Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

T’antawawas y calaveras

Por: Jorge Mansilla
Íbamos en Todos Santos por las calles con unas bolsas de tela para ganarnos el pan rezando en los altarcitos de ofrenda a los difuntos que volvían al pueblo. “Alabado sal señor sacramiento del altar (...)”, cantábamos luego de la estrofa voceada por nuestro corero; los deudos nos pagaban con dos o tres t’antawawas (panecillos) por nuca.
En Llallagua y Siglo XX había hasta cuatro altares por cuadra, en memoria de los fallecidos ese año, o sea unas 500 mesas de ofrenda. Por eso, las t’ojpas (pandillas) de niños no competíamos, ya que había panes santos para todos.
Las coplas de los alabados eran de burla a la muerte y muy pícaras las que se cantaban en quechua. Al galope del recuerdo recopilé en los años noventa varias de ellas y las publiqué en Wipalabra, mi columna opinante en el diario Presencia que dirigía Ana María Campero (que ambos descansen en paz).
Sirva el introito para abordar las calacas mexicanas que se publican en estas fechas; son textos de epitafios y/o lápidas satíricas con alusiones directas a políticos, artistas y toda gente famosa que se supone estará muerta por hoy y mañana, y a la que se le dirá todo cuanto no se pudo en vida. Ejemplo: Aquí yace Peña Nieto / al que apodaban Estulto, / no lo enterraron de feto/ y hoy lo padecen de adulto.
La calaca o calavera es creación popular festiva compuesta por un lapidista (hacedor de lápidas) en nombre del pueblo; el aludido no tiene que enojarse en público porque le irá peor. Es un pacto que se respeta para que viva la tradición.
Ahora, ante este altar miercolizado de La Razón, quisiera rezar algunas calaveras avaladas por doña Muerte, Calaca o Catrina a mi lado, y a la que apodaré bolivianamente Sajra (mala), Chojra (flaca), Tullus (huesos), etecé. Aquí voy, pues.
• Lápida para Donald Trump: en su cuerpo putrefacto / los gusanos regurgitan, tratan de pasarlo al tracto / ¡pero al tiro lo vomitan!
• De Tuto: retírate Tuto en paz / si ya dos veces perdiste, / vos no resucitarás / si con Banzer te moriste.
• De una tal Gabriela: dos abogados de oficio / manipulan a Zapata, / con un hijito ficticio / meten plata-sacan plata... / La Tullus ve el maleficio / ¡y todo lo desbarata!
• Epitafio para una mafia: insulta, aplaude, da tunda, / prensa que afloja y estira, / pinche tumba nauseabunda / ¡el cártel de la mentira!
• De algunas parroquias: el narco dona dinero / en los nichos del pecado / y la Chojra escucha al clero / rezando: Dios sea lavado.
• De Doria Medina: en dos ataúdes expira / el que traficaba a solas, / en uno Doria Mentira / y en otro, el llamado Bolas.
• De Luis Almagro: la Sajra aunque no se crea / lo manda al diablo en un brete / porque es dentro de la OEA / almagro-será y ojete.
• Otra de Trump: la Parca mira el futuro/ de Trump y su gran locura, / con rabia deshace el muro / ¡y lo vuelve sepultura!
• Para mis musas: contra el machismo de frente / va la mujer boliviana, / al verla guapa y valiente / ¡la Chojra se hace lesbiana!
• Mi epitafio: este cadáver chiquito / sufre su prestigio en mengua, / pues se envenenó solito / cuando se mordió la lengua.
• Calavera fija-lija: que la muerte sin alarde / vaya a vivir en Tarija / ¡pa’que siempre lleeegue taaarde!


Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp


Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:









Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales