Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Un voto por el voto


Por: Verónica Rocha Fuentes
Cuando lleguemos al siguiente domingo, habremos atravesado 150 días de calendario electoral de un proceso altamente complejo en términos comunicacionales e informativos, ya sea desde el desafío de la instancia electoral de promover la participación informada de la ciudadanía, desde el desafío de los medios de comunicación de lograr dar cobertura en igualdad de condiciones para la exposición de méritos y propuestas de candidatos/as; o desde las y los actores partidarios que, huelga decirlo, se hicieron presentes con mucha fuerza en un proceso en el que naturalmente no intervienen. Pero también desde la ciudadanía, consumidora y generadora activa de información, que le agregó su opinión a todo aquello que difundía.
En un proceso que no comprendía campaña y propaganda, se tuvo que lidiar con aquellos actores de la opinión publicada que quisieron hacer creer a la ciudadanía que un proceso informativo de difusión de méritos constituye propaganda para candidatos/as. Se tuvo que lidiar con contenidos en medios de comunicación masiva que debían estar regidos estrictamente a la normativa, y al mismo tiempo debían tratar de hacer llegar el mensaje de las y los candidatos a la ciudadanía... ¡en horarios estelares! Se tuvo que lidiar con candidatas y candidatos que, con cautela, sacaron de sus bolsillos una buena cantidad de piruetas comunicacionales para tratar de llegar a la ciudadanía. Se tuvo que lidiar también con iniciativas ciudadanas y partidarias que salieron a las calles a gozar de plena libertad de expresión en un país que sabe llevar adelante procesos electorales con la naturalidad con la que sabe respirar.
Se tuvo que lidiar con la voluntad de actores políticos que, bajo pretexto de transparencia, exigían copias de las actas electorales en un proceso que (y lo saben, lo dice la normativa) no fue diseñado para intervención partidaria y en un país cuya vigilancia ciudadana en toda fase de una elección es costumbre. Se tuvo que lidiar con líderes políticos irresponsables que insistieron, en la recta final, en convertir un proceso electoral en un plebiscito (cuando el país entero ya sabe la voluntad que emana del resultado del 21F). Pero quizás lo más novedoso es que también se tuvo que lidiar con una población sobresaturada de información, necesitada de comunicar su opinión constantemente, y con una acelerada capacidad de hacer catarsis ante la desinformación.
País de manual... Ya a pocos días de acudir a las urnas, se puede decir que estamos presos de las consignas políticas absolutistas de las y los agoreros que señalan que el 4 de diciembre ya no habrá justicia en el país, y de las y los cándidos a conveniencia que indican que ese mismo día renace la oportunidad de reconstrucción judicial. Desgastadas y desgastados de este baile de mensajes y reacciones, observando el desastre discursivo en el que están envueltos en los medios, políticas y políticos de oposición y oficialismo y, en las redes, se encuentran los ciudadanos y ciudadanas.

En ese escenario, es preciso recordar lo naturalizado y obvio en nuestra cultura democrática intercultural: que el domingo 3 asistimos a las urnas a ejercer el voto según lo decidamos y por las razones que éstas fueran. Y ojalá, al día siguiente, pensar en qué hacemos desde cada uno/a para que en un siguiente proceso electoral, a reserva de su contenido político, no terminemos aniquilando en nuestras frustraciones políticas nuestro tesoro colectivo más grande.


Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp


Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:









Comentarios

  1. Por favor para tu siguiente "articulo" usa más palabras que sean sinónimas. Por que leer cada vez "se tuvo que lidiar" parece redacción de una con poca capacidad de cautivar al lector y también dar tanto terminos derechistas en un artículo izquierdista no es acorde

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Escriba sus comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en