Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Brasil. Sin consolidación fiscal y déficit sociales crecientes

Por: Sergio Martín-Carrillo
Con el Gobierno de facto de Michel Temer, Brasil comenzó un tránsito acelerado hacia la profundización del modelo neoliberal.
La operación en Brasil para enturbiar los éxitos de los Gobiernos del Partido de los Trabajadores (PT), principalmente los de Lula Da Silva, continúa. Esta semana entró en prisión el expresidente, que se encontraba liderando todas las encuestas de cara a las elecciones presidenciales que tendrán lugar en octubre de este año. La ofensiva contra el PT se ha encaminado por todos los frentes de la acción política: medios de comunicación, presiones internacionales, grandes grupos económicos, judicialización de la política y hasta el ejército se ha sumado en estas últimas semanas. El objetivo es claro: apartar del regreso al ejecutivo al partido que ha ganado las últimas cuatro elecciones presidenciales. Las vías también: primero golpe institucional (con la destitución de Dilma) y ahora apartando de la contienda electoral a Lula.
Con el golpe consumado y Temer en el ejercicio del poder, Brasil comenzó un tránsito acelerado hacia la profundización del modelo neoliberal. La disputa económica es el principal campo de batalla por el poder en Brasil. Durante los años de Gobierno del PT, los distintos programas sociales como Brasil Sin Miseria, la Bolsa Familia o el programa Hambre Cero garantizaron la salida de la extrema pobreza de 36 millones de brasileños. El PT no planteó un cambio revolucionario en el modelo, sin embargo, supo utilizar al Estado -a través del gasto y la inversión pública- como la mejor arma para luchar contra la injusticia social.
A partir de 2014, con la economía afectada por la crisis de los precios de las materias primas y el Gobierno de Dilma cada vez más debilitado, el acercamiento a los sectores de la derecha fue cada vez más evidente y su presencia en el ejecutivo mayor. Desde ese año, el déficit fiscal fue incrementándose. Una vez desalojada Dilma de la presidencia, el plan neoliberal podía ser implementado sin impedimentos. La consolidación fiscal se acometió por la vía rápida. Se disminuyeron el gasto y la inversión social. Se aprobó un techo de gasto consolidando el ajuste fiscal más severo de la historia reciente de Brasil e impidiendo que los sucesivos ejecutivos durante los próximos veinte años -independientemente de la voluntad expresada en las urnas- pudieran sobrepasar dicho límite.
Esta reforma consolida en la Constitución el golpe de las élites económicas sobre las grandes mayorías. Las políticas que habían permitido salir de la pobreza y la extrema pobreza a millones de brasileños ahora estaban limitadas constitucionalmente.
Por el lado de los ingresos fiscales también ha intervenido el Gobierno de Temer. Esta intervención se ha sustentado en la obtención de ingresos en el corto plazo a través de la venta de empresas públicas, comprometiendo de esta forma las posibilidades de generación de ingresos públicos futuros y sostenidos en el tiempo. El mega plan privatizador, recogido en el Programa de Alianzas de Inversión, tiene en su foco a 57 servicios públicos. Entre los últimos pasos dados destacan la reciente venta de Electrobrás, el acuerdo para la venta del 51 % de Embraer a la estadounidense Boeing y la privatización de cuatro de los 18 aeropuertos puestos a subasta (el resto se privatizará a finales de 2019). La agenda privatizadora continuará con la subasta a finales de este año de la Casa de la Moneda y los puertos de Belém, Vila do Conde, Paranaguá y Vitória. Todas estas ventas permiten al Gobierno la obtención de ingresos públicos en el corto plazo que sirven para maquillar las cuentas, pero, sin embargo, comprometen la capacidad futura de generación de nuevos ingresos públicos. Además, en muchos de los casos se trata de sectores estratégicos, por lo que su privatización supone comprometer la soberanía económica de Brasil.
Estas han sido las acciones del actual Gobierno brasileño en favor de la necesaria consolidación fiscal. Sin embargo – y a pesar de estas intervenciones, tanto por el lado del gasto como de los ingresos- el déficit primario brasileño sigue siendo uno de los más altos de la región suramericana, siendo (según los datos del último Informe de la Comisión Económica de América Latina y el Caribe -CEPAL-) del 1,7 % del Producto Interior Bruto (PIB) en el año 2017. En cuanto a la deuda pública, Brasil está a la cabeza de todos los países de América Latina alcanzando el 74 % sobre el PIB en diciembre de 2017, mientras que la media de los países de América Latina se sitúo casi en la mitad, el 38,4%.1
El ajuste recae sobre las grandes mayorías pero crea a su vez grandes oportunidades de enriquecimiento a las oligarquías propietarias del gran capital. Si antes Brasil era admirado por los resultados en cuanto a la reducción de la pobreza, ahora se sitúa al frente de los ranking de países creadores de pobreza. Según los datos del Banco Mundial, los brasileños que viven por debajo del umbral de la pobreza pasaron de ser 2,5 millones en 2016, a 3,6 millones a finales de 2017. La consolidación fiscal de la derecha brasileña no sólo no consigue reducir el déficit fiscal y la deuda pública, sino que acrecienta los déficit sociales y vuelve a expulsar a la pobreza a millones de brasileños.
1. CEPAL (2018). Panorama Fiscal de América Latina y el Caribe. Los desafíos de las políticas públicas en el marco de la Agenda 2030.
Publicado en CELAG

Twitter: @escuelanfp

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:











Regístrate también en nuestro canal en Telegram

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en