Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

España: La cotidiana exaltación franquista de la ministra de Defensa y los suyos

Por: Luis Gonzalo Segura
En Alemania, la exaltación del fascismo es perseguida y penada, mientras que en España, a la vista está, es premiada y recompensada. Esta, no cabe duda, es una de las grandes diferencias que nos separa de los germanos.
Allí, en Alemania, donde el calor de nuestra corrupción y degradación no llega con tanta intensidad, los políticos dimiten por una tesis copiada. Aquí, ni decenas y decenas de casos de corrupción provocan que nuestros gobernantes abandonen el sillón. Y peor aún, se puede constatar con consternación cómo millones de españoles acuden a las urnas a votarles con febril 'patriotismo'.
En la desfachatez en la que vivimos, María Dolores de Cospedal, ese siniestro personaje que en Alemania ya conocería el mundo carcelario y el repudio social por tantas y tantas corruptelas, ha sido recientemente coronada como ministra de Defensa. Algo que en cualquier país avanzado habría supuesto un auténtico escándalo, que habría forzado dimisiones y abierto una crisis de considerable magnitud, en España no generó casi ninguna reacción de consideración. Tan acostumbrada está nuestra tierra a tales ultrajes que su nombramiento solo constituyó uno más que añadir a la interminable lista.

María Dolores de Cospedal, ministra de Defensa de España /Sergio Perez / Reuters
Una vez en el poder, Cospedal tenía que sacar lo mejor de sí misma: su recalcitrante franquismo. Así, hemos sido conocedores en fechas recientes de la subvención de los chicos y chicas de la ministra de Defensa a una asociación franquista, lo que se une a una interminable lista de arrebatos que recuerdan a una época anterior, producidos por Cospedal y otros exministros de Defensa (como Morenés, Chacón, Alonso, Bono, etc.).
Por ejemplo, este verano, supimos que la efeméride que se leyó el 18 de julio fue una exaltación de la sublevación militar; el año pasado, una charla de un historiador franquista llenó el auditorio del Centro Superior de Estudios de la Defensa de altos mandos militares; o hace dos años, en 2015, algunas unidades militares terminaron comiendo en Casa Pepe, un restaurante-museo que homenajea a Franco.
También hay unos cuantos 'gatillazos franquistas', como cuando se tuvo que cancelar, el año pasado, la presentación de un libro en el Museo del Ejército que iba de lo mismo, de alabar al amadísimo Caudillo.
Y eso por hablar solo de los últimos dos años, porque el que quiera encontrar más información, ahí tiene 'El libro negro del Ejército español', con sobrados datos para demostrar la filia franquista de nuestra cúpula militar y nuestro Ministerio de Defensa hasta acongojarse. Porque esto viene de lejos, de muy lejos. De hace ochenta años.



Luis Gonzalo Segura, exteniente del Ejército de Tierra de España
Uno de los grandes problemas de este país es la estructura franquista que subyace bajo la apariencia de edificio moderno, la misma que nos impide avanzar en muchos aspectos.
Luis Gonzalo Segura, exteniente del Ejército de Tierra de España

Una de las últimas grandes novedades de la exaltación franquista es su descaro, directamente proporcional a la persistencia de los votantes. Por ejemplo, el número dos de Cospedal, Agustín Conde, es un reconocido seguidor de Franco, especialmente desde que propuso la celebración de un pleno de la Comisión de Defensa en el Alcázar de Toledo un 18 de julio. No es un caso aislado, ya que bastaría recordar al anterior director de la Guardia Civil, el 'cadenero' Arsenio Fernández de Mesa. Y así le va al Ministerio de Defensa, ese que pagamos todos, de catástrofe en catástrofe y de disparate en disparate.
En definitiva, la exaltación franquista en las Fuerzas Armadas españolas es tan cotidiana y tan asumida socialmente que, por supuesto, nadie se plantearía investigar a los militares de esta filiación, como sí han hecho los alemanes con aquellos que demostraron tener ideologías nazi o comportamientos intolerantes (275 militares fueron investigados por ello). Mucho menos se proyectaría hacer una inspección a todos los cuarteles para realizar una limpieza de aquellos objetos y recuerdos de la época de Franco, como la que los alemanes hicieron este mismo año.
Así pues, como ha quedado constatado, uno de los grandes problemas de este país es la estructura franquista que subyace bajo la apariencia de edificio moderno, la misma que nos impide avanzar en muchos aspectos. Desgraciadamente, hasta que no encaremos el problema y consigamos desembarazarnos de esta mortaja, no podremos ser un país avanzado.
Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp


Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:









Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en