Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Debate y construcción crítica sobre el estudio de la mercancía en El Capital

Taller de Estudio de la Escuela Nacional de Formación Política
El mundo capitalista se nos presenta como una gran fabrica de producción de mercancías, lo aparente es un mundo con una producción inmensa que busca cautivar por su gran capacidad de lujo y disfrute, sin embargo, esconde la explotación del trabajo humano mundial oculto y sometido detrás de las mercancías.
El trabajo en el modo de producción capitalista está atrapado en la elaboración de mercancías, casi todo el trabajo desarrollado por la sociedad termina sometido a la producción de objetos o servicios destinados al comercio y de los cuales una clase social, la burguesía, es la que se beneficia.
Desde ese punto de partida podemos evaluar cómo las distintas manifestaciones de trabajo se expresan en nuestra sociedad boliviana:
-La forma social del trabajo de la mujer en la vida doméstica no es remunerada pero es la que permite la reproducción de la fuerza de trabajo, para la producción de mercancías, por tanto permite que los empresarios cuenten con el desgaste diario de los trabajadores y que ellos puedan regresar al día siguiente sin remunerar el costo necesario que asume en su mayoría la mujer en el trabajo doméstico.
Sin embargo, no toda forma de trabajo está destinada a la producción de mercancías, tal es el caso del trabajo comunitario, que implica una relación de trabajo social encaminado por el valor de uso y utilidad a la comunidad sin convertirse en objeto de ganancia mercantil.
El análisis de Marx se refiere a países industrializados de Europa. Tenemos que ver cómo entender nuestra realidad desde el contexto en que vivimos.
¿Cómo valorar estas formas de servicios, de objetos en otra forma en nuestra nueva sociedad en la que queremos construir el socialismo comunitario?
Las mujeres desarrollamos el rol doméstico, el productivo (laboral) y el social. Solo nos pagan el rol productivo, no los otros roles. El trabajo doméstico no cuenta como trabajo productivo para el capitalismo: para este Modo de Producción todo trabajo vale si genera plusvalor. Marx dice que en el valor de la fuerza del trabajo cuenta la familia, que necesita a todos para reproducirse.
La familia se sostiene no solo con el trabajo de la fábrica. A las mujeres no se les paga por la reproducción de la familia. Hay un trabajo socialmente no remunerado. Ni la sociedad ni el Estado plantean esto.
El salario mínimo es la base sobre la cual vive la familia del trabajador, y desde el año 2006 el mismo ha pasado de 460 a 2000 bolivianos en Bolivia. Esto mejora la situación de las familias. El incremento del salario mínimo ha significado una recuperación de los costos de vida para el trabajador.
Otras formas de Trabajo
En el trabajo comunal se practica la complementariedad, la solidaridad, la ayuda mutua entre comunarios y la reciprocidad.
En la ciudad de El Alto se valora el tiempo en el trabajo artesanal que es mayor que el de la industria. El trabajo es familiar en la unidad económica productiva familiar.
Nuestras comunidades han desarrollado trabajo y productos no capitalistas: intercambios entre niveles ecológicos.
Además de esas formas de trabajo se encuentran también como forma colectiva, el trabajo desarrollado por las empresas asumidas por trabajadores.
-¿Por qué se arruinan los pequeños negocios y pequeños productores en el momento actual?
Para la producción de mercancías hay un tiempo socialmente necesario como medida de los procesos de producción de un país que tienen que ver con el nivel de industrialización y tecnificación, instrucción del trabajador y costos de materiales e insumos para la producción.
En base a esa medida media en la sociedad boliviana es que se establecen parámetros de los costos de producción, por ejemplo, un pantalón en el promedio del tiempo socialmente necesario puede costar producirlo 100 bolivianos, sin embargo si ese pantalón llega a 50 bolivianos por industrias con una media menor de tiempo socialmente necesario como el caso de la industria china, ocasiona que el valor generado por los trabajadores bolivianos se reduzca a la mitad, quienes tendrán que trabajar el doble para igualar ese coste de producción.
La medida del neoliberalismo para no perder ganancia es sobre explotar al trabajador, como lo hacía Marcos Iberkleid en AMETEX pagando centavos por cada fracción de trabajo en condiciones de maquila.
¿Cómo trabaja el Estado sobre este elemento?
Si le damos el protagonismo al empresario privado se sigue la explotación capitalista. Si el Estado toma en sus manos la producción, no se dirige a enriquecer al empresario privado. Reducimos parte de esa tendencia en nuestro gobierno, con la presencia del Estado en la economía como productor y redistribuidor de la riqueza, también con las medidas tomadas para fortalecer las economías comunitarias y de trabajadores, las cuales no tienen la visión de enriquecimiento. Sin embargo esto ha sido en parte porque aún es dominante el Modo de Producción Capitalista.
Es importante entender de otra forma la obra de Marx que defiende el valor de uso que hay en el trabajo no capitalista.
Propuestas
-Como Estado debemos fortalecer más las economías no capitalistas donde la mayoría se favorecería del valor generado por el trabajo colectivo, también fortalecer las empresas estatales que le quitan el monopolio a las capitalistas. Retomar el comunitarismo y liberar al trabajo de la producción mercantil.
El poder económico debería llegar a las comunidades. El discurso de transición de la economía plural debe ser superado, dando poder a las comunidades y a las unidades productivas colectivas y de trabajadores.
Por otro lado, el crecimiento de nuestra economía sin haber salido del modo de producción dominante que es el capitalismo, ha conllevado al crecimiento de la burguesía en el país, que ahora se está codeando entre los grandes de la región y que como clase social tiene un propio proyecto político distinto al nuestro. Hay que develar las contradicciones que oculta el sistema.
-En nuestro proceso deberíamos liberar el trabajo del capitalismo, para que no esté sometido a la producción de mercancías. Empresas estatales no ligadas a la mercancía. Lo que planteó el Che fue cambiar la lógica, la finalidad del sistema económico. Dirigir el trabajo a satisfacer necesidades humanas no con la lógica capitalista. Es complicado porque es algo nuevo. No podemos construir una sociedad distinta con viejos parámetros.
La lógica capitalista hace que la sociedad no vea hacia dónde va, encaminándola solo a aumentar la productividad y la acumulación no destinada a satisfacer necesidades humanas. Es un camino de ciegos. Es producir, no importa si es importante o no para la vida, ejemplo de ello es que los tres negocios más grandes del mundo son destructivos (armas, drogas, tráfico humano).
Hoy algunas costumbres comunitarias se han contaminado del espíritu capitalista, eso nos recuerda la frase de Marx en la que indicaba que “Todo lo sólido se desvanece en el aire; todo lo sagrado es profano, y los hombres, al fin, se ven forzados a considerar serenamente sus condiciones de existencia y sus relaciones recíprocas” Salir de la lógica que encierra al trabajo solamente en la producción de mercancías se hace una necesidad.
Autocríticas a Nuestro Proceso de Cambio
La banca ha generado 15.000 millones de dólares, que son producto del trabajo humano que paga deudas por los préstamos y servicios del banco. Esa acumulación ha servido al sistema privado. Por otro lado el Banco Unión funciona como privado aun siendo el socio mayoritario el Estado, y esa lógica de funcionamiento no solo no es transpartente, sino que impide salir de la lógica del crédito capitalista. Marx planteó estatalizar la banca.
La única fuente de valor es el trabajo humano y en los subproductos de la banca el único trabajo humano generador de valor es de quien paga sus deudas. En 2008 la crisis internacional mundial fue por generar subproductos a través de la especulación alejándose del trabajo humano, sin una base productiva real, por ello el sistema económico financiero mundial colapsó.
-Como socialistas debemos salir de la lógica de producir solamente valor de cambio. Estudiar a nivel nacional los modos de producción en nuestro país para asegurarnos una buena planificación encaminada hacia la construcción del socialismo comunitario. Fortalecer las formas de trabajo colectivo. Queremos ser un país industrializado pero también ecológico respetando a la madre tierra, afectándola solamente lo necesario.
También debemos valorar el fin social de toda forma de trabajo que no esté encaminada únicamente a la producción de valores de cambio sino también de valores de uso.
Queda organizar las unidades productivas social comunitarias, fortalecer el rol económico del Estado. Retomar la producción familiar, comunitaria, donde no hay salarios sino distribución de la riqueza generada por los trabajadores y así lograr que el modo de producción capitalista deje de ser el dominante.


La Paz, 21 de octubre de 2017

Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp
Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:









Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales