Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Los adioses

Por: Verónica Córdova
En 2014 despedimos a Gabriel García Márquez. En 2015 a Eduardo Galeano. En 2016 se nos fue Fidel Castro, y ahora, en los descuentos de 2017, perdimos a Fernando Birri. Seguramente hay muchos otros: adioses personales a gente amada y cercana; adioses espirituales a seres que admiramos y que nos han marcado con sus obras, sus ideas, sus ejemplos, aunque nunca hayamos tenido la fortuna de estrecharles la mano para agradecer lo mucho que nos han dado.
La utopía es como la línea del horizonte, decía Eduardo Galeano. Caminas 100 metros y ella se aleja 100 metros. Caminas 10 kilómetros y ella se aleja otro tanto. ¿Para qué sirve entonces la utopía?, se preguntaba Galeano, desalentado. Para eso mismo, le respondía Birri: Sirve para que caminemos. Bajo esa inspiración, Fernando Birri, junto con Gabo y Fidel diseñaron un lugar donde pueda realizarse la utopía del ojo y de la oreja: una escuela de creación y de vida, una escuela de cine y televisión para estudiantes de África, Asia y América Latina.
Fidel, el hacedor, generó las condiciones materiales en Cuba. Gabo, el imaginador, se encargó de despertar entusiasmo por ella alrededor del mundo, de reclutar creadores y de contactar profesores. Birri, el maestro, disueñó su espíritu y su didáctica y se convirtió en su primer director (disueñar: verbo propuesto por Fernando Birri. Dícese de la acción de planear sin dejarse llevar por las limitaciones del realismo. Disueñar es soñar activamente: soñar mientras se trabaja por lograr lo que se sueña).
Fidel, como el gran estratega que era, sabía perfectamente que el siglo XXI era el siglo de las imágenes. Que en las décadas por venir ninguna batalla ideológica y política podría ganarse sin el concurso fundamental de las historias que nos cuenta el cine, que repite la televisión y que se multiplican por las redes sociales. Por eso disueñó una escuela internacional de cine, años antes de crear una escuela similar de medicina.
En la primera graduación de los estudiantes de esa escuela, Fernando Birri les tomó un juramento, inspirado en el que toman los médicos pero dedicado al inventor de la Linterna Mágica, antecesora del cine. Si un ingeniero construye mal un puente, ese puente se cae, decía entonces el maestro Birri. Si un médico cura mal una enfermedad, ese enfermo se muere. Si un cineasta hace una mala película, si se hace un mal programa de televisión, aparentemente no pasa nada. Pero hay que desconfiar de la impunidad de las imágenes: “Pues qué son estas imágenes audiovisivas sino el más efímero de los espejos, el más peligroso de los espejos, un espejo capaz de reflejar los sueños, capaz de evocar en el blanco de una pantalla el mundo universo, y hacerlo desaparecer de nuevo en un nada blanca sin trazarse siquiera? Os pido ojos, orejas. Las imágenes pueden también matar desmoronando secretas arquitecturas de la imaginación, sepultando neuronas de conciencia bajo escombros de insensibilidad, venalidad, mediocridad”.
Fidel, como el gran estratega que era, sabía que las imágenes eran tan importantes como la agricultura, el deporte y la ciencia. Gabo, como el gran imaginador que era, sabía que en las décadas que vinieran las nuevas generaciones serían educadas más por los sonidos y las imágenes que por las palabras. Birri, como el gran maestro que era, hizo que las nuevas generaciones de cineastas juraran al graduarse que no filmarán ni un solo fotograma que no sea como el pan fresco, ni grabarán un solo milímetro de cinta sonora que no sea como el agua limpia.
 “¿Juráis que no desviareis vuestros ojos, que no os tapareis los oídos frente a lo real maravilloso y lo real horrible de la tierra de América Latina y el Caribe, África y Asia de la que estáis hechos y de la cual sois fatalmente expresión?”, decía.

Hemos jurado, y en homenaje a Fidel el hacedor, Gabo el imaginador y Birri el disueñador, vamos a seguir luchando por que Bolivia sea imagen, sea sonido, sea espejo. ¡Ley de Cine en el 2018!


Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp


Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:









Comentarios

Entradas populares de este blog

El mapamundi actual miente

Por: Xavier Albó El mapamundi que está y se mantiene en todas nuestras escuelas y unidades educativas es mentiroso y deliberadamente colonizador. Y con ello, tiene efectos mucho más nefastos y generalizados que el reloj dextrógiro que estaba en el Parlamento y que la Cancillería ya ha cambiado por otro levógiro, como sin duda correspondería al hemisferio Sur. Los relojes digitales sin agujas ya no necesitan tal revisión. Cuando el geógrafo Mercator hizo esa proyección bidimensional de una realidad tridimensional y curva a solo dos dimensiones planas, tuvo una gran aceptación porque permitía reducir a planos universales la longitud y latitud con relación al globo terráqueo. Aplicada a niveles muy locales, esa proyección no tiene problemas; pero cuando se lo utiliza para todo el mundo, introduce distorsiones totalmente inaceptables y que, con nuestros actuales conocimientos y tecnologías, ya resultan simplemente mentirosos y neocolonialistas. Resume Eduardo Galeano: “El mapamu

Premiar el trabajo, no la riqueza

Informe de desigualdad de Oxfam Para poner fin a la crisis de desigualdad, debemos construir una economía para los trabajadores, no para los ricos y poderosos. En 2016, el grupo Inditexa, al que pertenece la cadena de tiendas de moda Zara, repartió dividendos por valor de cerca de 1.300 millones de euros al cuarto hombre más rico del mundo, Armancio Ortega. Stefan Parsson, hijo del fundador de H&M y que ocupa el puesto 43 en la lista Forbes de las personas más ricas del mundo, recibió 658 milones de euros en concepto de dividendos el año pasado. Anju vive en Bangladesh y trabaja confeccionando ropa para la exportación. Suele trabajar 12 horas al dá hasta muy tarde. A menudo tiene que saltarse comidas porque no ha conseguido suficiente dinero. Gana poco más de 900 dólares al año. El año pasado, el número de personas cuyas fortunas superan los mil millones alcanzó su máximo histórico, con un nuevo milmillonario cada dos días. En este momento hay 2.043 milmillonar

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu