Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

El debate sobre lo urbano-rural

Por: Jorge Albarracín
A escala mundial y regional, se han generado, en los últimos años, una serie de cambios importantes, tanto económicos y políticos como sociales, culturales, institucionales y ambientales, que están configurando un nuevo escenario en las relaciones urbano-rurales. Para entender y participar en el marco de estas nuevas relaciones están surgiendo diversas interpretaciones y acciones como seguir mecánicamente los procesos de urbanización o plantearse una nueva reflexión y construcción de enfoques, marcos teóricos y conceptuales que permitan entender y explicar desde un punto de vista práctico y teórico estos cambios y fenómenos que están generando verdaderas revoluciones en las relaciones urbano-rurales en los hábitos alimentarios y en el rol que juega cada región en este proceso acelerado de urbanización que se da en todo el planeta.
El dato acerca de que para 2050 entre el 75% y el 80% de la población mundial vivirá en las ciudades ha despertado un frenesí y la búsqueda de la formulación de políticas urbanas y presupuestos que estén destinados principalmente a los centros urbanos. Esto muestra, por un lado, un error grave, tanto desde la perspectiva sistémica como la ambiental. En el IV Foro Internacional Andino Amazónico de Desarrollo Rural, a realizarse el 18 y 19 de octubre en La Paz, se pondrá en debate esta premisa y no es casual que en la primera de cuatro mesas de este evento internacional se hable primero de lo rural y luego de lo urbano, debido a las siguientes consideraciones: desde un punto de vista sistémico no se puede privilegiar tan solo lo urbano, ya que existen relaciones sistémicas y ecológicas entre el área rural y urbana. La calidad y sanidad de los alimentos que entran al sistema urbano dependen de las salidas y la demanda que generan las ciudades. Si las ciudades emiten desechos y contaminan las aguas y suelos de las zonas productoras de alimentos, los alimentos que les llegarán a los consumidores urbanos estarán obviamente contaminados, lo cual generará en el corto y mediano plazo problemas de salud en al área urbana y esto representará mayores gastos en los sistemas de salud del Estado, además de una población activa y en edad de trabajar que estará más tiempo en los hospitales que en su trabajo. Los municipios que se encuentran enfrascados en la mirada clásica urbanística, donde para ellos el tema ambiental es tener áreas verdes, no están considerando el efecto e impacto del crecimiento urbano en los sistemas y zonas de producción de alimentos.
Con relación al tema ambiental, es importante tener en cuenta que para los gobiernos municipales no está tan claro como se supone que las ciudades sean los sistemas más frágiles desde el punto de vista ecológico, ambiental, energético y de seguridad alimentaria. Las ciudades generan cada vez mayor cantidad de basura per cápita y la población o comunidades cercanas a los rellenos sanitarios no quieren tener uno cerca de sus viviendas por aspectos de salud. En términos energéticos, las ciudades consumen y requieren cada vez más, una gran cantidad de energía para mantener su estilo de vida y de desarrollo, lo cual las hace poco sostenibles y menos viables en el tiempo. Pero en Bolivia no se discute una estrategia acerca de cómo hacer que nuestras urbes no sigan en esta lógica y más bien pasen a estructuras más sostenibles.
La seguridad alimentaria no solo se refiere a la sanidad, sino a los problemas de calidad de los alimentos, ya que ahora el debate no es únicamente el cómo resolver los problemas de desnutrición, sino cómo controlar los problemas de obesidad que se están dando mayormente en las metrópolis debido al acceso a la comida chatarra. Esto último debido principalmente a los cambios de hábitos alimentarios, los cuales a través de un círculo vicioso del mercado están determinando que la industria de los agronegocios construya una demanda a través del marketing en favor de los alimentos producidos por las transnacionales.
Finalmente, esta mesa pretende discutir y poner en el debate las nuevas corrientes que pretenden explicar la lógica y el contexto en el cual se están conformando estos escenarios, que van desde lo local hasta lo global. Estos procesos implican en su interior la organización, reorganización y cambios estructurales de los territorios, que abarcan aspectos tanto económicos como políticos, productivos, sociales y geopolíticos y demandan la formulación de políticas públicas (nacionales, departamentales y municipales) que respondan a estos cambios y nuevos escenarios en las relaciones urbano-rurales.

Jorge Albarracín, coordinador del doctorado en Ciencias del Desarrollo Rural, CIDES-UMSA.
Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:









Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en