Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Democracia liberal y Mercado capitalista: dos caras de la misma crisis


Por: Fernando Rodríguez Ureña
Vivimos tiempos que bien podríamos comparar como apocalípticos. Las reservas de hidrocarburos en el mundo cada vez son más escasas. Las acciones geoestratégicas referidas a su control generan guerras o hipótesis de conflicto bélico altamente probables. Amenazas de invasiones, instauración de bases militares, golpes blandos o duros, bombardeos preventivos son noticias cotidianas.
Pero no solamente son los hidrocarburos. Otros recursos estratégicos como el agua dulce o los bosques, son motivo de acción de las grandes empresas transnacionales que se apropian de ellos con el fin de maximizar sus ganancias y tener control monopólico sobre ellos. Para lograr esos objetivos, la violencia, la conspiración el derrocamiento de gobiernos que ejercen su independencia es la moneda con que paga la actitud soberana.
¿Los gobiernos en Occidente y Oriente, en Europa o América, en Asia o Oceanía, no sufren profundas heridas sociales y políticas por la corrupción?, ¿Acaso esta no es el pan nuestro de cada día en los partidos de gobierno y oposición a lo largo y ancho del planeta? ¿Faltamos a la verdad si decimos que los partidos, siendo la expresión más alta de la política y titulares de la gestión de la democracia, no se han convertido en entelequias de decisiones cupulares? ¿No vemos divisiones que no son otra cosa que traiciones que reflejan proyectos individuales de poder? ¿Acaso el desprestigio no es una sombra que ha cundido entre los militantes políticos, convirtiéndolo en una letal arma que se usa para denunciar en unos casos y para mellar dignidades en otros? ¿La guerra de los insultos y de los trapos sucios no son armas de desprestigio personal? ¿El canibalismo interno no es el rito cotidiano en el que sacrifican en el altar de la democracia a dirigentes de toda calidad y posicionamiento político? ¿El abstencionismo no es cada vez más común en los procesos electorales porque ya no se cree ni confía en los líderes que tercian por el poder? ¿La morbosidad para penetrar en los más oscuros vericuetos de las vidas privadas, no se han convertido en piezas de campaña política destinadas a invalidar a candidatos con posibilidades de hacerse del poder?
Todos estos son síntomas de la profunda crisis de la democracia representativa y el sistema de partidos que ha sido fagocitado por los intereses de mercado que necesita del poder político. Esas son las dos caras de una misma moneda: crisis del mercado y crisis de la democracia.
Por eso no es raro encontrar que en procesos electorales sean vencedoras opciones que no logran triunfos por ser las mejores alternativas, sino porque son resultado de un “voto castigo” frente a otros candidatos que pueden haber recibido una condena social. Entonces se ungen como dirigentes de estado a veces opciones extravagantes, a veces radicales extremas, generando aún mayores situaciones de crisis.
El resultado es la desnaturalización del voto, producto del descrédito de los partidos que ponen en duda una legitimidad que en lo concreto y real, nunca fue tal. En resumen, todos estos elementos son constitutivos de la crisis de la democracia representativa, de la democracia liberal.
¿Y es posible salir de esa crisis mejorando la democracia representativa?
Definitivamente no. La crisis de la democracia liberal, aún sea en su expresión más radical, es producto de las contradicciones inherentes en el núcleo central de la propuesta democrática de la modernidad.
Producto de ello, en el mundo continuaron existiendo monarquías absolutistas, cuando lo lógico hubiera sido que como producto de la primera guerra mundial las monarquías absolutas transiten hacia un modelo democrático participativo. Siguen vigentes monarquías que no eran posible mantener y coexisten con democracias que no terminaron de consolidarse.
Para que esta democracia sea realizable era necesario que se cumplan tres condiciones sine qua non: igualación económica, social y cultural. Sin embargo estas tres condiciones, se convirtieron en promesas del sistema capitalista que históricamente no se lograron cumplir, quedando como utopías del capitalismo.
Lo que se produjo más bien fue su efecto contrario, reforzando mecanismos de representación que se alejaron cada vez más de sus representados. La lógica consecuencia fue la crisis de legitimidad de gobiernos y partidos, que en resumen son la expresión de la actual crisis planetaria de la democracia.
¿Es lógico en este contexto, clamar por una democracia liberal aún sea en su faceta más participativa y radical? ¿No será el momento de pensar en otros tipos de democracia que den respuestas concretas a realidades concretas como la nuestra? Es más, ¿no será el momento de volver a debatir sobre el nuevo modelo civilizatorio, ajeno a la modernidad, que discuta sus propias formas de democracia? La propuesta del Vivir Bien, nuevamente cobra sentido y merece retomar sus principios y horizonte histórico y socialista comunitario.
Sociólogo. Militante Guevarista.

Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:










Regístrate también en nuestro canal en Telegram

Comentarios

Entradas populares de este blog

El mapamundi actual miente

Por: Xavier Albó El mapamundi que está y se mantiene en todas nuestras escuelas y unidades educativas es mentiroso y deliberadamente colonizador. Y con ello, tiene efectos mucho más nefastos y generalizados que el reloj dextrógiro que estaba en el Parlamento y que la Cancillería ya ha cambiado por otro levógiro, como sin duda correspondería al hemisferio Sur. Los relojes digitales sin agujas ya no necesitan tal revisión. Cuando el geógrafo Mercator hizo esa proyección bidimensional de una realidad tridimensional y curva a solo dos dimensiones planas, tuvo una gran aceptación porque permitía reducir a planos universales la longitud y latitud con relación al globo terráqueo. Aplicada a niveles muy locales, esa proyección no tiene problemas; pero cuando se lo utiliza para todo el mundo, introduce distorsiones totalmente inaceptables y que, con nuestros actuales conocimientos y tecnologías, ya resultan simplemente mentirosos y neocolonialistas. Resume Eduardo Galeano: “El mapamu

Premiar el trabajo, no la riqueza

Informe de desigualdad de Oxfam Para poner fin a la crisis de desigualdad, debemos construir una economía para los trabajadores, no para los ricos y poderosos. En 2016, el grupo Inditexa, al que pertenece la cadena de tiendas de moda Zara, repartió dividendos por valor de cerca de 1.300 millones de euros al cuarto hombre más rico del mundo, Armancio Ortega. Stefan Parsson, hijo del fundador de H&M y que ocupa el puesto 43 en la lista Forbes de las personas más ricas del mundo, recibió 658 milones de euros en concepto de dividendos el año pasado. Anju vive en Bangladesh y trabaja confeccionando ropa para la exportación. Suele trabajar 12 horas al dá hasta muy tarde. A menudo tiene que saltarse comidas porque no ha conseguido suficiente dinero. Gana poco más de 900 dólares al año. El año pasado, el número de personas cuyas fortunas superan los mil millones alcanzó su máximo histórico, con un nuevo milmillonario cada dos días. En este momento hay 2.043 milmillonar

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu