Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

La comparsa de los cinco anulados


Por: Camilo Katari

Recuerda el lector que hace muy poco un medio de comunicación privado se encargó de hacer una encuesta para conocer la percepción ciudadana respecto de la oposición a partir del trabajo que realizó la Empresa Captura Consulting, la que divulgó estos resultados que se destacan datos sobre el nivel de desaprobación de los principales dirigentes de la oposición boliviana.

Cabe pues otra vez recordar al ciudadano que, frente a una nueva embestida de los opositores reprobados, los resultados fueron contundentes al mostrar una desaprobación que dejaron mal parados a los opositores.

Rubén Costas que forma parte de la comparsa de los cinco, registra una desaprobación del 56,7%; Jorge Tuto Quiroga 63,3%; Carlos Mesa llega al 42,2%; y ni qué decir de Samuel Doria Medina que resultó reprobado con 52,7%.

A estas alturas, cuando la manifestación del rechazo ciudadano es evidente a quienes tienen bajo su conciencia el peso de una historia de cuoteo en aquellos gobiernos donde nadie hablaba del respeto a la democracia, es una señal hipócrita que ellos se autoproclamen como los abanderados de la democracia… “Nosotros somos ciudadanos comprometidos con la democracia... (sic) luchamos contra la corrupción y la manipulación de la Justicia, etc… Recordar que principalmente Carlos Mesa, Tuto Quiroga y Samuel Doria Medina participaron activamente durante los gobiernos de sus respectivos partidos políticos en el cuoteo del ex Congreso de la República, de las máximas instancias de decisión judicial.  ¿Ahora, tienen un mínimo de moral?

También habrá que recordar que fue esta oposición, que ahora alienta el voto nulo en las elecciones judiciales del 3 de diciembre, cuyos asambleístas nacionales participaron del proceso de selección, y que incluso pusieron altas calificaciones a algunos.

La ausencia de un proyecto político viable, la imposibilidad de generar una propuesta alternativa convincente, la falta de liderazgo y los intereses sectarios, entre varios defectos políticos, han llevado a los opositores al descrédito y aislamiento.

El aprovechar del momento electoral es su único recurso y espacio para tratar de revivir a su nostalgia del pasado, de su ‘pasanaku’ de cuoteos y venta de cargos en el Órgano Judicial de su época. Por eso vemos y oímos que su crítica es vacía, carente de ideas y de contraste de argumentos. Sus denuncias se caen por sí solas porque están basadas en la mentira; aunque utiliza medios de comunicación aliados a sus intereses para magnificar supuestos hechos irregulares, no han podido alterar la opinión favorable al Gobierno.

Reiteramos, el llamado al voto nulo busca anular al ciudadano porque eso significa en los hechos este tipo de voto; es decir, el ciudadano acaba anulado como tal porque no ha participado en la conformación de un poder del Estado, y por este mismo hecho se ve luego imposibilitado de pedir a ese Estado cuentas de sus actos.

Tal como en la campaña hacia el 21 de febrero de 2016, los medios y las redes sociales —que en la estrategia de subversión ideológica imperial en el mundo son la punta de lanza en la preparación de las condiciones para las distintas modalidades de injerencia y posible intervención—, serán fundamentales en manejar discursos de sectores que seguirán manipulando desde las redes y los medios privados.

A la pandilla de los cinco habrá que recordarles que no se puede pedir derechos cuando no se asume obligaciones. Así, el llamado al voto nulo es una cordial invitación a que el ciudadano renuncie a ser partícipe en la consolidación del nuevo Estado.

En consecuencia, la campaña por el voto nulo los anula automáticamente porque su pasado ya tuvo un precio y el soberano sabe que por el cuoteo se anularon.

Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp


Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:









Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales