Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Conspiración en tiempos del WhatsApp


Por: Eliana Quiroz
De pronto, desde las sombras, desde un “no-lugar” que no se identifica, oculto aunque se lo percibe, alguien, o mejor dicho un aparato político, mueve los hilos de la telaraña de una cadena de enlaces de grupos de WhatsApp, como si se tratase de una mano negra. Allí aparece en la pantalla de los teléfonos móviles de las personas conectadas a una gran cantidad de barrios, desparramados por doquier en toda la ciudad.
Estos enlaces fueron creados antes del paro ciudadano en Cochabamba. Casi parodiando a lo sucedido los días previos al 11 de enero de 2007.
En aquel entonces los mensajes de texto (SMS) sirvieron para que los ciudadanos de los barrios residenciales cochabambinos marcharan contra el gobierno de Evo Morales. Allí se puede encontrar la referencia originaria del uso de las nuevas tecnologías de comunicación para la movilización política de los ciudadanos en Bolivia.
Hoy determinados sectores urbanos sienten malestar respecto al Gobierno. El discurso movilizador se concentra en el rechazo al Código Penal y al fallo del Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) que habilitó a las actuales autoridades a una nueva postulación para sus cargos públicos.
A partir de allí, el clivaje democracia/autoritarismo cobró un efecto interpelador significativo.   
Ese discurso movilizador tiene en las redes sociales, particularmente en WhatsApp, un instrumento que sirve por ejemplo para articular grupos de promociones y otras familiaridades, los cuales utilizan este medio para entretejer, por la vía de la evocación nostálgica, relaciones emocionales de la adolescencia o la juventud. Las experiencias en otros países sobre estas redes sociales han demostrado que existe un empoderamiento de la ciudadanía; quizás por esta razón hoy esos dispositivos comunicacionales encauzan, entre otras cosas, la organización de la movilización ciudadana.
No obstante, en estos espacios whatsapperos no se permite la disidencia con aquella matriz discursiva rectora. A los osados que se atreven a debatir y, aun peor, a cuestionar se los elimina del grupo. Y pensar que estos espacios podrían servir para concretar el sueño que Jürgen Habermas condensa en su Teoría de la Acción Comunicativa, y que consiste en aquella fuerza racional que se fundamenta a partir de las verdades sometidas a crítica. No, estos medios digitales se han convertido en espacios de adoctrinamiento político. Incluso se envían tutoriales difundidos a través de YouTube que sirven para organizar la resistencia; y en este caso en concreto ante el gobierno del Movimiento Al Socialismo (MAS).  

Aun peor, en determinados grupos se destilan mensajes distorsionados respecto al nuevo Código Penal como parte de esa estrategia conspirativa en curso. Se difunden mensajes racistas como elemento diferenciador que sirve para la movilización, organización e instigación de algunos sectores urbanos. Por la prolijidad de su organización y la configuración de sus redes digitales, pareciera que no es fruto de una iniciativa ciudadana, sino, algo orquestado por un aparato político afín quizás a la derecha conservadora.   
La conspiración es parte del juego político. Su esencia radica en montar mentiras. En estos tiempos, la política tiene un modus operandi distinto, otorgado por los nuevos sentidos gracias a las redes sociales, aunque con el mismo propósito conspirativo: desfigurar al enemigo político que hoy está encarnado en la imagen del Presidente. Quizás esa conspiración política y los errores gubernamentales hayan configurado un resquicio para perforar el liderazgo de Evo Morales.

Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp


Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:









Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en