Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

De alianzas y contubernios extraños

Por: Camilo Katari
Las últimas convulsiones de muerte que tiene el intento sedicioso inaugurado con la demanda del Colegio de Médicos de Bolivia están permitiendo ver los brazos manipuladores de quienes lograron elaborar un discurso para impedir la libre y justa participación electoral del actual mandatario.
Conocidos los límites electorales del trotskismo criollo, era de esperar que su eterna estrategia de agitación e insurrección popular se incrustara en la demanda de los médicos en esta especie de acuerdo tácito entre el trotskismo criollo y algunas direcciones de los médicos.
Los teóricos de la insurrección popular vieron su oportunidad —abandonando su principio de la vanguardia obrera— de impulsar un movimiento de la clase pequeña burguesa enemiga de los pueblos originarios por su origen colonial, y luego, aunque de manera tardía, incorporar la sigla de la Central Obrera Boliviana (COB),  cuyos dirigentes fracasaron en su intento de crear un ‘instrumento político’ de orientación trotskista, y finalmente articular este movimiento con la burguesía empresarial del transporte.
Nunca como en este movimiento de los médicos la frase popular de “A río revuelto ganancia de pescadores” resultó certera, y al mismo tiempo se confirma una vez más que “la mentira tiene patas cortas”.
En el análisis político diremos que los agoreros del “fin de siglo” han recibido un revés de la dura realidad y esto ocurre por la sencilla razón que la clase media que ganó las calles no tiene proyecto histórico, como lo tienen los pueblos originarios, proyecto forjado no en una coyuntura aventurera, sino a lo largo de más de cinco siglos de paciente acumulación de conciencia.
Recientemente hemos conocido que se retoma el nombre de una de las instituciones más firmes en la resistencia a los gobiernos de facto, gobiernos que entraron por la ventana, y ahí se crea el Conade, Comisión Nacional de Defensa de la Democracia. La pregunta que se harán quienes conocen de historia de ayer, con esos gobiernos de facto que masacraron al pueblo y que asestaron una dictadura pactada ligada al Plan Cóndor. La pregunta es, ¿estamos viviendo una dictadura como en esa época, hay exilios, confinamientos, persecución de sus dirigentes, no se respetan las libertades ciudadanas?
El retorno del Conade, tal como se lo diseña, nos parece por demás un insulto porque reiteramos, si nos atenemos a lo que realmente ocurrió en ese tiempo, no podemos afirmar que vivamos en una dictadura (al menos para quienes soportamos dictaduras de Hugo Banzer y García Meza). Pero más allá del concepto de dictadura, los sujetos institucionales que hablaron a nombre del Conade son nada más ni nada menos líderes políticos que buscan protagonismo y un posible acomodo en el poder en este tiempo preelectoral donde se vislumbra a quienes en el futuro serán diputados o senadores de la oposición.
Alguien destiló por ahí un anuncio que nos llevó a la risa, que el mismo Waldo Albarracín se estaría promoviendo para ser ¡candidato a la presidencia! Entonces no era gratuita su aparición en las movilizaciones de los médicos. Lo mismo con el dirigente de la COB, Guido Mitma, quien siempre está detrás de Samuel Doria Medina para pedirle algún curul en el futuro electoral.
El trotskismo criollo, expresado en sus dirigentes, José Luis Álvarez, Miguel Lora, Willma Plata y otros, nunca entenderá el país porque su ceguera intelectual no le ha permitido hacer una lectura de la estructura colonial que tiene Bolivia, por esta razón cualquier aventura que pretenda restaurar el viejo orden neoliberal está destinada al fracaso.
Detrás de esa expresión organizativa de lo que fue realmente el Conade, con  incrustaciones de lo más rancio de la oposición boliviana, como vimos al que franqueaban a esa dirigencia junto a Albarracín, Mitma y Carvajal, era gente de Doria Medina, de emenerristas de las peores expresiones del pasado y con fuerte carga de tinte racista.
Convivir con estas expresiones es una señal que nos deja perplejos y que lleva a preguntarse si ese trotskismo radical puede convivir con quienes en el pasado fueron sus verdugos o que quieren agitar el retorno esquema neoliberal al que condenaron en las calles. ¿Ése es el futuro que ofrece el trotskismo criollo? ¿Paradójicamente una salida neoliberal?
Estas escaramuzas con nuevos actores con clara intención restauradora, como son las ‘plataformas ciudadanas’, ‘coordinadoras departamentales’ en rechazo al Código, líderes políticos de oposición con sus medios de comunicación y analistas, deben obligarnos a tener una mejor comprensión de los tiempos que se aproximan, de las tareas para defender las conquistas logradas y devolver al pueblo su carácter de vanguardia.

Es escritor e historiador potosino


Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp


Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:









Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en