Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Carlos Mesa: renuncia, luego existe


Por: Susana Bejarano

Hasta hace pocos días el ambiente político estaba dominado por una tensión electoral temprana entre un candidato que no podía ser (Evo Morales) y otro que no quería ser (Carlos Mesa). Después del fallo del Tribunal Constitucional Plurinacional, las cosas se aclararon: Evo será candidato en 2019 y Carlos Mesa retomó su clásica estrategia, la de la ‘casi renuncia’. En su columna dominical del 3 de diciembre escribió que “no es ni quiere ser candidato”.

Se definió a Cyrano de Bergerac como “un hombre pegado a una nariz”; Carlos Mesa es un hombre pegado a una renuncia.  Primero renunció a su deber vicepresidencial de apoyar al presidente Gonzalo Sánchez de Lozada y se apartó de la violencia del Octubre Negro, lo que lo hizo merecedor del aplauso social, pero luego gobernó con la amenaza del “si no me apoyan, me voy”. Pudo emprender grandes tareas como presidente, pero al final se dejó llevar por los ‘momentos Mesa’, renunció a aplicar los resultados del referendo al que él mismo convocó, renunció a promulgar la Ley de Hidrocarburos y, cuando las cosas se pusieron densas, renunció a gobernar; fue más lejos y renunció a la Presidencia, y no una, sino tres veces, hasta que finalmente la dejó en junio de 2005.

Para Carlos Mesa, la renuncia es un método. Es su manera de estar en el mundo y lo más extraordinario es que “la renuncia le sienta bien”, lo ubica en un lugar donde consigue afectos, donde se revaloriza. Este lugar -el de quien renuncia y causa consternación por eso- es, en el fondo, su lugar en la historia.

¿Quién lo recuerda como el talentoso periodista que fue? ¿Quién lo distingue como autor de libros? Unos pocos. La masa, en cambio, lo identifica como el “presidente que renunciaba” y, ahora, el “político que no quiere candidatear”.

Está claro que para Mesa la renuncia no es un acto final, no es un corte sino una maniobra que luego desemboca en el retorno. Él tiene una noción aritmética de la renuncia; la calcula, multiplica sus posibilidades, le saca el tanto por ciento.

En sus propias palabras, su primera renuncia a la Presidencia, en marzo de 2004, le abrió una “posibilidad extraordinaria para reposicionarse”. Es decir, fue un eficaz método para lograr acumulación política. Le obtuvo un genuino baño de multitudes: las clases medias paceñas llenaron la Plaza Murillo para pedirle que se quede.

Muchas veces la renuncia tiene su contraparte: el sentimiento de culpa y la necesidad consiguiente de explicarse. Al poco tiempo de dejar la Presidencia, Mesa sintió la necesidad de escribir la historia de sus 20 meses como presidente; es decir, de hacer la historia de sus renuncias.

Presidencia Sitiada puede leerse como un voluminoso gesto en el que, sin decirlo, se juzga y -a diferencia de Fidel, que deja que la historia lo absuelva- se absuelve a sí mismo. El libro fue publicado en 2008 y su aparición coincidió con una serie de acciones que parecían buscar el retorno del autor a la vida política.

Pero nada de esto prosperó, porque a veces una renuncia es un acto de valor, pero una renuncia ‘a medias’ está a menudo más ligada a la incapacidad de luchar y de asumir responsabilidades. Cuando Mesa renunció a la Presidencia no era que ya no quería ser presidente, sino que no quería asumir las responsabilidades de ser presidente. Hoy probablemente le pasa lo mismo, no es que no quiera ser candidato, sino que no puede asumir las responsabilidades de organizar un partido, salir a la calle y defender una propuesta. Ante esto, ¿qué le queda? Jugar en el terreno de la ambigüedad y la ‘literatura’.

A esta altura ya debe de haber quedado claro que este artículo no busca definir a Carlos Mesa como un ‘renunciador serial’. Dije que Mesa es un cartesiano de la renuncia. Usa metódicamente la renuncia; renuncia y luego existe. El propio Gobierno no ha llegado a entender esto. Se extraña porque el susodicho no renuncia a la vocería de la demanda marítima ante la Corte de la Haya, como si él fuera un ‘renunciador serial’.

Pero en realidad, ya lo sabemos, es un artista de la renuncia y por eso sabe perfectamente cuándo no usarla. En este caso no renunciará, resistirá a lo Ghandi el ser atacado por toda clase de oficialistas, esperando a que la Cancillería lo eche. Y es que a Mesa la renuncia solo le interesa cuando la misma lo pone en el centro, no cuando, como ocurre con las renuncias dadas por el resto de las personas, simplemente lo aparta de un trabajo y de la atención pública.

¿Se puede ir por la vida a golpe de renuncias? Decididamente, sí. Si son renuncias estratégicas, claro está. El renacimiento de Mesa en la política y las expectativas que hoy levanta se explican en parte por la fuerza que emana de su ‘capacidad de renunciar’. A otros líderes de la oposición se les exige profundidad, programa, comportamiento político y estrategia adecuada; a Costas, se le critica su incapacidad de salir del liderazgo provincial o su carácter cerril; a Samuel Doria Medina su falta de carisma, de éxito; a Revilla, sus indefiniciones ideológicas, su gusto por la fiesta; pero a Mesa nadie le exige nada.

Nadie se preocupa el saber cuál es en realidad su ideología, no se discute si tiene o no un horizonte programático, ni si tiene o no ideas sociales emancipadoras, nada de eso importa en él. Hoy la gente que lo sigue, e incluso la que lo combate, vive pendiente de un solo dilema: ¿Mesa sigue o renuncia? Y la respuesta, una vez más, es la ambigüedad.

No otro es el método: renunciar a la responsabilidad, pero no a la centralidad. Mesa no será candidato en 2019, pero mandará señales de lo contrario todo lo que pueda, para estar siempre en boga.

Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp


Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:









Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en