Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

¿Cómo estaría el Oriente Medio si Daesh hubiera ganado?


Por:  Felix Antonio Costo Romero 
El grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe) fue creado para destruir a cuatro países, Irán, Siria, Irak y El Líbano. Esta banda takfirí en los años 2014 y 2015 llegó a dominar el 50 % del territorio sirio, y el 40 % de Irak, y su califato de horror y de muerte poco a poco consumía y desangraban más a estas naciones. Si la coalición Rusa-Iraní-Iraquí-libanesa-siria, no hubieran conseguido la victoria frente a este grupo extremista, las consecuencias hubieran sido catastróficas.
En el caso de Irak: Daesh tendría la capital Bagdad bajo su dominio, asesinando al gobierno legítimo de turno, los kurdos, Yazidíes y otras minorías étnicas hubieran sufrido un genocidio catastrófico, los chiíes del sur también tendrían un destino similar. El grupo terrorista Daesh al tener mucho más poder atacaría los chiíes y mucho de ellos tendrían que pasar la frontera. A Irán le hubiera tocado construir campos de refugiados. Por otro lado los sitios sagrados del chiismo en Irak hubieran sido destruidos completamente. Las ciudades de Karbala y Nayaf hubieran sido borradas del mapa, suceso que sin duda habría ocasionado un conflicto a gran escala con consecuencias impredecibles. Sin duda alguna en estas condiciones Irak sería un estado fallido.
En el caso de Siria: si los terroristas hubieran llegado a la capital y derrocado al presidente, sumarian a Damasco para su califato, así que posiblemente las dos nuevas capitales del califato serian Bagdad (Irak) y Damasco (Siria). Ya que estas dos ciudades tienen mucho más valor teológico y cultural que Mosul y Al-Raqa. Pero sin duda alguna se crearía una matanza y limpieza étnica contra los Alauíes. El genocidio seria la venganza de Daesh por llevar tanto tiempo en el poder y practicar una religión de infieles. Ni siquiera les hubieran dado la oportunidad de convertirse al credo fundamentalista que ellos profesan. La analista Loreta Napoleoni decía “ en realidad hoy en día, ser chií o alauí, es casi equivalente a ser judío en la Alemania Nazi” (Napoleoni, 2015,p.95) el exterminio de los alauíes hubiera sido el genocidio más grande del siglo, de igual manera todas las comunidades y credos del pueblo sirio estarían bajo el control del miedo del nuevo califato. (Aunque la actual situación que se vive en Guta oriental es delicada y muy complicada, las matanzas y masacres que hubiera perpetrado el Daesh serían mucho más criminales y sanguinarias. Si el Daesh hubiera ganado los ríos de sangre en medio oriente no tendrían fin), Siria sería un estado fallido quizá sin vuelta atrás…. 
En el caso de El Líbano: después del dominio por completo de Irak y Siria, el extremismo atacaría a Hezbolá en el sur de El Líbano, por otro lado también atacaría a los cristianos maronitas y a todos los credos diferentes a ellos, llevando el caos y la inestabilidad a un país pacífico, destruyendo un orden democrático de inclusión religiosa y social más completos de la región, esta banda terrorista con su triunfo en Siria e Irak y su fortalecimiento económico y militar, lograría vencer a El Líbano y anexarlo a su califato de horror. El Líbano es uno de los países que alberga más cristianos en Oriente Medio, con el Daesh tendrían una suerte similar que los alauíes.
En el caso de Irán: con el país persa la invasión y destrucción no sería tan fácil a pesar de la hipotética caída de Irak, Siria y El Líbano, y tener a los terroristas muy cerca de sus fronteras, Irán tiene la capacidad militar para atacar a los extremistas radicales. Los Guardianes de la revolución iraní con relativa facilidad podrían mantener la integridad de su país. Pero los creadores de Daesh hubieran cumplido su objetivo, frenar totalmente la influencia iraní en el área y dejarla completamente aislada.
Incluso después de la consolidación del califato, Daesh podría atacar a sus propios aliados, que en un principio los patrocinaron. Jordania, Arabia Saudí y Turquía podrían quedar seriamente expuestas, sufriendo atentados en sus propios territorios (como ya ha sucedido) afectando a la población civil. En el norte de África principalmente en Libia, el Daesh aumentaría su poder e influencia tratando de tomar Trípoli como capital en el Magreb, sus tentáculos se harían cada vez más largos y fuertes. Europa por su parte sufriría el efecto boomerang. Francia, Bélgica, Alemania, España e incluso Rusia podrían tener ataques terroristas con más frecuencia en sus territorios debido al surgimiento de más células terroristas. En el Mediterráneo la situación para los inmigrantes seria mucho peor, miles morirían ahogados frente a la indiferencia de la comunidad internacional. Europa racista cerraría sus puertas al inmigrante por miedo al terrorismo, por lo tanto, a nivel mundial la islamofobia se dispararía considerablemente, Occidente promueve la islamofobia al ver cómo los pilares de su civilización se debilitan frente a una religión que consideran hostil y enemiga, la xenofobia y el racismo son los recursos que el imperio posee para desprestigiar al mundo árabe a escala mundial.
Si Daesh hubiera triunfado habría hecho el trabajo sucio de Israel y Estados Unidos. Sembrar el caos, la muerte y la destrucción en toda la región. Para luego las potencias invadir sus territorios y robar sus riquezas con más facilidad.
Nota: la derrota del esta banda extremista por parte de las diferentes coaliciones internacionales, y la recuperación de ciudades como Alepo, Al-Raqa, Deir Ezzor y Mosul entre muchas otras, no significa para nada la desaparición de este grupo.
Aunque Daesh sea derrotado en Irak y Siria, este grupo se trasladaría a otras regiones periféricas, que no tengan tanta cobertura mediática y a países que no cumplen una función geoestratégica significativa, en los países de la región del tercer mundo olvidados por Occidente, ahí es donde Daesh se reorganizaría ideológicamente como militarmente, hace más de 16 años que empezó la denominada guerra contra el terror y a pesar de las invasiones y desestabilidad en Oriente Medio, Al-Qaeda todavía existe en numerosos países de esta región, Asia y África. De igual manera el Daesh entrará a una fase de anonimato, y creando una red de organizaciones fundamentalistas desde el Magreb hasta Afganistán, llegando a la India e Indonesia, preparándose para dar su nuevo ataque al mundo entero, como siempre cogiéndolo desprevenido…
Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp


Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:









Regístrate también en nuestro canal en Telegram

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en