Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

¿De dónde nace la fuerza del chavismo?


Por: Marco Teruggi
El chavismo no solo tiene fuerzas, sino que logra victorias electorales inmensas. Este domingo fue una nueva prueba de eso, al quedar en sus manos 17 de las 22 gobernaciones en juego -todavía queda una por definirse.
Algunos análisis de derecha y de izquierda coincidían en un punto: el chavismo ya no tendría fuerzas para la batalla. El movimiento histórico sería una imagen despintada de lo que fue, con capacidad para unos últimos guantazos al aire en una pelea perdida, a punto de caer por nocaut furioso o sobreacumulación de golpes. Así lo repiten desde hace varios años, cada vez más seguros, y de esa certeza desprenden conclusiones que escriben en artículos o proyectan en planes para el definitivo retorno al poder político.
La realidad en cambio, en los comicios electorales, les quita razón y capacidad política: el chavismo no solo tiene fuerzas, sino que logra victorias electorales inmensas. Este domingo fue una nueva prueba de eso, al quedar en sus manos 17 de las 22 gobernaciones en juego -todavía queda una por definirse. Un resultado contrario a los pronósticos repetidos por una oposición triunfalista, por los medios de comunicación dominantes que habían hecho un vacío alrededor de la contienda, y ahora no saben cómo explicar lo sucedido, salvo con la -predecible e insostenible- denuncia del fraude o no reconocimiento de los votos hasta el reconteo. ¿Dirán que hubo fraude allí donde perdieron y reconocerán los resultados donde ganaron?
El chavismo ganó entonces. La iniciativa política está de su lado: tiene la Asamblea Nacional Constituyente en ejercicio, con la legitimidad de origen de más de ocho millones de votos, y un mapa de gobernaciones a su favor. La derecha por su parte quedó fuertemente golpeada. Por un lado, el ala insurreccional/armada, centralmente Voluntad Popular (VP) y Primero Justicia (PJ), sumó su derrota de ayer a la de julio. VP queda sin gobernación, y PJ perdió Miranda, el estado gobernado por su principal dirigente, Capriles Radonski. En cuando a Acción Democrática, más propenso a una estrategia electoral, quedó con cuatro gobernaciones, sin pasar a ser una alternativa/amenaza al chavismo.
Significa que la derecha sufrió dos derrotas consecutivas en tres meses, sus dos alas quedaron mal heridas, y sus líderes demostraron no tener liderazgo. Su dependencia hacia los Estados Unidos y aliados, como la Unión Europea, se torna entonces mayor. Las señales desde allá se pusieron en marcha aún antes del domingo -¿ya anticipaban el resultado?- con la instalación del Tribunal Supremo de Justicia ilegal en la sede de la Organización de Estados Americanos. Es una certeza: el chavismo pelea contra los Estados Unidos. Si solo fuera un asunto nacional el adversario político sería pequeño, casi sin posibilidades.
Esto no significa subestimar las posibles reacciones que puedan desencadenarse desde dentro de Venezuela, articuladas a lo internacional. El mapa de las gobernaciones muestra que la derecha quedó con zonas estratégicas: fronterizas y petroleras. En un esquema de desgaste y asaltos, donde los ataques alternan entre la economía y la violencia política, esto puede indicar que en esos territorios y nudos económicos podrían profundizarse algunos de los golpes más fuertes. Es seguro que volverán a atacar, el conflicto alterna entre sus formas, nunca se detiene.
El chavismo por su parte queda con la ratificación de la iniciativa política en sus manos, y la urgencia de resolver la guerra/crisis económica. El resultado de ayer mostró que el tiempo de la política puede imponerse sobre el tiempo de la economía a la hora de votar, pero ese desgaste económico representa una erosión permanente en la vida de la gente de a pie, en las subjetividades, en la batalla cultural. Y así como la dirección ha ratificado la capacidad para resolver el conflicto político y llevarlo a los votos y no a la muerte, también ha dado señales de su dificultad severa de resolver esas necesidades económicas. ¿Es por un problema de modelo, de corrupción, de ataques internacionales? ¿Una mezcla de todo eso?
Ahí se debe poner la fuerza, la rectificación interna y las alianzas internacionales -esto último parece más avanzado, en particular con las alianzas rusas/chinas/indias. La mayoría de la población, así lo dicen los votos, quiere que sea este gobierno, este proyecto histórico, el que resuelva los problemas a los que se enfrenta el país. La derecha sigue sin poder construirse como una alternativa viable, como una propuesta de país creíble, una solución a las dificultades, producto de su propia incapacidad política, de leer a la sociedad venezolana, entender las razones del chavismo, los territorios y pasiones desde donde se gestó y se renueva este movimiento histórico.
Si se mide en plazos electorales no queda mucho tiempo. Las elecciones a alcaldes deberían ser dentro de poco, y las presidenciales en de un año. Con los resultados de las gobernaciones como indicativos, significa que el chavismo tiene posibilidades de mantenerse -la economía será clave- y la derecha se encuentro ante más incertidumbres que certezas. Esto podría traducirse en que intenten acelerar las acciones, sea para volver a intentar una salida por la fuerza, o para agudizar el desgaste sobre la población, el caso en la vida cotidiana. Uno de los planes de la derecha es empeorar el cuadro general para llegar a las contiendas electorales con el mayor desgaste posible, y traducir el descontento en votos. Hasta el momento solo funcionó en las elecciones legislativas del 2015 -no es la única explicación de aquellos resultados.
Como se sabe, las elecciones son un momento dentro del proyecto bolivariano, que se plantea construir el socialismo del siglo XXI -un horizonte borroso en esta etapa. Es decir que la revolución es más que las imprescindibles victorias en las urnas, es centralmente una construcción de poder popular territorial, económico, de una nueva institucionalidad comunal. Ahí debe volver a ponerse la mirada y articularlo junto con lo económico. El pueblo venezolano ha demostrado tener la capacidad para resistir las provocaciones armadas de la derecha, enfrentar el peso de la economía, y dar los primeros pasos para la sociedad por-venir. Radicalizar la democracia podría ser una de las tareas para esta etapa.

Venezuela, contra los pronósticos de quienes poetizan su caída -retomando la imagen escrita por José Martí-, está de pie y dio una lección histórica: se puede enfrentar esta nueva forma de guerra y ganar. Eso representa una victoria en lo subjetivo, un mensaje hacia fuera, una muestra más de que el legado de Hugo Chávez y el recorrido protagónico de la revolución se arraigaron en las profundidades del pueblo humilde, y desde esas zonas nace la fuerza en los momentos más difíciles.



Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:









Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales