Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Los desafíos de la clase obrera en Bolivia

Por: Eduardo Paz Rada
Los sindicatos de los trabajadores bolivianos y su organización matriz, la Central Obrera Boliviana (COB), después de veinte años de la arremetida neoliberal (1985-2005) que los puso en una situación sumamente débil y crítica, tienen el desafío de asumir un papel protagónico en el proceso político y económico del país con la finalidad de profundizar las transformaciones revolucionarias y antiimperialistas ejecutadas hasta ahora por el gobierno del presidente Evo Morales Ayma, los Movimientos Sociales y el Movimiento al Socialismo (MAS).
En un momento en que en los otros países de la región, como Argentina, Brasil, Uruguay y Perú, aún antes Chile, llevan adelante reformas laborales que atacan duramente a la fuerza de trabajo y a sus organizaciones para favorecer a los intereses de las empresas transnacionales y a las burguesías locales e internacionales para que consigan mayores ganancias, en Bolivia se mantiene una política proclive a los trabajadores, sin embargo algunos grupos de dirigentes se han sumado al discurso de los partidos conservadores y neoliberales atacando al gobierno y planteando terminar con el mismo.
Los grandes medios de comunicación opositores y las redes virtuales se han convertido en las vías a través de las cuales se realizan campañas contrarias al gobierno buscando la pérdida de su legitimidad, amplificando casos puntuales de corrupción o delincuencia que siguen su curso policial y legal; campañas a las cuales se suman los sindicalistas que provienen de tendencias de la izquierda cipaya y de corrientes vinculadas a las Organizaciones No Gubernamentales (ONG) ambientalistas financiadas desde Europa y Estados Unidos.
Recuento histórico
La COB, creada en 1953 en el contexto de la Revolución Nacional del 9 de abril de 1952, constituyó parte del gobierno junto al Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR) de esa época y fue un factor de poder durante treinta años, fue golpeada duramente por la reformas neoliberales que impusieron la masacre blanca a más de treinta mil trabajadores de las minas y la fábricas, la libre contratación laboral, la reducción de salarios, la anulación política y social de sus organizaciones y la pérdida de su rol histórico.
En los últimos diez años, con las nacionalizaciones de empresas, la reactivación económica, el crecimiento sostenido, la reducción del desempleo a 3,2%, la redistribución de la riqueza, el aumento de salarios y del salario nacional básico, la Central de los trabajadores recuperó sus condiciones de organización, potenció sus sindicatos, consiguió medios y condiciones para desarrollar sus actividades y mantuvo una relación pendular con el gobierno y los movimientos populares.
Los movimientos y organizaciones sociales que lograron poderosas movilizaciones desde inicios del siglo XXI que culminaron en la rebelión popular de octubre de 2003, que expulsó al sistema de partidos neoliberales encabezados por el entonces presidente Gonzalo Sánchez de Lozada, estuvieron conformados principalmente por las Confederaciones de Campesinos, Colonizadores (ahora interculturales), Mujeres Campesinas, Indígenas del Occidente, Indígenas del Oriente y Juntas Vecinales, las que formaron primero el Pacto de Unidad que impulsó la Reforma Constitucional y luego la Coordinadora Nacional por el Cambio (CONALCAM).
La COB y el gobierno
En ese contexto, el Congreso de la COB realizado en Tupiza en enero de 2016 adoptó la posición de respaldar al presidente Morales y su nueva postulación a la Presidencia del Estado, se adhirió a la CONALCAM, convertida en una entidad de presión, control y respaldo al gobierno, aunque su principal dirigente, Guido Mitma, en las últimas semanas ha lanzado declaraciones agresivas y descalificadoras del gobierno, mientras el propio Evo Morales ha convocado a los trabajadores y sus sindicatos a desarrollar acciones conjuntas para enfrentar las presiones imperialistas y de los sectores empresariales Internos e internacionales.
A pocas semanas del próximo Congreso, los sindicatos y la Central Obrera deberán desarrollar un proceso de debate y toma de posiciones ante un momento en el cual los sectores conservadores recuperan la iniciativa y pretenden seguir las viejas recetas del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM) que han sido la experiencia más traumática para los trabajadores en el pasado. Asimismo, en los próximos meses se definirá legalmente la posibilidad de una nueva postulación de Evo Morales a la presidencia.
Las alternativas en la coyuntura
El dilema está planteado en términos de fortalecer y profundizar el proceso de reformas y cambios sociales, económicos, políticos y culturales desde la perspectiva antiimperialista y de búsqueda de la integración latinoamericana o de impulsar el debilitamiento del gobierno de Morales apoyando las iniciativas de la oposición política coordinada desde Estados Unidos por exfuncionarios de Sánchez de Lozada y el Departamento de Estado, en el marco de la ofensiva imperialista en la región.
Se hace necesario, por tanto, desarrollar, desde los movimientos sociales, populares y sindicales y desde el propio MAS, un proceso de politización, debate y participación movilizada para asegurar que las tareas de la liberación nacional se consoliden y se refuercen frente a las agresivas campañas de desprestigio y desestabilización que se radicalizan cotidianamente desde el poder mediático.
Simultáneamente, desde el gobierno corresponde acelerar los procesos de industrialización, de atención universal de los servicios básicos, de fortalecimiento del mercado interno con políticas proteccionistas, de mejoramiento de las condiciones de los trabajadores informales, de sanción a los casos de corrupción y de ejecución de la Agenda Patriótica 2025 que pretende la soberanía económica, política y financiera de Bolivia.
Sociólogo boliviano y docente de la UMSA. Escribe en publicaciones de Bolivia y América Latina.

Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp


Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:









Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales