Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

El racismo en Sucre se reaviva contra su autoridad

Por: Camilo Katari
Volvió a reactivarse el síndrome de odio y racismo en la capital del país tan similar al que habíamos olvidado después de ese cruel 24 de mayo de 2008, cuando se perseguía y golpeaba a campesinos en plena plaza central.
Esta vez el turno fue contra una autoridad indígena que tiene el cargo de gobernador de Chuquisaca, Esteban Urquizu, cuando intentaba dirigirse a la Gobernación a la espera de que se instale la Asamblea de Instituciones con el fin de analizar los preacuerdos con el Gobierno por el tema de Incahuasi.
Primero recibió insultos de algunas personas, muchos de ellos jóvenes, luego le lanzaron basura y luego se sucedieron los golpes con palos y piedras, incluso petardos. Otros testigos informaron que tuvieron que mimetizarlo con un casco de motociclista para no ser reconocido. Después se dijo que tendría algunas heridas, pero no de gravedad.
Tras los incidentes en Sucre por el campo Incahuasi que derivaron en la persecución y agresión al Gobernador de Chuquisaca, autoridades denunciaron que el conflicto “se había desbordado” y los cívicos ya no tenían el control de la gente y mostraban de nuevo señales de racismo tan similares como los de hace 10 años.
La tensión entre Chuquisaca y Santa Cruz estaba aparentemente disipada, pero el tema lo trasladaron para que el Gobierno resuelva el famoso tema de límites por el reservorio del pozo Incahuasi. La manera cómo ha encarado el tema desde su inicio fue quizás lo que llamó la atención a esos departamentos y que agravaron el problema. 
Recordemos lo paradójico que resulta ahora que dos departamentos, otrora  durante el intento fallido del golpe cívico prefectural de 2008, con la intención también de derrocar al gobierno del presidente Evo Morales, estén confrontados. Recordemos que en ese tiempo, tanto Chuquisaca como Santa Cruz no decían nada de estos temas que ahora los separan.
Aquel entonces todos los líderes opositores, como el exdirigente Fernando ‘látigo’ Rodríguez, la diputada Lourdes Millares, el asesor jurídico Germán ‘Chunka’ Gutiérrez, el dirigente del Comité Interinstitucional Jaime Barrón la exalcadesa Aydee Nava, Fidel Herrera y la misma Sabina Cuéllar, exprefecta, se alinearon a los dictados de los líderes cruceños, con quien hoy se encuentran enfrentados por el campo Incahuasi.
Lo decimos hoy, como lo afirmábamos ayer y seguiremos diciendo, a la derecha sólo los une sus intereses económicos, como sucede actualmente con la disputa de ese campo. Y ésa es la razón por la que quienes ayer se echaban flores hoy están en estado de apronte, olvidándose de sus conspirativos coqueteos con aires de racismo tan iguales a los que se dieron hace 10 años.
Todo lo que conocemos por racismo viene de un viejo trauma que arrastra la historia, el colonialismo, y es éste que ha subsistido en la historia republicana. De ahí que en ese proceso de la Asamblea Constituyente boliviana, los espíritus del pasado, todos ellos racistas de color blanco, renuevan su discurso y mimetizan sus delirios de superioridad.
Los sucesos del 24 de mayo de 2008 han despertado otra vez en el alma de esa gente que no ha aprendido la lección de la historia, sino que repite y saca a relucir su identidad colonial como si fuera señales de revancha por algo que lo perdieron.
Después de 10 años del horror expresado a hermanos nuestros con actos de humillación, hay toques de alerta en las conciencias ciudadanas que no se han superado y que una vez más invitan a construir espacios democráticos, sin poses ni miramientos desde arriba, sino más horizontales y por sobretodo más humanos.
Si no asumimos nuestra misión de acompañar este proceso histórico, sin exclusiones, sin odios, sin discriminación, sólo con la premisa de desterrar el racismo, seguiremos padeciendo la maldición del mito de Sísifo, sumergidos en el destino de repetir actos que separan a todo ser humano. Entonces, Dios Padre y Madre de la Vida será implacable y nos increpará: “Caín, Caín, qué has hecho con tu hermano Abel. El clamor de su sangre ha llegado hasta mí”.
Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:










Regístrate también en nuestro canal en Telegram

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en