Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Influencias de la Revolución rusa de 1917 en Bolivia


Por: José Roberto Arze
La Revolución rusa se presentó ante el mundo como el ‘primer paso’ de una revolución mundial, a realizarse por los proletarios encabezados por un partido revolucionario
La Revolución rusa de Octubre de 1917 (precedida por las revoluciones de 1905 y febrero de 1917) pertenece al grupo de hechos históricos de importancia mundial. Tuvo una influencia poderosa en la humanidad y la sigue teniendo, a pesar del derrumbe del Sistema Socialista Mundial. Fue el hito inicial del socialismo (no sólo en Rusia, sino en muchos otros países), desencadenó (o ayudó a desencadenar) intensas luchas sociales y políticas en los cinco continentes, repercutió en otras revoluciones como las de la China, Cuba, Vietnam, entre otras, y contribuyó a derruir el sistema colonial en países de Asia, África y América, entre muchas consecuencias. El perfil de sus ideales comprendía la libertad, la igualdad, la planificación económica, el internacionalismo proletario y la paulatina extinción del Estado, pues la “dictadura del proletariado” no era sino una fase transitoria para garantizar la realización de estos ideales. (Si esos ideales se convirtieron o no en realidad es otra cuestión).
Lo primero y lo más importante de su influencia es que Rusia constituía el “ejemplo” apetecible por los trabajadores y oprimidos. Pero en Bolivia, como en otros países, hubo distintas manifestaciones, de las que destacaremos sólo algunas.
Primeros pasos del comunismo criollo
La Revolución rusa se presentó ante el mundo como el “primer paso” de una revolución mundial, a realizarse por los proletarios encabezados por un partido revolucionario. En Bolivia, aunque ya se habían forjado numerosas organizaciones mutuales y sociales desde mediados del siglo XIX, estas devinieron o dieron paso, a partir de la década de 1920, a organizaciones sindicales y partidos políticos de trabajadores. Los partidos comunistas, fundados todos bajo la inspiración del modelo ruso, se agruparon en la III Internacional o Internacional Comunista (IC) –que subsistió hasta 1943-.
Aunque la IC, a través de su Secretariado Latinoamericano, y la Internacional Sindical Roja, actuaron sobre Bolivia, no pudieron plasmar la creación de un Partido Comunista sino mucho tiempo después. Se formó así, en lucha contra anarquistas y trotskistas, la Confederación Sindical de Trabajadores de Bolivia (CSTB), ligada a la Confederación de Trabajadores de América Latina (CTAL). Varios partidos surgidos entre 1935 y 1940 se proclamaron marxistas, siendo los más importantes: el Partido de la Izquierda Revolucionaria (PIR), que tuvo por líderes principales a José Antonio Arze y Ricardo Anaya, el Partido Obrero Revolucionario (POR), cuya fracción principal fue liderizada por Guillermo Lora, y el Partido Socialista Obrero Boliviano (PSOB), encabezado por Gustavo Adolfo Navarro o “Tristán Marof”, además de muchos grupos menores. Salvo el POR, adscrito a la IV Internacional (trotskista), los otros dos prefirieron mantenerse orgánicamente independientes de cualquier Internacional Política.
El Partido Comunista nació en 1950 y tres décadas después tuvo su experiencia de partido gobernante como parte de la Unidad Democrática y Popular (UDP) en 198285.
Repercusión de las ideas comunistas
La propagación de la ideología y la literatura socialista es un otro aspecto importante. Después de la Revolución rusa, la divulgación de esta literatura fue grandísima en Bolivia, y llena de no pocas persecuciones y represiones. Las obras de Marx, Engels, Lenin, Plejanov, Stalin, Bujarin, Trotsky, Kautsky, Labriola, Mariátegui, Ponce, y otros, vinieron principalmente a través de las editoriales españolas, argentinas, mexicanas y chilenas; por el escaso desarrollo de la industria gráfica, en Bolivia se editaron “comercialmente” muy pocas obras.
En las décadas del ‘40 y del ‘50, la Editorial Trabajo publicó el “ Manifiesto Comunista”   (con las notas de David Riazanov); “ Marx y el marxismo” , de Lenin; “ El ABC del comunismo ”, de Bujarin; “ Los problemas económicos del socialismo”, “Sobre el materialismo dialéctico y el materialismo histórico” y “ Acerca del marxismo en la lingüística” , de Stalin; y quizá algunas más, al margen de ediciones partidarias (entre ellas varias obras de Trotsky publicadas por el POR). Surgieron además los teóricos y difusores bolivianos del marxismo, los sociólogos y ensayistas políticos que, proclamándose marxistas, expusieron, a su manera, la doctrina marxista y la aplicaron a la interpretación de la realidad boliviana. Tendrían que repetirse aquí los nombres de todos los líderes ya mencionados, y agregar además, entre otros importantes, a Arturo Urquidi, Eduardo Arze Loureiro, Abelardo Villalpando, Alipio Valencia Vega, Ernesto Ayala Mercado, Sergio Almaraz, René Zavaleta Mercado.
A la literatura sociopolítica hay que añadir necesariamente la difusión de la literatura rusa (no sólo la clásica de Dostoievski, León Tolstoi, Chejov, Gogol, Chernishevski) sino especialmente la que emergió con la Revolución: Máximo Gorki, Vladimir Maiakovski, Ilia Ehrenburg, Gladkov, Sholojov, Bunin, Alexei Tolstoi, Ostrovski, Polevoi y el mismo Boris Pasternak, tan grande y tan incomprendido al mismo tiempo, que eran lectura habitual de los militantes revolucionarios. Bajo su influencia próxima o remota, aparecieron poetas y escritores bolivianos (con creaciones más o menos heterogéneas) en los campos de la poesía, la novela, el cuento, el teatro y la crítica. Muchos se llamaron izquierdistas; pocos, marxistas, socialistas o comunistas. De este numeroso grupo, mencionaré unos cuantos: en poesía, Luis Luksic, Óscar Alfaro, Luciano Durán Böger y Ramiro Barrenechea. En novela, creo que los más abiertamente socialistas han sido Jesús Lara y Néstor Taboada Terán. La crítica desde un punto de vista socialista militante tuvo como exponentes a José Antonio Arze, Eduardo Ocampo Moscoso, Guillermo Lora y algunos otros. La música y las otras manifestaciones de la cultura merecerían listados separados.
Consideraciones finales
En cuanto a la faceta institucional, es necesario investigar en qué medida la experiencia educativa de Warisata, los cambios revolucionarios producidos a partir de 1952 (reforma agraria, nacionalización de minas, entre otros) y los ensayos de planificación económica, recogieron influencia rusa. En 1970, cuando se desenvolvió la Asamblea del Pueblo, no faltaron voces que quisieron presentarla como una especie de soviet .
La política diplomática merece también una mención especial. El mundo capitalista “bloqueó” a la Rusia soviética y ésta tuvo que luchar largamente por el reconocimiento diplomático. La lucha de los partidos de izquierda por lograr relaciones diplomáticas y comerciales con la URSS fue parte cotidiana de su acción política. Bolivia las estableció en 1945, pero ellas no se hicieron efectivas sino en 1969, siendo el primer embajador boliviano Julio Garret Ayllón.
Sobre el antisovietismo (de manera específica y, en general, sobre el anticomunismo) habría que realizar una indagación especial. Por de pronto nos limitamos a mencionar que Nicolás Fernández Naranjo publicó un opúsculo de “crítica” a la “dictadura comunista” en Rusia, a comienzos de los ‘30 del siglo pasado .
Tales son algunos datos sobre las influencias de la Revolución rusa en Bolivia, cuyo centenario se cumple en estos días.
José Roberto Arze. Historiador y bibliógrafo boliviano.

@CorreodelAlba

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales