Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Matar las esperanzas



Por: Julieta Paredes 

En este camino de sentir que venimos al mundo para mejorarlo hay un sentimiento que nos sostiene como oxígeno, como tierra firme y maderita en medio de un naufragio en mar abierto; es el sentir en nuestra piel las cálidas caricias de la esperanza. Deambulando por las calles de esa soledad que a veces nos agobia, encontrarnos a la esperanza que nos abraza en una vuelta de la esquina. Es una sorpresa, es un sacudón a estos nuestros cuerpos cansados de tanto intento, que de tantas traiciones y contradicciones desfallecen y quieren rendirse; cuerpos que a veces pierden el rumbo y ese sacudón esperanzador les (nos) devuelve a la vida…

La esperanza nos abriga, nos acuerpa, nos protege y nos da su cálida y amorosa mano y nos reconecta con los sueños. Nos recuerda aquellos mundos que inventamos, y que si los inventamos son posibles; si no, no nos los hubiéramos imaginado. Todos esos sentimientos, todas esas acciones son posibles con la esperanza viva, con la esperanza luchando a nuestro lado. Entonces, podemos darnos cuenta que lo que constituye una terrible amenaza para un sistema de pesadillas, dolores y opresiones son, pues, indudablemente las esperanzas.

Las esperanzas, tan lindas ellas, son la amenaza para los opresores y opresoras. Las esperanzas que se anidan en nuestros corazones, que se esconden de las dictaduras en medio de las sístoles y diástoles de nuestros asustados corazones son el peligro para las explotaciones y las discriminaciones. Las esperanzas, tan valiosas para la humanidad, pero qué irónico, son perseguidas hasta por nosotras mismas, que después de un mal sueño nos deshacemos en llanto y queremos dejar de creer, nos desesperamos y hablamos pestes de ellas y las perseguimos con cuchillos palos y escobas.

Cuán criminal entonces es el papel de las traiciones, es lo peor que nos puede pasar, pues en verdad no atacan a los cuerpos, sino a las esperanzas. Las traidoras y los traidores son lo peor en el camino de la lucha, pues estando a nuestro lado, maquinan matarnos, destruirnos. Beben y comen de nuestras luchas, pero en realidad están envenenando nuestro alimento, nuestro aire, nuestras tierras.

Sin embargo, podemos remontar el vuelo. La prueba es que a 50 años del asesinato del Che Guevara estamos y seguimos luchando con esas esperanzas de cambiar el mundo. No pudieron con él, y con nosotras, tampoco, ni podrán con los pueblos que luchan. Quieren matar las esperanzas, pero siempre estas hermanitas están renaciendo por todo lado, pues sus crías están repartidas en la tierra, en la lucha, en la alegría, en las risas, en los orgasmos, en las escuelas, en la música. Las esperanzas viven en la vida misma, y también en la muerte de las luchadoras y luchadores. Las esperanzas son, por tanto, inmortales, solo se apagan cuando las abandonamos, solo se debilitan cuando dejamos de creer. Pero nos esperan a la vuelta de la esquina para consolarnos, abrazarnos y devolvernos la vida.


Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:









Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales