Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

La trama de la informalidad

Por: Charls Ticona Rojas
El tema de la informalidad, ligada a la preocupación por la generación de empleos dignos y de calidad, ha sido recurrente en los debates de la economía nacional. De acuerdo con ciertos economistas, la informalidad constituye una de las causas de nuestro bajo crecimiento y desarrollo, ya que, según ellos, al tener una baja productividad, generan poca riqueza. Para definir qué entienden por informalidad recurren a una serie de aspectos legales (no cumplen las leyes), fiscales (no pagan impuestos), institucionales (el Estado, con sus normas laxas y costosas, frena su formalización), modernistas (asociados con la tecnología y la competitividad) y economicistas (una supuesta racionalidad maximizadora).
A estos aspectos se suman prejuicios que ciertos grupos tienen sobre las poblaciones ubicadas en la economía informal, y que en su mayoría son migrantes de zonas andinas. Tiempo atrás criticaban y decían que estas poblaciones eran haraganas, que no les gusta trabajar. Después, cuando comenzaron a trabajar más de 12 horas al día, igual se los criticaba por su falta de ahorro, porque “apenas agarran algo de dinero, se los gastan en sus fiestas”, decían. Y ahora que ahorran y acumulan, se los ve con desconfianza, se sospecha de su dinero. Y un prejuicio más frecuente entre las prácticas empresarial y estatal: tener que demostrar una buena presencia para obtener un empleo en el sector formal.
Pues bien, estas poblaciones inmersas en la economía informal no son marginales, no son ningún ejército de reserva ni agentes racionales tal como algunos teóricos quisieran que fueran. Ellos son hechura de un proceso histórico que se remonta hasta la Colonia. Como explica el antropólogo alemán J. Golte, ante la dejadez del Estado colonial y de los conquistadores de asumir las riendas de la producción agrícola andina (y vivir de las rentas de la tierra), muchas de las poblaciones indígenas mantuvieron su autonomía, autodeterminación y sus formas de cooperación sobre la organización económica. Esta forma de organizar la actividad económica de manera independiente fue trasplantada a las ciudades al momento de migrar, generando así sus propias oportunidades de empleo.
Por eso, su existencia y permanencia no depende del ciclo económico. Se valen de su ética laboral, de sus redes familiares y locales, además de acuerdos personales para desarrollar el mercado interno y vincularse al mercado externo, tal como lo hicieron antaño los arrieros, comercializando por todo el espacio colonial andino (desde Ecuador hasta la Argentina). Y la razón de ello, según Golte, es que “la población, en su afán emprendedor, no se encontraba con un mercado con competidores y productos competitivos, sino en amplia medida con una demanda desatendida, fácilmente satisfecha si se ofrecía algún producto o servicio a bajo costo que cubriera en alguna forma la necesidad”.
Así pues, ante un Estado que por mucho tiempo estuvo ausente y un mercado que les generaba expectativas, utilizaron su cultura como una caja de herramientas y al mercado, como un mecanismo que les permita competir con éxito, aventajando incluso a las empresas formales.
Entonces, no solo hay que hablar del sector informal como un simple dato económico u ocupacional, hay que examinarlo integralmente, solo así se podrá quitar el estigma que han formado de este sector ciertos teóricos y parte de la población. Tal como el antropólogo alemán L. Huber señaló, hay que verlos bajo “un cuidadoso optimismo sobre la democratización del país a través de (su) participación (...) en la vida socioeconómica y política”, con todas las ambigüedades y dificultades que conllevan.


Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:









Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en