Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Octubre



Por: Carlos Soria Galvarro 

Por lo general nos inclinamos a poner énfasis a la recordación de hechos históricos cuando cumplen aniversarios “redondos”. De ahí vienen los bicentenarios de los “gritos libertarios” que desde 2009 en adelante hemos venido conmemorando. Y muy ligado a ellos la creación de las dispersas repúblicas latinoamericanas, uno de cuyos hitos será el bicentenario de la declaración de la independencia de Bolivia, el 6 de agosto de 2025. Aunque faltan todavía ocho para arribar a los 200 años, sabido es que muchas cosas ya han comenzado a moverse en dirección a esa fecha, especialmente en el cronograma político.

 Octubre de 2017 es pródigo en este tipo de acontecimientos. 

Según la tradición, un 31 de octubre, hace 500 años, el  fraile alemán Martín Lutero clavó un escrito con sus famosas 95 tesis en la puerta de la iglesia de Wittenburg desafiando la hegemonía del papa de Roma. Había comenzado un proceso de reforma que influyó poderosamente en la historia europea y mundial. Este 31 de octubre culmina precisamente una extensa “década de Lutero” con una gran variedad de actos recordatorios, publicaciones, debates, reflexiones, y otras ceremonias que involucran no solamente a congregaciones religiosas, sino también a varios Estados.


El 25 de octubre de 1917 (7 de noviembre en el nuevo calendario) va a ser de esto 100 años, el crucero “Aurora” disparaba sus cañones sobre Petrogrado (antes San Petersburgo, después Leningrado y ahora nuevamente San Petersburgo). Era la señal para el comienzo de la insurrección protagonizada por obreros, campesinos y soldados bajo la consigna de “todo el poder a los soviets”, (consejos) organismos nuevos creados por ellos mismos para ejercer el poder.  La conmemoración del centenario de lo que se llamó la “Gran Revolución Socialista de Octubre” no parece que alcance contornos sobresalientes, da la impresión de que sus seguidores, que somos de varias generaciones, no hemos salido aún del shock ocasionado por la caída del socialismo, la destrucción de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas y el retorno campante del capitalismo más salvaje. Son muy pocas las voces que reflexionan a fondo sobre las causas profundas y lejanas del descalabro que trituró las esperanzas de millones de personas en todo el mundo.

El 9 de octubre, hace 50 años, Ernesto Che Guevara y dos de sus compañeros eran asesinados en el poblado de La Higuera. El Che, capturado el día anterior en la quebrada del Churo con una herida leve en la pierna derecha, había sido llevado ahí y encerrado en la ruinosa escuelita local. Se discute aún quién o quiénes tomaron la decisión de ejecutarlo, pero lo que está fuera de duda es que la orden existió y quien la ejecutó era parte de la cadena del mando militar. La deleznable mentira de que el Che murió en combate se cayó casi de inmediato, todas las fuentes castrenses terminaron confesando el crimen y algunos incluso lo condenaron, como el general Federico Arana Serrudo, en esa época jefe de la Inteligencia militar, que en su libro publicado en 2002 la califica de una “muerte innoble”. La Higuera fue el final del intento del Che por iniciar desde Bolivia una rebelión continental contra el poder imperialista de los Estados Unidos. Personalidad impetuosa, pensamiento inquisitivo y creador, notable coherencia entre su manera de pensar y actuar, valentía temeraria en los combates, imagen permanentemente joven y desafiante, así como también las situaciones complejas que le tocó vivir y las circunstancias de su muerte, hicieron del Che un personaje modélico del Siglo XX.

Excepto algunas gentes aferradas a superados esquemas del pasado, este octubre el Che será recordado por la inmensa mayoría del pueblo boliviano como la encarnación de sus mejores esperanzas.


Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:









Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales