile dando paso a otro llamado de capitalización individual, el cual se regía por la libre competencia a través de empresas privadas que administraban los ahorros de los trabajadores denominadas APF. El sistema consistía en que cada persona ahorre una parte de su salario a cambio de recibir al término de su vida activa una pensión de jubilación, dejando de lado el viejo sistema de reparto por el cual la población activa financiaba a la inactiva. La reforma también permitió fortalecer la Bolsa de Valores de Santiago donde se invertirían esos fondos. Este sistema tendría éxito por aquel entonces e incluso sería imitado en otros países, entre ellos Perú y Bolivia.
Empero, conductas anticompetitivas de colusión y de integración vertical llevaron a concentrar el número de participantes en los últimos años. El poder de mercado se materializó en pensiones reducidas que incluso llegaron a un nivel por debajo del salario mínimo, mientras las comisiones que cobraban las empresas se mantuvieron altas.
Las diferencias de rentas de jubilación se acrecentaron en un país marcado por la desigualdad salarial principalmente entre hombres y mujeres. Aquellos sectores como las Fuerzas Armadas y la Policía que no formaron parte de esta reforma hoy gozan de pensiones más altas que las del sistema privatizado.
La precariedad en las rentas llevó en 2008 a la presidenta Michelle Bachelet, en su primer gobierno, a introducir una pensión básica con dinero estatal. En este su segundo mandato ya inició el tratamiento de una polémica reforma que contempla elevar la cotización del empleador del 10% al 15%, del cual el 3% se va a un fondo de cada trabajador y 2% a otro intrageneracional (Seguro de Ahorro Colectivo), donde los que ganen más aporten más. Otra propuesta trascendental es la creación de una entidad pública sin fines de lucro para que administre el fondo. El proceso se vio empañado por las renuncias recientes de los Ministros de Economía y Hacienda.
En Bolivia en 1996 se aprobó la Ley de Pensiones 1732 a imagen y semejanza del sistema previsional chileno (aunque con ciertas diferencias) al son de la privatización de otras empresas públicas. La idea fue vendida con el mismo eslogan político de la indiscutible eficiencia del sector privado y la posibilidad de generar ahorro interno en el mercado de valores, promesas que por supuesto no se cumplieron.
Afortunadamente para nosotros los ajustes vinieron más temprano que tarde. En 2010 se reformó el sistema de pensiones creándose un fondo solidario que mejora las rentas más bajas y que tuvo un ajuste reciente ampliando el beneficio. El número de aportantes fue en aumento de 1,3 a 2,1 millones entre 2010 y 2016, donde cada vez ingresan más trabajadores independientes. También se otorgó beneficios sociales como la reducción de la edad de jubilación entre otros.
La creación de una gestora pública es otro de los cambios más relevantes cuyo objeto es otorgar mayor rentabilidad a los fondos de pensiones y mejorar la atención a los aportantes. A pesar de las críticas que se ha recibido por la demora en su implementación puesto que el proceso de migración de datos es complejo y requiere la máxima seguridad y confiabilidad, se deben reconocer que es un gran avance hacia un sistema de pensiones más equitativo y accesible.

La propuesta de reforma previsional en Chile deja en claro el fracaso del sistema previsional privado que ha privilegiado el lucro antes que la solidaridad. Resulta por demás halagador que países vecinos sean los que ahora emulen ideas adoptadas en el sistema de pensiones boliviano como el fondo solidario y el reconocimiento del rol protagónico del Estado, donde no solo se trata de cuestiones de eficiencia asignativa sino de equidad redistributiva.

Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp


Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:









Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales