Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Preocupaciones sobre el déficit fiscal

Por: Omar Rilver Velasco Portillo
En semanas pasadas algunos medios de prensa y exautoridades de administraciones anteriores pusieron en la mesa del debate nacional el déficit fiscal con un evidente deseo de generar un clima de intranquilidad. En sus interpretaciones se estaría gastando demasiado, los retornos de los gastos serían dudosos, y se estarían agotando los recursos de las reservas internacionales y presionando la deuda para complacer a los apetitos fiscales del Gobierno. Esta mirada simplista del déficit fiscal no puede sino ser discutida a profundidad, puesto que es inapropiado evaluar la política fiscal con base en un único indicador, sin analizar la composición de ingresos y gastos, el tipo de financiamiento y, peor aún, sin comprender su temporalidad.
En primer lugar es importante aclarar que el ahorro fiscal generado por el sector público entre 2006 y 2016 fue en promedio de un 13,1% del PIB. El ahorro fiscal es la diferencia entre los ingresos y los gastos corrientes. Incluso el ahorro del Gobierno se dio en los últimos tres años de déficit fiscal, donde el balance corriente representó 12,2% del PIB en promedio. ¿Por qué entonces si hay ahorro existe déficit fiscal?
El ahorro del sector público es utilizado para financiar la mayor parte de la inversión pública, pero no la totalidad. He ahí la explicación de los déficits fiscales. La inversión pública, a diferencia del gasto corriente, tiene un impacto diferente en la economía. El primero aumenta la capacidad de producir más bienes y servicios, contribuye a mejorar la productividad del sector privado con mayor infraestructura física, y a incrementar la generación de valor agregado a nuestras exportaciones. En cambio el gasto corriente se destina a la administración pública para garantizar su funcionamiento.
Gracias al impulso de la inversión pública logramos pasar de una tasa de inversión de 14% del PIB en 2006 al promedio de América del Sur de 20% en 2016, y esta es la variable que nos mantiene en los primeros lugares del ranking de crecimiento económico de la región. Pero fuera de los efectos virtuosos que tiene la inversión en el crecimiento, queda pendiente la explicación de su sostenibilidad en las cuentas públicas.
La sostenibilidad fiscal es una discusión de mediano y largo plazo, y no de corto plazo como confusamente se malinterpreta. Cuando se financian gastos de inversión, la posición neta deudora del sector público no se ve afectada en el largo plazo, porque esos recursos generan retornos. Está por demás demostrar como ejemplo que la planta de urea generará $us 233 millones de ingresos anuales estimados, sobre una inversión total de $us 943 millones. Es decir, en pocos años las inversiones serán más que compensadas por los nuevos ingresos fiscales que se generen.
El financiamiento de la inversión pública está respaldado, como ya se mencionó respecto al ahorro fiscal actual y los saldos acumulados en gestiones pasadas. Es por esta razón que el aumento de la deuda ha sido bastante moderado en los últimos años, llegando a cerca del 22% del PIB, con un margen amplio de endeudamiento hacia adelante, y donde las reservas internacionales se mantienen en niveles elevados (28% del PIB), y cuyo uso está dirigido exclusivamente a los megaproyectos productivos con retorno asegurado.
Además, el déficit fiscal explicado por la inversión pública tiene un comportamiento claramente temporal hasta que se concluyan los grandes proyectos de industrialización en el país, y no tiene un carácter inflexible en el tiempo como el gasto corriente.
En el vocablo neoliberal existe una sola definición de déficit fiscal, sin distinguir entre gastos corrientes y capital, porque las inversiones fueron casi inexistentes. El déficit fiscal seguramente fue una preocupación en el pasado porque se tenía que recurrir a ayuda externa para cubrirlos, y esa histéresis muy probablemente aún persista en la mente de algunos economistas, pero lo que fue malo en el pasado no tiene por qué serlo hoy en día.


Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:









Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en